El porqué de la desafiliación de la Liga Sanluiseña y cómo sigue la causa

La batalla entre la Liga Sanluiseña de Fútbol, San Luis FC, la AFA y la nueva administración puntana continúa y, con desafiliación de por medio, promete un desenlace. En el medio, equipos que buscan competir y una funcionaria denunciada por malversación de fondos públicos.

La gestión de Claudio Poggi en San Luis puso la lupa en muchas aristas del saliente gobierno de Alberto Rodríguez Saá y destapó varias ollas de las cuales continúa saliendo vapor que lleva a situaciones, como mínimo, investigables. La intervención de San Luis FC, que quedó en el ojo de la polémica por un subsidio otorgado días antes del cambio de mando por su presidenta que dejaba de ser la Secretaria de Deportes, despertó una polémica que derivó en la desafiliación de la Liga Sanluiseña de Fútbol y los clubes que disputan torneos nacionales.



El punto de partida fue la investigación que comenzó (y continúa) sobre el club San Luis FC, el cual se fundó a principios del 2023 y en noviembre de ese año se ganó el derecho a jugar en la principal categoría del fútbol argentino en la rama femenina. El mismo es presidido por Cintia Ramírez, quien también se desempeñaba como secretaria de Deportes de la provincia, y contaba con el apoyo estatal para desempeñar sus actividades. El nuevo gobierno provincial comenzó el proceso de investigación tras un supuesto desembolso de 300 millones de pesos de la Secretaría de Deportes en favor de la institución conducida por Ramírez, a menos de 48 horas de finalizar la gestión y con paso previo por el Ente de Deportes, lo que desembocó en la denuncia contra la ex funcionaria por "malversación de fondos públicos" e "incompatibilidad de cargos".  

Denuncia penal contra la exfuncionaria que se auto otorgó un subsidio de $300 millones

La DPJ emitió la resolución N°398 en la cual solicitaba una inspección a la entidad y, tras acudir a la dirección que figuraba como sede social y no encontrar ningún espacio vinculado al club, la nueva administración solicitó la intervención de Personas Jurídicas por un plazo de 90 días en tanto se normalice la situación.

Cintia Ramírez.

Frente a esta situación, quien tomó cartas en el asunto fue el Consejo Federal de Fútbol, órgano que nuclea a las ligas del interior del país afiliadas a AFA, quien en primer lugar intimó a la Liga Sanluiseña de Fútbol a que presente un informe sobre "la situación institucional de vuestro afiliado San Luis F.C., cuya intervención administrativa dispuesta por la Provincia de San Luís afecta el sostenimiento de la afiliación de vuestra institución".

La nota fue remitida el día 29 de diciembre (desde la Liga afirman que la recibieron el 3 de enero) y establecía un plazo de 7 días para poder presentar un informe acerca de la situación. Ante la falta de respuestas, el Consejo Federal tomó la decisión de llevar a cabo "la suspensión de la afiliación de la Liga Sanluiseña de Fútbol y, como consecuencia de ello, la de sus afiliados en todas las competencias organizadas por el Consejo Federal y la AFA, disponiéndose además, la apertura de un procedimiento sancionatorio que incluye la desafiliación definitiva de la Liga Sanluiseña de Fútbol". La medida afecta tanto la participación en Copa Federal de San Luis FC (debe enfrentar a Boca) y su participación en la máxima categoría femenina, como así también la presencia de Juventud Unida y Estudiantes, que en breve comenzarán el Federal A.



El estatuto de AFA (a tono con el de FIFA) no permite la intervención de ningún tipo de los clubes ni de sus ligas afiliadas de parte de ningún tercero, sostiene la independencia de estos frente a la justicia ordinaria y faculta al Consejo Federal para poder tomar la decisión de sancionar a la Liga infractora. Sin embargo, en 2016 el gobierno de Rodríguez SaÁ nombró a Ivana Blanchi como normalizadora de Estudiantes de San Luis, tras una pésima experiencia de gerenciamiento a manos del empresario mexicano Carlos Ahumada. Si bien la situación y la coyuntura eran diferentes, la conducción de AFA de aquel entonces (sumida en su propio caos, con una comisión normalizadora encabezada por Armando Pérez) no se expidió al respecto ni intimó al club ni a la Liga.

La Liga Sanluiseña remitió al Consejo Federal un informe en las últimas horas, rechazando la desafiliación del 8 de enero por considerarla improcedente y solicitando a AFA un plazo de 90 días para poder normalizar la situación del club. Por su parte, la señalada Cintia Ramírez emitió un comunicado en el cual señala el hecho como una maniobra ejecutada con "exclusivos fines políticos, que persiguen solamente intentar desprestigiar la ardua, sostenida y extensa labor desplegada".  

En San Luis todo resultó peor a lo que se creía a simple vista: la lista de escándalos hallados hasta hoy

En este momento la pelota la tiene el Consejo Federal, quien deberá evaluar los informes remitidos por la Liga Sanluiseña de Fútbol y ratificar o rever la decisión tomada, sin plazo para emitir una respuesta al respecto. En medio de esta batalla legal, las jugadoras del equipo (las más perjudicadas en todo este cambalache) sacaron su propio comunicado en donde piden ser escuchadas, deseando cumplir el sueño de poder jugar en la máxima categoría del fútbol argentino.

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?