El Ministerio de Salud busca triplicar el cobro a las obras sociales y prepagas

El año pasado recaudó 4.900.000.000 millones de pesos, pero la cifra no cubre el costo de las prestaciones por el precio de los medicamentos, el precio de los insumos necesarios para las prácticas y las fallas en la registración de todas las prestaciones

El ministerio de Salud busca triplicar los ingresos por el cobro a las obras sociales y prepagas que hacen uso de los servicios en efectores públicos. El año pasado ese importe fue de 4.900.000.000 millones de pesos, pero la cifra es posiblemente menos impresionante si se tienen en cuenta tres factores que hacen al costo de prestar esos servicios a los privados: el precio de los medicamentos, el precio de los insumos necesarios para las prácticas y la registración de todas las prestaciones de manera puntillosa. Este último aspecto es clave y no siempre es cumplido ya que el detalle de cada elemento lleva mucho tiempo para consignar y es posible que los profesionales, apurados en el momento de atender al paciente, olviden colocarlos.

Dicho en otras palabras, por más que el cobro sea eficiente, no compensa el gasto que significa atender a las personas con algún tipo de cobertura privada. Menos aún, cuando la demanda de atención en el sector público creció entre un 18% a 20% hasta marzo, según datos oficiales, por los aumentos siderales en las cuotas y coseguros de obras sociales y prepagas.

Por eso, a pesar de contar con la experiencia de haber implementado el sistema de facturación a las obras sociales en los últimos 15 años en la red sanitaria pública, hoy el punto pasa por acercar el valor verdadero de cada servicio a la realidad económica actual.

En ese sentido, el ministerio de Salud trabaja en la construcción de un nomenclador propio de Mendoza, donde se describa la composición de cada módulo prestacional codificado, con un método de actualización de los costos, según un índice integrado por varios factores como inflación mensual, precio de insumos, salarios, etc.

La atención de pacientes con cobertura médica aumentó el 20% hasta marzo

La atención de pacientes con cobertura médica aumentó el 20% hasta marzo

El contexto casi obliga a las medidas a partir del decreto 172/24 por el cual el gobierno de Javier Milei puso fin a la intermediación de la Superintendencia de Servicios de Salud en la relación entre hospitales públicos y obras sociales por el cual, cuando estas últimas no abonaban los servicios prestados, luego de una serie de presentaciones y auditorías, el organismo descontaba el importe consolidado y se lo enviaba a los efectores estatales. A los 90 días, pero finalmente el cobro era efectivizado, aún con precios desactualizados.

Pero, esto deja otro problema en puerta. El decreto también habilita a cada hospital público a celebrar convenios con las obras sociales, tal cual lo hacen las clínicas privadas.Sin embargo, no todos los hospitales provinciales tienen el equipo técnico para sentarse a negociar con las 150 obras sociales que tienen su asiento en Mendoza.

En este contexto, la creación del Ente de Recuperación de Fondos para el Fortalecimiento del Sistema de Salud, será clave una vez promulgado el proyecto que está a la espera de su aprobación Diputados, ya que centralizará la facturación, gestionará las cobranzas y devolverá a los efectores lo recaudado.

El ministro de Salud, Rodolfo Montero explicó "esta ley del Ente dice que vamos a tener un nomenclador provincial, ¿ por qué?; porque tanto cuando utilizas el mecanismo de la Superintendencia como cuando dejas negociar a los defensores para hacer convenios, en ambos casos los valores que cobramos son muy bajos respecto del mercado, es decir, cuando vos cobras, por ejemplo, una cirugía que en el sector privado cuesta un millón de pesos. El valor de la Superintendencia es $180.000 entonces vos salís a cobrar $180.000 cuando en realidad vale $1 millón. Entonces no cubría ni de cerca los costos de la prestación, el primer problema es que los valores son bajos y ahí la ley nos ayudaría a tener un nomenclador único provincial y que cobrar lo que corresponde"

Y agrega "el otro problema tiene que ver con los tiempos de cobro cuando vos judicializar hoy tenés que esperar la resolución del juicio para que te paguen en un contexto inflacionario y terminas cobrando mal. En la ley establecemos que la deuda generada por las prestaciones médicas en el sector público tiene título ejecutivo, es como si fuera una deuda impositiva digamos. Primero tenés que pagar y después discutir judicialmente".


La reglamentación del paquete de leyes

El ministro adelantó que ya están trabajando en la reglamentación de varias de las leyes que integran el paquete de Reformas de Salud, entre ellas la del Ente que tiene la conformación del nomenclador. Sobre este aspecto, Montero explicó también que el nomenclador no tiene precios, sino unidades sanitarias, entonces una cirugía vale 15 unidades una consulta, vale 1 unidad, etc, todo por unidades y la idea es ir actualizando el valor de esa unidad".

Ahora, cómo se irá actualizando el valor? Montero recalcó que "se va a ir actualizando al valor de los costos de la prestación médica porque bajo ningún punto de vista nosotros somos empresarios de la salud, no es nuestra función eso; o sea, el que entiende esto como diciendo que nosotros queremos hacer un negocio para competir con el sector privado está mirando para cualquier lado; no es el objetivo. Pero tenemos que poder cubrir costos, no ganar plata a las obras sociales. No nosotros somos una empresa de salud, pero pero sí tenemos que por una cuestión de responsabilidad cobrar los costos a los financiadores para poder invertir dentro del sistema y pagarle a los profesionales"

Para registrar todas las prácticas que se hacen, "el módulo de facturación proyectado absorbe directamente de la historia clínica, sin ningún intermediario en el medio, nadie tenga que estar leyendo la historia y sacando lo que escribió el médico para codificarlo, sino que la misma historia clínica codifica y el sistema de facturación "chupa" esos códigos y lo transforma en una factura. De manera tal de sacar todo el trabajo manual ,agilizar el proceso, evitar cometer errores, además de tener las actualizaciones de los precios" concluyó el funcionario.


El impacto de la coyuntura económica

La caída del 14,5% en la recaudación tributaria durante el primer trimestre del año, junto a los recortes de varias partidas desde Nación, ha impactado en todos los sectores y el sistema de salud no es ajeno. El ministro confirmó que la provisión de algunos medicamentos faltó por lo que tuvieron que salir a responder a la situación. De todos modos, luego de varias reuniones en Buenos Aires lograron que esos programas se mantuvieran, aún con algunas afectaciones. Es decir, el programa Remediar, el Incluir Salud que envía medicación de alto costo, transporte, diálisis, por dar un ejemplo.

"En términos monetarios son varios miles de millones de pesos mensuales que llegan a la provincia, no llegan los pesos, llegan los medicamentos oncológicos, los medicamentos para enfermedades raras, llegan los medicamentos generales a los centros de salud, llegan las prótesis para personas con discapacidad es decir, pero cuando vos valoriza eso son varios miles de millones; cuando estos programas empiezan a resentir la respuesta, nos tenemos que hacer cargo en la provincia", resumió el ministro

Este aspecto, más el aumento de la demanda, el incremento de los medicamentos e insumos, y la falta de recursos en términos reales, ya hace prever que tanto Salud como otras áreas van a necesitar un refuerzo presupuestario antes de terminar el año

"Eso está clarísimo. Tendremos que ir haciendo muchas acciones y acabo de tener una reunión con administración Hacienda para eficientar nuestro gasto, para hacerlo mejor para hacer lo mismo, pero mucho más barato. Y hay herramientas para hacerlo, pero también vamos a necesitar reforzar las partidas presupuestarias".

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...