Patricia Juarez, candidata a vicepresidenta junto a Keiko Fujimori y el Perú atomizado y extremo

Una entrevista con Patricia Juárez, que se pasó de la oposición a Keiko Fujimori en 2018 a ser su candidata a vicepresidenta en las elecciones del domingo 6 de junio que definirán si Perú va a la izquierda o a la derecha, en un experimento ciudadano inédito.

G. Conte y S. Montiveros

La ciudadanía peruana concurrirá a las urnas el domingo próximo, 6 de junio, para elegir en segunda vuelta electoral entre dos propuestas muy diferentes: izquierda o derecha, Pedro Castillo o Keiko Fujimori.

Hay "gusto a fósforo" en Perú por el último e insólito resultado electoral que dejó numerosos candidatos con escaso caudal de votos y que impulsó al balotaje a dos aspirantes a la presidencia cuestionados, pero que obligaron al resto de la política a cuadrarse detrás de uno u otro.

Pedro Castillo es un sindicalista docente que emergió desde la bronca social contra un poder político que tiene a casi todos los expresidentes bajo el manto de corrupción de Odebrecht. Con escasa formación, promete un gobierno de izquierda clásica, aunque para ganar se ha asociado con partidos socialdemócratas y más moderados, los espantados por el apellido Fujimori de la otra candidata, Keiko. Castillo da miedo a muchos sectores, ya que se le vincula con el grupo guerrillero Sendero Luminoso, aunque condenó su reciente ataque que dejó 16 muertos, en una sospechosa reaparición pública en medio del escenario electoral.

Podcast: ¿Izquierda o derecha para Perú? Tormenta de Ideas, programa completo

Esta última, por su parte, está procesada al igual que los expresidentes por recibir "incentivos" desde la gran empresa brasileña que lo tiñó todo de coimas en América Latina. Además, es hija del dictador Alberto Fujimori, un octogenario al que propone indultar si gana.

Hablamos en el programa "Tormenta de Ideas" por Radio Nihuil, en medio de la campaña electoral y haciéndose tiempo en un bodegón de pueblo, en un diálogo acompañado con sonidos de platos y música folklórica local de fondo, con la candidata a vicepresidenta de Fujimori, Patricia Juárez.

Juárez es abogada y era la máxima autoridad del Partido Solidaridad Nacional, opositor a Fujimori, pero se pasó a las filas de Keiko en 2018. Hoy es parte de "Fuerza Popular" y una de sus referentes técnicas que ha participado de los debates por las elecciones del próximo domingo.

Keiko Fujimori junto a Patricia Juárez.

Habló de una persecución contra su candidata presidencial, al estilo de "Lawfare al revés" que en el resto de América Latina, de la izquierda contra la derecha, y si bien cuestionó a Castillo, se cuidó de no vincularlo estrechamente con el terrorismo de Sendero Luminoso.

- Hemos tratado la elección de Perú cómo una cuestión insólita, por lo parejo que estuvieron todos los candidatos y por la irrupción de quien salió primero, que es Castillo. Una persona que no viene de la política y que está dando muchos traspiés en sus respuestas a la prensa, pero que sin embargo aparece primero en las encuestas. ¿En Perú el resultado es de incertidumbre o de esperanza?

- Creo que inicialmente fue incertidumbre, porque ninguno de nosotros en el ambiente político y en la ciudadanía esperaba los resultados que finalmente tuvimos. Inclusive había una fragmentación del voto muy fuerte. Había 6 o 7 candidatos que cualquier podía pasar a segunda ronda. Fue una sorpresa, porque en las últimas semanas se venía viendo el crecimiento del señor Castillo, pero no se creía que iba a pasar a segunda vuelta con ese resultado. Inclusive en el caso nuestro, En Fuerza Popular, esperamos dos días o tres días hasta que finalmente se dio la comprobación final de  que efectivamente éramos nosotros con una diferencia de sólo 2 puntos pasábamos a segunda vuelta. Entonces había un desconcierto inicial y luego una incertidumbre por un candidato que se ha confesado marxista, leninista y que obviamente tiene una ideología de izquierda y cuyo ideólogo es una persona que ha sido gobernador regional de una zona del centro del país y que obviamente tiene mucha relación con Cuba y tiene un ideario que presentaron como plan de Gobierno que claramente está a favor de lo que son las estatizaciones y dejar sin efecto la constitución.

- Si yo fuera candidato en Perú tendría miedo de alguna manera. Los últimos presidentes han terminado procesados. ¿Qué pasa en Perú con las autoridades?¿Es tan difícil gobernar?

- Efectivamente, tenemos el caso del señor Toledo, Humala también procesado. Alan García que se suicidó por una investigación que se percibía como una persecución política contra el presidente García y también contra Keiko Fujimori como líderes de la oposición. Hemos estado viviendo, y estamos viviendo, momentos de inestabilidad y en el Congreso de la República tenemos 10 fuerzas políticas que tienen representación y obviamente hay una preocupación de lo que va a venir, pero también esperanza porque hay personas electas de otras tiendas políticas en donde se ve que hay un pensamiento común. Y sí claro, tenemos también una representación importante del señor Castillo, pero mayoritariamente tenemos una representación de las personas que creen en las instituciones y la democracia, los partidos que creen en la separación de poderes. Así que bueno, con mucha esperanza mirando el futuro de nuestro país.

- ¿Tenía que ser Keiko Fujimori la candidata? No hubiese sido necesario que haya un cambio en la figura del candidato o candidata.

- Bueno, yo creo que siempre la tercera es la vencida, haciendo una intervención coloquial. Lo que ocurre es que Keiko Fujimori es una persona que a lo largo de los años se ha ido fortaleciendo y también creciendo como figura política. Es importante saber que la investigación que ella tiene no es producto de coimas, absolutamente nada de eso ha ocurrido con ella. Está investigada por haber recibido fondos de campañas que en esos momentos no estaban tipificados por la ley penal como delito. Ella ha sido sometido a peritajes para ver si existe desbalance patrimonial y se ha determinado que no existe. Claramente ha sido politizada para exhibirla como que entraba y salía de prisión, cuando todos conocemos que la presunción de inocencia impide que se pueda ejercitar esas acciones contra una persona que sólo está investigada. Se ha hecho un uso y abuso de la prisión preventiva también en contra el presidente García que tuvo un desenlace trágico. Hay reconocimiento de Keiko Fujimori, y del fujimorismo, de errores y de delitos cometidos pero que las personas que los cometieron están pagando, como Montecinos y como otras personas que se han visto involucradas en hecho de corrupción que por supuesto rechazamos. Son hechos que rechazamos como también rechazamos el golpe de estado del 5 de abril y el golpe que cometió el señor Vizcarra cuando cerró el Congreso. Tenemos una candidata sumamente fortalecida y con un espíritu democrático para preservar las instituciones y la separación de poderes.

- Le pido una reflexión para los argentinos. ¿Keiko Fujimori representa lo mismo que su padre para los peruanos?

- Yo no he sido fujimorista antes, pero siempre rescaté, por ejemplo, de ese gobierno el combate contra el terrorismo. Nosotros vivimos un terrorismo que terminó con 30.000 personas en nuestro país, tenemos heridas muy profundas. Los peruanos no podíamos salir a las calles porque teníamos temor de que un coche bomba esté frente a nuestras casas y destruya todo. Yo recuerdo mucho el atentado de Tarata porque fue el día de mi cumpleaños, marcó mucho a los peruanos. Los atentados contra campesinos inocentes y esos ajusticiamientos populares que se daban contra las autoridades electas. Tenemos muy presente quien combatió el terrorismo y cómo lo logró hacer. También lo que ha significado el crecimiento económico desde el punto de vista macro. Se creó también la Defensoría del Pueblo para el tema de los Derechos Humanos y la autonomía del Banco Central de reserva para nuestra moneda. Entonces hay aspectos fundamentales que resaltamos y, además, que continuará su hija en el sentido de que el presidente Fujimori fue uno de los que más se acercó a las poblaciones más desfavorecidas del país. Al sitio más lejano él llegaba con ayuda y para llevar el progreso. Todo eso no se ha vuelto a hacer en estos 20 años. Obviamente entendemos el voto del señor Castillo, porque es un voto de protesta de la población peruana a la que por supuesto respetamos, pero recordemos que el fujimorismo no ha gobernador en los últimos 20 años, no ha sido ejecutivo. Se está gestando un movimiento social en contra de una idelología que rechazamos porque nos ha hecho mucho daño como país.

- ¿Hay algún vínculo entre Castillo y lo que fue el terrorismo de aquellos años de Sendero Luminoso?

- Hay un vínculo entre Sendero Luminoso y el Movadef, que es un partido que se constituyó con la intención de participar de las elecciones y que fue rechazado porque claramente era Sendero Luminoso convertido en un partido político con la finalidad de llegar al poder. Mucha gente de ese partido político en este momento rodea al candidato, al señor Castillo. O sea, nosotros no podríamos decir "este señor es terrorista", de ninguna manera. Lo que podemos decir que hay personas muy cercanas, que están en su entorno, que trabajan con él, que son cercanos y que han tenido cercanía o son miembros directivos del Movadef.

- ¿En caso de ganar, qué vínculo imagina con Argentina?

- Imagino que los vínculos que se dan normalmente entre los estados. Me refiero a protocolarmente y a la relación de hermandad que hemos tenido con los argentinos siempre. No le estoy dando una respuesta política porque no sé que es lo que piensa Keiko Fujimori respecto a esto, pero si le digo que entre ustedes y nosotros hay vínculos de países hermanos y de cercanía que todos conocemos por cuestiones históricas. 

- Perú nos dio una lección por un boom económico, esperando que se traspasara a la población. ¿Qué pasó y que tiene que pasar para seguir ese camino de crecimiento económico?

- Creo que poco a poco lo que empezó fue a generarse trabas en el propio estado, normas que frenaban la inversión. Eso está identificado y esa es una de las primera tareas que se quiere hacer, destrabar las inversiones con algunos mecanismos que ha puesto el Estado y que han frenado el crecimiento. Ya tenemos varios años en esta situación y creo que ahí es donde tenemos que poner la mirada. Por ejemplo, hemos presentado en el equipo de Fuerza Popular al señor Luis Carranza, que ha sido ministro de Economía dos veces en el Perú. En los medios y en todos los ciudadanos en donde había incertidumbre eso ha calmado a mucha gente. No podemos negar que hay un antifujimorismo fuerte en el país. Por eso entonces los compromisos de parte de Keiko de respetar de manera democrática de permanencia en el Gobierno, sus cincos años y no más, y volver a ser el Perú que era admirado. No sé qué pasó, pero en el camino que empezamos a equivocar el rumbo a confundirnos entre nosotros, los odios, las luchas y creo que es momento de deponer esas actitudes. 

Esta nota habla de: