El acto peronista para festejar la democracia y el gasto que implicará

El Gobierno nacional celebrará el Día de los Derechos Humanos y los 38 años del regreso de la democracia. Lo hará con un festival en Plaza de Mayo, en el que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta, Cristina Fernández, serán los principales voceros. Las críticas de la oposición.

El gobierno nacional celebra el Día de los Derechos Humanos y los 38 años del regreso de la democracia. Lo hará con un festival en Plaza de Mayo, en el que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta, Cristina Fernández, serán los principales conductores. 

A 38 años del 10 de diciembre de 1983 cuando Argentina recuperó la democracia y en el día internacional de los Derechos Humanos, las redes sociales fueron el lugar elegido por los dirigentes políticos, sociales y sindicales para esgrimir su opinión que, con matices, coinciden en que es "el mejor sistema" de representación.


El jefe de Gabinete Juan Manzur expresó que el Día de la Democracia y los Derechos Humanos es una jornada que "los argentinos tenemos que celebrar con alegría" porque "hay que generar una Argentina que incluya y que genere oportunidades".

También, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martin Soria, resaltó que "a pesar de los matices y diferencias políticas, consolidamos una certeza inalterable: la democracia es la herramienta para construir una Patria inclusiva y equitativa".

En tanto, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, afirmó: "Hoy brindamos por esta democracia que es la más larga de nuestra historia. Tenemos la fuerza de brindar en este día por la democracia, la más larga de nuestra historia y por dejar en esta vida que nos tocó vivir de dolor y de lucha, algo para los demás para que no se repita".

"La Argentina conmemora 38 años ininterrumpidos de democracia", escribió también en las redes el canciller Santiago Cafiero, al igual que lo hicieron el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, y el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta.

En esa línea, Zabaleta agregó que la democracia es "tan fundamental e imprescindible, vivir en libertad".


Para la diputada nacional María Eugenia Vidal (Juntos por el Cambio), "la democracia es un valor, un ejercicio, una forma de vida; y es de todos, no de un partido político" y postuló "Para celebrarla, no olvidemos los pasos que dimos y pensemos en los que vendrán".

Desde la oposición, hay que decirlo también, hubo voces que salieron a criticar el gasto que realiza el Gobierno nacional para este evento. En ese sentido, marcaron que "mientras que el 40% de los argentinos vive en la pobreza, el Gobierno gasta 40 millones de pesos en un acto partidario en la Plaza de Mayo".


También el jefe de bloque de la UCR en el Senado, Luis Naidenoff, subrayó que también se celebra la democracia "con la que todo el pueblo soñaba y que Raúl Alfonsín supo consolidar con su liderazgo y visión de estadista".

Por su parte, la ministra de Mujeres, Diversidad y Géneros, Elizabeth Gómez Alcorta, afirmó que "la lucha y la defensa de los Derechos Humanos y de nuestra democracia es parte sustancial de nuestra identidad nacional".

"En este día volvemos a reafirmar nuestro compromiso para seguir ampliando derechos y construir, con mucha memoria, un país con más justicia social", apuntó.


En tanto, el diputado nacional y titular de la CTA, Hugo Yasky, calificó que la democracia es "una construcción colectiva que debemos sostener siempre con memoria y en busca de la verdad y la justicia".


Con un discurso más confrontativo, la presidenta del Pro, Patricia Bullrich cuestionó las celebraciones y declaró: "Que el gobierno lo festeje solo es antidemocrático. La antítesis de lo que debe hacerse. Celebran la democracia de manera antidemocrática", fustigó.

En la misma tónica, el diputado nacional Facundo Manes (UCR) pidió que "no nos distraigan: la Argentina no tiene nada para festejar. La mejor forma de conmemorar la democracia es trabajando para sacarnos de esta decadencia crónica".

Sin escapar a la polémica, la senadora del Frente de todos Juliana Di Tullio escribió en Twitter: "A 38 años de recuperación democrática tras la asunción de Alfonsín, ningún partido con origen popular y democrático puede aceptar el discurso negacionista, las actitudes de odio hacia otro/a compatriota y la persecución política/judicial/ mediática como cancelación del adversario".


"Hay que estar más atentos y firmes que nunca. Porque la democracia y la voluntad popular siempre es atacada a través de sus liderazgos políticos y porque queremos vivir en una región que vuelva a construir sociedades más justas. Viva la democracia", apuntó.

Esta nota habla de:
¿Estás de acuerdo con la prohibición de la Ciudad de fumar en determinados espacios abiertos?