Un largo "hasta siempre" al escritor y periodista Julio Villalonga

Villalonga creó y dirigió Gaceta Mercantil en sus últimos años, abriendo nuevas bocas de expresión al periodismo y, además, generó un canal de revalorización profesional basado en la excelencia.

Periodista y escritor, autor de una docena de libros de ensayo y literatura. En Twitter: @ConteGabriel
Julio Villalonga.

Julio Villalonga.

Julio Villalonga fue un periodista de tiempo completo. Resultaba imposible dialogar con él sin escuchar una crónica contextualizada en el país y el mundo. Así, lo escuché optimista y emprendedor, cargado de proyectos cuando lo visité convaleciente en noviembre en su casa de Buenos Aires. El amor de su compañera, la también colega Nanu Zalazar y de las hijas de las que jamás paraba de hacer referencia, Martina y Candela, lo mantenían enérgico y vital a pesar de la afección contra la que luchaba, y que le había llegado sin advertencia previa: de golpe y porrazo.

Trató a su cáncer como a una noticia de último momento a la que había que rodear hasta dominarla y volverla pasado. Pero no pudo.

Luchó contra muchas injusticias contra la labor periodística, muchas que sufrió en carne propia. Eso fue, pienso, lo que lo desgastó (uno trata de buscar culpables en momentos así).

Escribe Julio Villalonga: Condena a CFK: A inhabilitar, a inhabilitar

Es difícil abordar con neutralidad una noticia de este tamaño cuando la persona aludida formaba parte de los afectos, pero es fácil describirla: fue una buena persona y, además, un gran periodista, que hizo docencia todo el tiempo y que dejó sembrados proyectos por doquier.

Me dejó una tarea que queda inconclusa: quería que le ayudáramos varios periodistas de Mendoza a refundar la profesión. Estaba contento tras su incorporación como académico de número a la Academia Argentina de Artes y Ciencias de la Comunicación. Su ponencia fue impecable y la envió antes a muchos amigos para que la leyéramos: "Posverdad, posmentira: los medios en la era de las redes". En base a ello, tenía clarísimo por dónde tenía que ir el periodismo: siempre ser nuevo, sin dejar de ser periodismo. 

"Lo que tenemos que hacer -se entusiasmaba- es buen periodismo, de excelencia. ¡Nos están dejando el camino abierto porque nadie más lo va a hacer!", se entusiasmó durante un último encuentro en Mendoza, con un chivo y vinos de por medio, junto al colega Jorge Fernández Rojas.

Una biografía ajena es la que comparto a continuación, para que quien no supo quien fue, lo sepa justo ahora y empiece una nueva etapa: seguirlo, completar sus propósitos:

Julio Villalonga conoció todos los formatos periodísticos: gráfica, radio, televisión; fue productor, conductor y desde hace más de veinte años dirige medios. Y cubrió guerras, cumbres presidenciales y foros económicos en cinco continentes, desde comienzos de la década del ochenta.

Entre 1995 y 2000 fue editor de una de las revistas más importantes de Argentina, Noticias. En el 2000 lo contrató el fondo de inversión Hicks, Muse Tate & Furst cuando comenzó un raid de compras de empresas de TV por cable en la región (Brasil, Colombia, Venezuela, Chile y Argentina). En esa compañía, Villalonga cumplió un doble rol, uno como portavoz regional y otro como director de comunicaciones externas en Argentina hasta 2001.

En 2002 se tomó un año sabático haciendo radio, pero en 2003 ingresó al Grupo América de Argentina, como gerente de noticias, a cargo de los noticieros durante cinco años, hasta el 2007. En 2009 comenzó su experiencia digital en el sitio de noticias MinutoUno.com, y al siguiente año lanzó el Grupo Gaceta, que incluye una familia de marcas periodísticas con Gaceta Radio (web) y los portales Gaceta Mercantil, Breves24, Gaceta Campo y Gaceta Deportiva (la marca Gaceta Mercantil cumplió en 2023 doscientos años, lo que la convierte en la más antigua de Argentina y, muy probablemente, en una de las más antiguas de América). En ese momento comenzó a trabajar también como consultor de medios para la migración a digitales y la producción de contenidos.

Es autor de los libros:

-  Relaciones carnales. La verdadera historia de la construcción y destrucción del misil Condor II. Junto a Eduardo Barcelona. Buenos Aires: Planeta, 1992.

El menemato. Radiografía de dos años de Gobierno de Carlos Menem. Junto a varios otros autores. Buenos Aires: Letra Buena, 1991.

Gorriarán. La Tablada y las «guerras de inteligencia» en América Latina. Junto a Juan Salinas. Buenos Aires: Mangin, 1993.

- La cuestión militar. Buenos Aires: Letra Buena.

Colaboró desinteresadamente con Memo. Y con todos los que quisieron saber más.

Hoy lo despedimos con cariño, respeto y reconocimiento.

Esta nota habla de:
¿Mendoza es mayoritariamente de Boca o de River?