La lujosa camioneta que compró el Senado para que use el vicegobernador Abed

La Legislatura licitó y adjudicó la compra de una camioneta 4x4 que incluye, entre otras prestaciones, butacas calefaccionadas. Una curiosa licitación y la explicación de las autoridades.

Tapizado de cuero vienna, caja automática de ocho marchas, asientos regulables electrónicamente, velocidad crucero y hasta butacas calefaccionadas son algunas de las comodidades del nuevo vehículo oficial que usará el vicegobernador Mario Abed: una camioneta 4x4 que costó cerca de 9 millones de pesos.

La compra de esta camioneta, una Volkswagen Amarok Highline, fue el epílogo de una licitación que se lanzó a mediados de octubre y que se terminó de adjudicar en los últimos días a la concesionaria Yacopini, un habitual proveedor del vehículos para el Estado y una de las dos agencias oficiales de VW en Mendoza, junto a Mario Goldstein.

Las comodidades con las que cuenta la camioneta no son azarosas: en el pliego de licitación para "adquisición de vehículo tipo camioneta" se incluyó entre los requisitos cada una de las prestaciones mencionadas anteriormente. En otras palabras, fue condición del Senado que tenga butacas calefaccionadas, tapizados de cuero vienna, caja automática, etc.

Algunos de los requisitos incluidos en el pliego licitatorio. Básicamente, son la ficha técnica de una Amarok Highline.

Pero hay un dato más que llama la atención. Si bien la licitación se lanzó para comprar una "camioneta", surge del pliego que el único vehículo que cumplía con los requisitos solicitados era la VW Amarok, y específicamente el modelo Highline, ya que el Comfortline (más barato) tiene tapizados de tela y no cuenta con butacas calefaccionadas ni regulables electrónicamente, entre otras diferencias.

Concretamente, los requisitos incluidos en la licitación fueron un "copy paste" de la ficha técnica de la VW Amarok Highline, dejando afuera la posibilidad de comprar cualquier otro modelo. De hecho, se incluye en el pliego que el motor tiene que ser "2967 cc", exactamente el mismo que tiene la camioneta de Volkswagen. Y si bien se agrega la opción de un "motor superior", el único que lo tiene es la Ford Ranger, pero no cuenta con asientos calefaccionados, entre otras tantas condiciones que no cumpliría.

Sobre los motivos de la compra, la primera pregunta que surge es para qué necesita el vicegobernador una camioneta. La respuesta está incluida en el pliego de licitación. "Tiene que recorrer y acompañar a los productores de toda la provincia, incluyendo puesteros en sectores recónditos a los que se accede a través de huellas", por lo que necesitaría una 4x4.

Pero automáticamente surge una segunda pregunta: ¿es necesario que esa camioneta, que se usará para atravesar caminos de gran complejidad, tenga butacas calefaccionadas y rebatibles eléctricamente, entre otros elementos de confort? Y la respuesta a esta consulta no aparece en el pliego de licitación que finalizó recientemente.

Consultados al respecto, desde el Senado de Mendoza brindaron su descargo: "Se invitaró formalmente a 37 empresas. Goldstein también vende Amarok. Además hay camionetas Nissan y Toyota que tienen asientos calefaccionados, pero nadie se presentó porque no quieren vender en este momento porque no tienen stock". De todos modos, hubo un oferente y la compra se realizó.

Aquí vale aclarar que es cierto que hay camionetas Nissan y Toyota con butacas calefaccionadas y muchísimos otros vehículos, pero también los hay sin ese elemento de confort con un precio final menor. De todas maneras, es necesario reiterar que sólo la VW Amarok Highline cumplía con los requisitos de la licitación (eran su ficha técnica, básicamente).

Más requisitos incluidos en el pliego, también copiados y pegados de la ficha técnica de la Amarok Highline.

En cuanto al motor, la Amarok que compró el Senado tiene un V6 3.0 (2967 cc), que puede desarrollar una velocidad máxima de 210 kilómetros por hora. Además, cuenta con un doble árbol de levas a la cabeza comandado por cadena ubicada del lado de la transmisión y 4 válvulas por cilindro, tal como dice la ficha técnica del vehículo y los requisitos de la licitación.

Básicamente, son dos los elementos que llaman la atención de la licitación que realizó el Senado para comprar un vehículo oficial para el vicegobernador: el confort exigido para el vehículo y que solamente una camioneta cumpliera con los requisitos. En todo caso, directamente en el nombre del proceso debería haberse explicitado que se compraría únicamente una VW Amarok Highline.

Esta nota habla de: