El paralelismo entre la geografía del río Mendoza y una descripción bíblica

Matías Edgardo Pascualotto es abogado, master en Historia y autor del libro "Las políticas hídricas y el proceso constitucional de Mendoza". En una de sus investigaciones descubrió un dato curioso que comparte a través de Memo en el Día Mundial del Agua.

Matías Pascualotto

El área metropolitana de Mendoza es irrigada por un brazo del río que, antes de tomar la denominación de río de Cuyo de la mano de los conquistadores, se denominaba Goazap Mayu (río del cacique Goazap).

Se ramifica aguas más abajo, y ya en la zona del ancestral poblado huarpe millcayac -territorio luego apropiado para la instalación de la ciudad hidalga fundada en 1561 por el contingente español-, el brazo del río se dividía en las siguientes acequias con los nombres de los caciques de su poderío: acequia Tabalqué, acequia Tantayquén, acequia Allayme, y acequia Guaimaién.

Si uno observa las escrituras bíblicas, podrá cotejar que el Génesis (2:10) expresa lo siguiente: "Había un río que salía del Edén para regar el jardín, y luego, desde allí, se dividía en cuatro brazos".

Quizás sea mero azar, pero resulta históricamente precisa la referencia, habida cuenta de que nuestros milenarios dioses locales nos heredaron su paraíso. 

Esta nota habla de: