Los cítricos podrán entrar a Mendoza de camino al sur, pero Iscamen reclama por los controles

Una resolución de Senasa impuso un protocolo de cuarentena, pero no la "burbuja" que impedía a los proveedores locales traer fruta.

Este lunes se publicó en el Boletín Oficial de Mendoza el protocolo que necesitarán cumplir los mayoristas de cítricos en la provincia y que, a fines del año pasado, luego de que se encontrara Mosca de la Fruta en un cargamento de pomelos, había puesto en peligro la posibilidad de que los puesteros locales pudieran vender fruta

En ese momento, se había decidido que la fruta solo pudiera ser comercializada en Mendoza siempre que hubiera estado en una suerte de "burbuja" sanitaria, pero esto elevaba mucho los costos ya que era necesaria una infraestructura que los comerciantes locales no tienen. 

Aseguran que las larvas que ingresaron no pasaron por Mendoza

Ahora, según confirmó a Memo José Filmus, un puestero del Mercado Cooperativo, que en su momento alertó sobre la imposibilidad de vender si exigían la burbuja: "Con lo que salió hoy en el Boletín Oficial ya no es necesario poner la mercadería en una burbuja, que era negocio para algunos nada más, con esto el proveedor que tenga mercadería va a poder venderlo tranquilamente al sur (de la provincia y del país) con algunos protocolos".  

Todo el conflicto se armó porque, en un principio, se dijo que un inspector de Senasa, había dejado pasar un camión sin revisar y unos pomelos que llegaron a la Patagonia, tenían larvas de mosca, pero desde el organismo dicen que ese camión no pasó por Mendoza.  

A raíz de este episodio, varios funcionarios de Iscamen comentaron a Memo que "esta resolución de ahora es un parche, porque lo cierto es que se han perdido controles estratégicos que teníamos antes". 

En este sentido, explicaron que "nosotros teníamos compañeros que habían hecho el curso de cámara y los mandaban a las cámaras donde se hacia la fumigación, entonces se fiscalizaba todo, desde que se hiciera la fumigación hasta que saliera todo como corresponde. El problema es que eso era un convenio que se había firmado con el INV y se pagaba como servicio aparte, pero cuando pedimos que se blanqueara dentro del sueldo, se bajó el convenio y entonces la gente de Mendoza que iba a fiscalizar dejó de ir, por eso ahora controlamos los papeles nada más, y la carga en cuanto a que sea la declarada".  

Incluso reclamaron que deben asentar el resultado de los controles en el sistema de Senasa, pero ingresando por AFIP con su clave fiscal "y nunca nos dieron capacitación de cómo hacerlo, pero nos dijeron que si no lo hacemos nos sancionan". 

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo