Tensión entre Chile y Venezuela por los migrantes expulsados del vecino país

Desde el estado trasandino analizan que hacer con las ordenes de expulsión de migrantes ilegales que han caducado.

El Presidente Gabriel Boric se refirió a la tensión que se generó con Venezuela por las dificultades que tiene Chile para deportar a los ciudadanos de ese país que han sido expulsados. 

El mandatario trasandino indicó que, pese a que la relación bilateral no es fácil, el Gobierno tiene la disposición para resolver los problemas.

El mandatario respondió de esa forma al canciller venezolano, Yván Gil, quien exigió que se "respeten los DD.HH." de sus compatriotas que han sido deportados, junto con asegurar que el régimen de Nicolás Maduro no ha recibido ningún requerimiento al respecto. 

Boric comentó que "la relación evidentemente hace tiempo no es fácil, pero nosotros tenemos la mejor voluntad para trabajar". 

Chile fortalecerá controles y militariza la frontera

El jefe de Estado indicó que su administración tratará "con todas las herramientas que otorga el derecho internacional para abordar el fenómeno, que ha sido muy difícil, de la migración". 

En esa línea, advirtió que "Venezuela tiene un rol muy importante que jugar. Acá no se trata de que escalemos problemas, sino que busquemos soluciones. Y ese es el espíritu del gobierno chileno. Hay esfuerzos de dialogo y el ministro de Relaciones Exteriores les dará más detalles".

En tanto, la ministra del Interior, Carolina Tohá, dijo qué pasará con las ordenes de expulsión de migrantes ilegales que han caducado. Manifestó que "las personas que estaban expulsadas y que tienen un decreto no van a tener ningún perdonazo en lo más mínimo. Se está trabajando para recuperar esa lista de espera, que no se acumuló en esta administración".

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo