Clases: Mendoza empujó para que Cuyo esté en el podio de presencialidad del país

De acuerdo a los datos de un informe de Unicef, hay más de un millón de chicos que aún no tuvo un sólo día de clases presenciales. Cuyo aparece como la región con mayor presencialidad, principalmente por el impulso que le dio Mendoza al mantener el esquema de burbujas.

Mendoza estuvo en el ojo del huracán y mantuvo una tensa relación con la Nación cuando decidió avanzar con las clases presenciales y mantenerlas aún cuando Alberto Fernández exigía que se cerraran las escuelas. Finalmente, un informe internacional destaca a Cuyo como una de las regiones del país con mejor índice de presencialidad.

De acuerdo a un informe de Unicef, los mejores niveles de presencialidad se encuentran en la región pampeana y en Cuyo, donde menos del 5% de los chicos no tuvo clases presenciales. En este caso, el rol que jugó Mendoza fue fundamental al insistir con las clases en un esquema de burbujas basándose en los datos que indican que las escuelas no son un foco de contagios que pueda generar una preocupación mayor.

Mendoza y la Ciudad de Buenos Aires fueron el foco de las críticas del gobierno nacional durante el segundo trimestre del año, cuando se registró el inicio de la segunda ola porque no se guiaron por el semáforo epidemiológico de Fernández que ponía a la provincia como zona roja y que, según el DNU vigente a inicios de mayo, obligaba a suspender la presencialidad.

Después de muchas ideas y vueltas, Rodolfo Suarez mantuvo su postura y las clases se mantuvieron sin generar un impacto mayor en el nivel de contagios y Mendoza tuvo una curva similar el resto del país que estaba con un mayor confinamiento y sin clases.

Sin embargo, el informe que fue presentado a los titulares de Educación de todo el país, indica que mientras en Mendoza y Cuyo si hubo clases, también hay más de un millón de chicos en el país que aún no tuvo un sólo día de presencialidad.

De acuerdo a lo que indica Infobae, el relevamiento de Unicef destaca que en el 84% de los hogares se reportó que los chicos retomaron al menos un día la presencialidad en este año, en otro 7% algunos hijos volvieron y otros no, pero alerta que aún hay un 9% -1.009.000 estudiantes- que todavía no recuperó el vínculo presencial.

Los peores indicadores de presencialidad los tienen las regiones de La Patagonia (23%) y el Noreste (21%).

En mayo, cuando se hizo el relevamiento (justamente el momento de mayor tensión entre Mendoza y Nación por las clases), el 67% de los hogares declaró que los chicos asistían a la escuela con modalidad combinada o totalmente presencial. El 33% restante continuaba, en el mejor de los casos, su educación a distancia, ya sea a raíz de suspensiones temporales, por casos positivos o sospechas de contagios en las escuelas, o bien por suspensiones dispuestas a nivel provincial.

Asimismo, el relevamiento señaló 9 de cada 10 familias destacaron que el regreso había mejorado el estado de ánimo de los chicos.

En el 6% de los hogares relevados, por lo menos uno de los chicos interrumpió su escolaridad durante 2020. Esa cifra representa un mínimo de 357 mil niños que dejaron sus estudios y un máximo de 690 mil. De todos ellos, el 19% no volvió a clases. En el Noroeste y en el AMBA se encontraron los peores resultados: el 29 y 26 por ciento respectivamente de los chicos que abandonaron en 2020 no volvieron a la escuela en 2021.

El reporte refleja que el 26% de los hogares no accede a la escolaridad virtual ya sea porque no tienen dispositivos -computadora o celular- o porque no tiene internet en la casa. Los datos muestran que 1 de cada 4 hogares cuyos chicos cursan exclusivamente a distancia carecen de recursos tecnológicos.

Esta nota habla de: