Hay al menos cuatro argentinos intentando huir de Kabul: qué hacen en Afganistán

Fueron identificados por Cancillería. Afirman que en las próximas horas podrían dejar Afganistán, en medio de la crisis generada por la toma del poder de los talibanes. El aeropuerto de Kabul es un caos.

La Cancillería informó que al menos cuatro ciudadanos argentinos permanecen en la capital de Afganistán, Kabul, en medio del caos que generó la toma del gobierno en manos de los talibanes, más de 20 años después de haber sido desplazados por una coalición liderada por EEUU.

Según señalaron desde el entorno del canciller Felipe Solá, "están haciendo todo lo posible para que puedan abandonar la ciudad afgana de manera segura". Además, no descartan que pueda haber más argentinos en este momento en Kabul.

El aeropuerto de Kabul, repleto de personas que quieren irse de Afganistán, controlada por los talibanes.

Los argentinos en Kabul son Gilberto Velázquez Franco (ONU), que saldría mañana rumbo a Kazajistán; Melisa Rolls y Rodolfo Yamila (ONG), que tienen pasaje comercial mañana a Estambul; y Andrés Arévalo, piloto de ONG que saldría hoy en avión privado rumbo a Uzbekistán.

Sin embargo, a partir del caos generado en el aeropuerto de Kabul, es incierto si estos argentinos podrán tomar sus respectivos vuelos y así poder salir de la capital de Afganistán (los talibanes vigilan el exterior y el interior del aeropuerto).

"Todos están en contacto con nuestra embajada en Pakistán que es la que administra nuestros asuntos en Afganistán", detallaron desde Cancillería argentina a Infobae.

Los talibanes controlan Afganistán desde este domingo. El presidente huyó del país.

De hecho, debido a lo sucedido, el Departamento de Estado de Estados Unidos anunció que había "completado" el proceso para transportar al aeropuerto a los aproximadamente 4.000 empleados de su embajada en Kabul.

Asimismo, la Embajada estadounidense reiteró su alerta para las personas que esperan ser repatriadas, para que no se acerquen al aeropuerto debido a la frágil seguridad de la zona, y que permanezcan resguardados en sus lugares hasta que les avisen.

Esta nota habla de: