Mientras contiene a rebeldes, Abed va por los 20 años como intendente

El vicegobernador se quedó sin otra salida política más que volver a postularse para gobernar Junín. El este de Mendoza se les escurre como arena en las manos de Cambia Mendoza, con Rivadavia en crisis, Massa jugando con Gimenez para De Marchi y con Santa Rosa y La Paz ya perdidas.

El vicegobernador Mario Abed, como anticipara Memo en reiteradas oportunidades, se quedó con el premio consuelo en su carrera política de postularse para volver a gobernar Junín, en donde ya estuvo durante 16 años. De ganar, habrá estado 20 años en el sillón municipal.

No tuvo otra opción ni propuesta, pero además vio derrumbarse su liderazgo en la zona este de Mendoza, en donde otrora, su presencia, ayudaba a Cambia Mendoza y al radicalismo a subir en la consideración social.

Se perdió en La Paz y Santa Rosa, y en el este aparece la amenaza en San Martín del retorno del peronista Jorge Omar Gimenez como un candidato que Sergio Massa le aporta a Omar De Marchi en su aventura electoral "La Unidad Mendocina".

No pudo tampoco aflojar la interna en este último departamento y Luis Petri lleva al médico Fabián Ferro como precandidato contra Raúl Rufeil, otro galeno, que ya gobierna y que busca la reelección, que consiguió torcerle el brazo a otro peronista "eterno", como fue Gimenez quien quiere volver, igual que Abed.

El vicegobernador ha venido conteniendo a los que se rebelan contra los intendentes radicales en sus comunas y así, recibió en Twitter el apoyo del precandidato Hernán Amat, en Rivadavia, otra comuna que se les escurre como arena entre las manos al liderazgo perdido por Abed.

Esta nota habla de:
¿Qué reclamo apoyás en las universidades?