Senadores de Rodríguez Saá se establecieron sueldos de más de 1 millón

El bloque oficialista protagonizó un llamativo momento, nombrando a Torrontegui, Mones Ruiz y parientes con sueldos de $1 millón.

La senadora y presidente del PJ, María Angélica Torrontegui seguirá al finalizar su tercer mandato el 10 de diciembre como funcionaria de la misma Cámara Alta que hoy la tiene como presidenta provisional, es decir segunda en la línea sucesoria.

La dirigente ultra albertista se hizo votar por sus pares, inclusive ella misma levantó la mano para aprobar su nominación en un cargo de menor jerarquía, sin exposición y de mínima dedicación, pero que le garantiza un salario de $1 millón.

Ahora ella como sus hijos tienen cada uno un cargo en la planta política del Senado. Hace unas semanas el hijo, Juan Pablo Carrizo fue designado funcionario en el controversial cuerpo de 53 directores de comisiones con sueldo de $1 millón. Antes la hija, Celina Carrizo había entrado como asesora legal.

La nominación de ella y del resto de los funcionarios fue rechazada por el bloque poggista Unidos por San Luis de Sergio Guardia y Adolfo Castro Luna. Y también por el disidente Marcelo Debandi.

Torrontegui es funcionaria pública desde hace prácticamente 40 años. Secretaria privada de la Gobernación, varias veces ministra, diputada nacional y tres veces senadora dice el historial político de la dirigente que fue desalojada en 2004 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación por usurpar el cargo de intendente de la ciudad de San Luis.

El bloque rodriguezaísta hizo de la última sesión ordinaria del año un bochornoso espectáculo de autonombramientos para seguir prendidos de la "teta del Estado".

Se valieron de la mayoría para transformar la Cámara Alta en una agencia de colocaciones de desplazados del mercado electoral. Adelantaron la designación de los cuatro funcionarios de la mesa directiva que históricamente se aprobaba en la sesión preparatoria.

El saliente senador Daniel Camilli fue nombrado secretario Administrativo y Jessica Roxana Rojo como secretaria Legislativa. En las prosecretarías Administrativa ubicaron a Sofía Aguilera, allegada a la senadora Diamela Freixes, y a Torrontegui en la Legislativa.

No esperaron la asunción del vicegobernador, Ricardo Endeiza y presidente del cuerpo y los cinco nuevos senadores.

El vicegobernador Eduardo Mones Ruiz de presidir el cuerpo durante los últimos cuatro años pasará a ser el asesor legal.

"Me sorprendió y me gustó", fue la respuesta ensayada por el dirigente que producto de un rotundo rechazo de las instituciones y partidos opositores se vio obligado a bajarse de la escandalosa nominación de juez del Superior Tribunal. Iba de comisario político a la Justicia, pero las impugnaciones y el repudio que mereció la postulación lo hicieron desistir.

Justificó el futuro puesto diciendo: "Hace falta un buen trabajo jurídico".

El festival de reparto de cargos incluyó a la ex secretaria Administrativa, Valentina Morel, hermana de la ex presidenta del PJ y actual defensora adjunta, Eva Morel.

A instancias de Mones Ruiz había sido designada hace poco como directora de comisión y ayer fue promovida a coordinadora de comisión.

"Este cargo todavía no entró en funciones y ya recibe un ascenso. De director pasa a coordinador sin haber ejercido ni siquiera un día el cargo", observó Castro Luna.

El radical devenido en albertista, Daniel Camilli consiguió que también incorporaran como funcionarios a la esposa, María Fernanda Barroso (directora de comisión) y un hermano, Miguel Ángel (director operativo contable).

La nómina aprobada ayer:

1) María Fernanda Barroso (esposa de Camilli)

2) Yamila Soledad Bustos (actual jefa del Subprograma Coordinación de la Red de Contención a las Víctimas de las Violencias de la secretaría de la Mujer)

3) Jonathan David Moyano

4) Juan Pablo Olguín (hijo del senador electo por Chacabuco, Hugo "Pepe" Olguín)

5) Néstor Javier Fernández

6) Sergio Alberto Menéndez

7) Giannella Inés Ochoa

8) Gabriela Luciana Gaído

9) Elen Escudero

10) Jordan Josué Cornara

11) Juan Aparicio

¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?