La "nueva derecha" busca recuperar el tercio perdido en Mendoza y reaparece "la Contemporánea"

La presencia de una dirigente de la Fundación Contemporánea y militante provida de la Iglesia Católica, volvió a reunir a diferentes referentes de expresiones políticas afines, que no han logrado unirse hasta ahora.

Periodista y escritor, autor de una docena de libros de ensayo y literatura. En Twitter: @ConteGabriel

Liberales y conservadores convivieron con silenciosas discrepancias durante toda la vida útil del viejo Partido Demócrata en Mendoza. Las diferencias en torno a cómo pensaban en torno a diversos temas las dejaron de lado y los unió su pertenencia a un espacio de derecha que, durante mucho tiempo, tuvo miedo de admitirse como tal en un país en donde nada parece ser lo que es y uno de los pocos en los que hablar de "izquierdas" y "derechas" era vergonzante, por lo que se prefirió siempre el uso público de neologismos o emparentamientos con el centro, posición a la que se cree "correcta" o "factor común".


Con qué candidato se mostró el artífice de la postulación de Jaque en 2007

Sin embargo, más allá de las vergüenzas públicas o privadas, la derecha y la izquierda siguieron actuando como tales. A veces, inclusive, la izquierda tuvo ribetes más conservadores que la derecha y esta, a su vez, fue más progresista que la otra, sobre todo en algunos momentos de Mendoza, en donde las ideas políticas, sin dejar de tener un nexo con las del resto del país, supieron criarse con otros métodos y modales, no siempre buenos, pero sí diferentes.

Aquella derecha que intentó recuperar su espíritu apelando a la ola que representan por separado diferentes expresiones libertarias, conservadores, antiabortistas, liberales y antikirchneristas en el país quiso recuperar con el frente "Vamos Mendocinos" el tercio de votos que obtenían antes de la dictadura en disputa con los otros dos que conseguían el peronismo y el radicalismo, pero no "enamoraron", como les encanta decir a los marketineros de la política.

Muchas expresiones afines pusieron por delante sus diferencias y entonces, esa expresión fue por un lado, el Partido Federal sirvió de armazón para que los provida y finqueros fueran por otra, los liberales se sumaran al tercio radical con Cambia Mendoza y otros conservadores y liberales se desperdigaran en expresiones con mayor o menor fuerza en diferentes boletas.

Ahora vuelven a encontrarse y mirarse a los ojos. Antes de "enamorar" al electorado prefieren entablar un "noviazgo" entre ellos, para mostrarse creíbles y con alguna chance.

Es que el modelo de dos tercios que consiguió Cambia Mendoza al unir a un abanico de partidos en su seno, generó una potencia electoral que nunca antes se había experimentado. Tan grande fue su energía, en el comienzo -ya que ahora sufre disgregaciones- que muchos que fueron miembros del Partido Demócrata a los que su partido no les permitió llegar a cargos legislativos, lo hicieron por esta vía. En síntesis: la fuerza que conformaron la UCR y el PRO junto a muchas más, hizo que los ex PD tuviera las bancas que no conseguían con su "marca" electoral.

Qué falló antes y en qué quieren aguantarse ahora

El encuentro en donde una vez más intentan empezar una relación las fuerzas de una "nueva derecha" mendocina nace en tiempos en que, creen, el mundo los ve como alternativa, con el reciente triunfo de la católica Giorgia Meloni en Italia pero también por oposición y reacción a la avanzada, en países más cercanos, de Gabriel Boric, Gustavo Petro o el indescifrable Pedro Castillo (este último, al final, aunque trotskista, también antigay y antiabortista), además de las posibilidades de Lula.

Tampoco es que estén centrados en lo que pasa en Uruguay, con Luis Lacalle Pou, más admirado desde Juntos por el Cambio que por este núcleo más inclinado hacia posiciones ideológicas inconmovibles a las que presentan como "valores".

Más coincidencias entre partidos que quieren una alternativa mendocina

Este viernes, tuvieron su "misa política" el dirigente ruralista Carlos Iannizzotto, la diputada provincial demócrata Mercedes Llano, el radical Jorge Palero, el presidente de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE Mendoza) Sergio Martini, el histórico del PD Gabriel Llano, Alejandro Silvestrini, el ex Protectora Luis Giachino, la conductora Laura Carbonari, el libertario Gastón Pescarmona y la concejala de General Alvear Raquel Yunes, que entró por el Partido Federal al servicio del grupo de Iannizzotto, entre otros. 

Intentan convivir bajo la misma sombra.

Ya antes han habido cafés entre los liberales de Mauricio Badaloni y Rodolfo Vargas Arizu con el titular de Coninagro, y de éste con el dirigente del Partido de los Jubilados Edgardo Civit Evans, que no logra juntarse definitivamente con los primeros porque los separa diferencias con Ricardo López Murphy, centralmente. Y También Iannizzotto compartió ideas y espacios con el periodista Mariano Obarrio, del partido "Valores".

En la información de la reunión, enviada a los medios por la gente de Iannizzotto referente, se habló de "dirigentes conservadores, liberales libertarios, patriotas y demócratas"

Iannizzotto y Obarrio lanzaron un movimiento político con anclaje religioso

El factor convocante fue una charla de Macarena Fehleisen, que se duplicó en San Carlos y la Universidad Maza, sobre "Políticas Públicas con perspectiva de Familia (educar la vida)". Se trata de una politóloga que centra su "misión" político religiosa en el antiabortismo, como miembro del Secretariado Nacional para la Pastoral y el Cuidado de la Vida naciente y la Niñez. También implica la reaparición de un think tank que ya hizo lo suyo al conformar en Mendoza los equipos de gestión de Celso Jaque: la Fundación Contemporánea, de la que fue titular de su Comisión de Familia y su directora ejecutiva.

En 2020 enganchó al gobierno de Mendoza para que participara junto a la Fundación Contemporánea de un concurso de estudiantes secundarios denominado "Democrathon".

Sobre la charla, se difundió que para Fehleisen, "las sociedades que maduran cómo verdaderas comunidades de personas, refuerzan el tejido social, impidiendo que las personas caigan en el anonimato y en la masificación impersonal". Agregó que "una cultura de la familia es una cultura que valora y promueve relaciones interpersonales, que promueve los valores sociales de la solidaridad, la entrega, la cooperación, la paz, el diálogo y la tolerancia. En definitiva, una cultura que reconoce que somos con otros y que nuestra plenitud se alcanza en el marco de redes de relaciones, en el marco de una comunidad".

Un futuro con o sin filtro

La derecha en Mendoza levanta la mano, con o sin miedo a autopercibirse como tal y confesarlo en público. Pero tiene todavía que definir si conformará un frente con dirigentes sin fisuras en cuanto a la concepción ideológica o permitirá cierta flexibilidad.

Los que armaron "Vamos Mendocinos" se quejaron de que había "mucho filtro" desde otros sectores para conformar una lista única, exigiendo el cumplimiento de rosario de "mandamientos" ideológicos basados en cuestiones religiosas que no todos estaban dispuestos a aceptar.

Pero algunas fuerzas que acompañaron al PD en aquella reciente aventura fallida y que significaban un freno a la incorporación de otras, podrían ya no estar allí, como Éxito, el movimiento del MendoExit, que buscaba hacer política y no ir a misa.

Queda ver si será un movimiento que vuelva a conseguir pegamento suficiente para sostener en un mismo ámbito a conservadores y liberales sin preeminencia del neoconservadurismo en boga, y se los libertarios se sentirán cómodos allí. Si así lo consiguieran, recién podría hablarse de la posibilidad de que aspiren con alguna chance a recuperar su tercio del electorado en Mendoza.

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?