Parecidas, pero no iguales: las leyes antimineras de Mendoza y Chubut

En la provincia patagónica avanzan con un proyecto para poder desarrollar la actividad. En principio, se aferran a un artículo de la propia ley antiminera para poder desarrollar proyectos sólo en algunas zonas determinadas.

Mientras en Mendoza se sigue escuchando el reclamo de Malargüe para poder desarrollar la actividad minera después del fallido intento para reformar la Ley 7.722, en Chubut -otra provincia con legislación antiminera- se decidieron a avanzar con un proyecto para el desarrollo de importantes proyectos sin modificar la ley hermana de la mendocina.

La cuestión es que, a diferencia de Mendoza, en el sur del país tomaron un extracto de la misma ley para comenzar a discutir el avance de la actividad minera. 

La Ley 5.001 al igual que la 7.722 tiene pocos artículos, sólo cuatro, contra los siete que tiene su par mendocina. Es más escueta, pero más directa en algún punto. 

En su artículo 1° señala: "Prohíbese la actividad minera metalífera en el ámbito de la Provincia del Chubut, a partir de la sanción de la presente Ley, en la modalidad a cielo abierto y la utilización de cianuro en los procesos de producción minera".

El artículo 2° es del que se está tomando el gobernador Mariano Arcioni para avanzar con el desarrollo minero sin necesidad de derogar o cambiar la 5.011, ya que en esa parte de la ley se indica que el Consejo Provincial del Ambiente (COPRAM) determinará "la zonificación del territorio de la provincia para la explotación de recursos mineros, con la modalidad de producción autorizada para cada caso". En el inciso "b" se indica, además, que "la definición de las áreas en que se exceptuará la prohibición establecida en el artículo 1º de la presente Ley".

Entonces, desde el Ejecutivo chubutense se apela a esa parte de la ley para pedir que se avance con el desarrollo de proyectos en la zona de la Meseta Central, una de las más pobres de todo Chubut y que tiene gran potencial porque cuenta con -por ejemplo- el Proyecto Navidad, considerado uno de los depósitos de plata más grandes del mundo.

La ley solicita que las zonas exceptuadas sean ratificadas a través de una ley, por lo que Arcione avanzó con el Proyecto de Ley de Desarrollo Industrial Minero Metalífero Sustentable.

Apoyo de la Nación

Pero la decisión de avanzar con el proyecto no se dio en cualquier momento, se dio en medio de la crisis más profunda que conozca el país y también la provincia patagónica, lo que implica una búsqueda de nuevas inversiones y generación de empleo.

Además, se da justo cuando la Nación avanza con plan estratégico nacional para avanzar de manera uniformada con el desarrollo minero, por lo que el proyecto cuanta con el beneplácito del Gobierno nacional, algo que le faltó a Mendoza en diciembre del año pasado.

Cuando se reformó la Ley 7.722 y entró en vigencia la 9.209 desde el Gobierno provincial solicitaron el apoyo nacional en medio de las protestas, pero nadie respondió el llamado, ni el secretario de Minería Alberto Hensel ni otros funcionarios. Todo lo contrario, se disparó con artillería pesada desde sectores como el de Juan Cabandié.

Aunque las protestas ya se están activando, el proyecto que impulsa el gobernador Arcioni puede tener más opciones -aunque nada es seguro- porque no implica modificar la legislación vigente, sino que se trata de hacer cumplir lo que dice el mismo texto restrictivo.

Malargüe y el ruido legislativo

Mientras eso sucede en Chubut, ayer en Mendoza los antimineros activaron nuevamente las luces de alerta por las palabras que tuvo el senador Adolfo Bermejo en apoyo a la cruzada que lleva adelante el intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, para que lo dejen hacer minería en su departamento.

De inmediato los sectores legislativos que se muestras en contra de la minería, con Marcelo Romano y la Izquierda a la cabeza, pusieron la voz de alerta ante un posible proyecto para poder desarrollar la actividad. Romano manifestó su alerta apuntando a lo que denomina el "lobby minero" que no ha respectado ningún color político.

Sin embargo, por ahora no existirían proyectos concretos -más allá de Potasio Río Colorado- para desarrollar algún yacimiento y el único pedido que se mantiene vivo es el de las autoridades y el sector productivo de Malargüe. 

Sin embargo, algunas voces legislativas aseguran que en algún momento se intentó ingresar un proyecto similar a la 9.209 que buscaba excluir de las restricciones que tiene la provincia en materia minera al departamento del sur provincial. Por eso, después de las palabras de Bermejo, se activaron los antimineros ante la posibilidad de la aparición de algún proyecto, el cual no llegaría desde el Ejecutivo provincial, sino desde uno de los departamentos, aunque por ahora parece muy improbable.

En lo concreto, de avanzar la actividad minera en Chubut, sería la Provincia de Mendoza la única en la que la Nación encontraría problemas para poder desarrollar un plan que muestre a la Argentina como un país unificado y con reglas claras respecto a la actividad. Por eso, cobra especial importancia el desarrollo del plan estratégico en el que trabaja la Secretaría de Minería de la Nación y que apunta a trabajar para analizar las legislaciones restrictivas como la 7.722.



Esta nota habla de:
Más de Poder