Rusia bombardea la torre de televisión de Kiev para dejar sin señal a los medios de comunicación

Cinco trabajadores murieron y otros cinco resultaron heridos hoy en el bombardeo ruso sobre la torre de televisión de Kiev. Se trata del centro de comunicación que distribuye señales de radio y televisión en Ucrania. Qué dijeron desde el gobierno.

Cinco trabajadores murieron y otros cinco resultaron heridos. Fue hoy en el bombardeo ruso sobre la torre de televisión de Kiev, de 385 metros de altura, encargada de distribuir señales principales de radio y televisión. Moscú dirigió su ataque contra la infraestructura, que se vio colapsar desde prácticamente toda la ciudad y afectó también a un mausoleo adyacente sobre el Holocausto.

"Le digo al mundo: ¿qué sentido tiene decir ‘nunca más' durante 80 años, si el mundo permanece callado cuando las bombas caen sobre Babi Yar? Al menos cinco muertos. La historia se repite...", escribió el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, en un mensaje en sus redes sociales.

Los primeros impactos arrasaron con edificios próximos a la torre de televisión, una de las estructuras metálicas más altas del mundo. El objetivo ruso era destruir justamente los centros de información. Minutos después se produjo un segundo ataque contra la torre.

Según reportan periodistas locales, numerosos canales de televisión perdieron la señal en la zona luego de los ataques. Aunque la mayoría siguen emitiendo a través de internet. "La torre de respaldo comenzará a funcionar pronto y todo volverá a la normalidad", aseguró el gobierno ucraniano.

El ataque contra la torre de televisión de Kiev también afectó al complejo de Babi Yar, ubicado a los pies de la infraestructura. Se trata del mayor memorial de Ucrania en recuerdo a las víctimas del Holocausto nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Rusia había avisado en las últimas horas de que dirigiría ataques con armas de alta precisión contra las torres de telecomunicaciones en el centro de Kiev, según la justificación de Moscú, para "suprimir los ataques informativos contra las instituciones y los ciudadanos rusos". El ministerio de Defensa ruso incluso advirtió a los ciudadanos ucranianos que residieran cerca de estas torres que evacuaran sus casas por su propia seguridad.

Minutos después de ese aviso, el medio de comunicación afiliado a Moscú Russia Today comenzaba a distribuir en sus canales de Telegram supuestas imágenes de familias ucranianas abarrotando estaciones de tren en Kiev tratando de huir de la ciudad.

La amenaza sobre la capital se intensificó en las últimas horas, con reportes de un gran convoy de decenas de kilómetros de largo que se dirige hacia la ciudad. Ucrania denunció que tropas de Bielorrusia también entraron en combate en las últimas horas y se sumaron a las columnas de Vladimir Putin.

Ucrania ya preveía el ataque de Rusia contra sus infraestructuras de comunicación. De hecho el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, advirtió este mediodía de que Rusia planeaba una operación psicológica y de información.

Rusia bombardea la torre de televisión de Kiev para dejar sin señal a los medios de comunicación

"Su objetivo es doblegar la resistencia del pueblo y el ejército ucraniano. Primero intentarán cortar las telecomunicaciones. Después comenzarán a distribuir masivamente noticias falsas sobre que los dirigentes ucranianos han acordado rendirse. ¡Estamos en Kiev! ¡No nos rendimos! ¡Sólo victoria!", escribió Reznikov en un mensaje en su cuenta personal de Twitter. 

Esta nota habla de:
¿Cuál es el futuro del Partido Verde en Mendoza?