Empresarios de Mendoza cuestionaron la violencia en Jujuy

La UCIM y el CEM se manifestaron a favor del respeto por el diálogo y los mecanismos de disenso que están en la Constitución y en contra de recurrir al estallido y la violencia, como los que apoya el gobierno nacional y el sindicalismo que le responde, además de la izquierda, en Jujuy.

Tanto el Consejo Empresario Mendocino (CEM) como la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) emitieron comunicados de rechazo a la violencia instaurada en Jujuy, que han dado origen a medidas de alcance nacional, como el paro simbólico de los docentes y planteos de la CGT, en alineación con el gobierno de Alberto Fernández.

El CEM indicó que "nuestra Constitución Nacional establece claramente en el artículo 22 que 'el pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste, comete delito de sedición'".

Asimismo, opinó que "Argentina solamente tendrá futuro si todos respetamos las instituciones, los procesos y las decisiones tomadas de acuerdo a nuestra Constitución Nacional. Esto asegurará el resguardo del bien común por sobre los intereses sectoriales o particulares, y la paz social".

Mientras tanto, la UCIM repudió su "más claro repudio a los hechos de violencia que se han producido en la provincia de Jujuy". "El respeto a la democracia debe ser el principal valor a defender y el diálogo, el principal recurso a echar mano, para convivir y participar en la vida social argentina", dijo la entidad en un documento público.

Agregó que lo hace "sobre todo, en los terribles momentos que atraviesa nuestro país desde el punto de vista económico y que llevan a las clases sociales más carenciadas a sufrir en carne propia la pobreza".

Citando al presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, Mario Grinman, la UCIM consideró: "El disenso es bienvenido; nadie pretende uniformidad de pensamiento en una sociedad libre. Lo que no podemos aceptar en modo alguno es la violencia. La pluralidad de opiniones es enriquecedora; las distintas miradas no solo deben tolerarse, sino que también deben alentarse, pues nos hacen crecer como sociedad. Pero lo que no podemos permitir de ninguna manera es que los violentos e inadaptados atenten contra nuestro sistema republicano y nuestro modo de vida democrático".

En ese sentido, advirtió a los violentos que "el sistema democrático nos da herramientas para el debate y la expresión de acuerdos y disensos. Para eso tenemos los canales apropiados para establecer posturas con respeto y apertura mental. Pongamoslos en práctica por el bien de nuestra sociedad".

Parafraseando nuevamente a Grinman, la UCIM sostuvo que "los argentinos queremos vivir en unión y libertad". Y propuso: "Dejemos de lado las mezquindades e imposiciones. Seamos dignos ciudadanos de un país que nos necesita para salir adelante".


Esta nota habla de:
¿Hay que prohibir el uso de celulares en las aulas?