Nace el "peronismo médium", un consulado interno y el juego de la silla en la Anses

"La Picada" llega este domingo con varias perlitas políticas y de otro tipo, con cosas que pasan en una realidad paralela a las vivencias que tiene la sociedad todos los días: la política.

Caleau y Rodríguez.

El juego de la silla. Hay cambios en oficinas del gobierno nacional en Mendoza, y no se trata de portazos que den los cristinistas enojados como dicen estar con su gobierno, sino que hay movilidad militante horizontal, una versión interna de la siempre aludida en los discursos "movilidad social ascendente". De tal modo, el cargo que tenía la exradical Analía Rodríguez (pareja del exministro de Seguridad de Celso Jaque y Paco Pérez, Carlos Aranda) que tenía en el PAMI, pasó a manos de Israel Rosales, un dirigente kirchnerista lasherino, que es pareja de la recientemente asumida senadora provincial Adriana Cano. Rodríguez no se queda un día sin salario: pasaría a ocupar el lugar de jefa de Anses de Capital que tenía Gustavo Caleau, que a su vez asumió como concejal en la Ciudad de Mendoza. La administradora de los fondos de pensiones y jubilaciones, como articuladora de empleo para jóvenes militantes.

Castigo por cumplir. Un insólito hecho está afectando a deudores de créditos hipotecarios UVA que tomaron el préstamo en el Banco Supervielle. Sucede que algunos, acosados por el excesivo monto de las cuotas, decidieron vender sus propiedades, cancelar la deuda y adquirir algo menor. Pues bueno: hay por lo menos cuatro casos en conflicto, debido a que no pueden escriturar porque aparece una inhibición al banco, que no les retira la hipoteca. Por lo tanto, todo indica que el castigo -las multas, los mayores costos- una vez más caerán sobre las víctimas, recontravictimizadas.

El Senado no convoca. La Legislatura tiene un cargo que es casi consular, el de Vicegobernador. Hasta allí llevan actividades tales como presentaciones de libros. El nuevo edificio que dejó inaugurado la ex vicegobernadora Laura Montero sirve de plafón. Pero no consiguen público real, más que el personal, el partidario o los familiares de quienes son presentados. En este punto, varios observadores se muestran preocupados por la situación, ya que estarían generando cosas para un círculo cerrado y, si se quiere, vicioso. Así sucedió con la presentación de la colección de ejemplares del diario "La República", editado en el exilio: no fue nadie y hubo que hacer malabares para difundir un acto sin público sin que se notara. Por suerte, en Guaymallén se repitió a sala llena en el Le Parc y lo propio ocurrió luego en la Escuela de Formación Política de la UCR. Algunos ya extrañan a Montero, aunque de repente recuerdan que fue quien dejó en planta permanente del Senado nacional a Marcelo Romano, su expareja que ahora terminó como legislador en Mendoza y vuelve a "trabajar" a Buenos Aires, al despacho de la senadora del PRO Gladys González. Pero sí: si los peronistas se mueven alrededor de la Anses, los radicales tienen en el castillo de Abed su refugio.

El Senado sí convoca. Eso sí: la terraza resulta ideal para que una persona que había ganado un cargo de concejal pero que todavía no asumía, armara un show político por ¡Ucrania! al estilo "We are the word":

"Sálvanos, Perón": nace el peronismo médium. Hace poco, el analista político Gustavo Córdoba le dijo a Memo que en las elecciones legislativas por primera vez el electorado peronista se animó a votar en contra del peronismo. Hartos están, sucede, de que lo prometido siempre sea deuda y que esa deuda se siga acumulando. De tal modo que como no hay emergentes en el peronismo capaces de garantizar lo que su doctrina obliga, un liderazgo vertical y confiable, que los conduzca a todos a puestos en el Estado, lanzaron una especie de "peronismo médium", que invoca a su espíritu y lo coloca en un futuro imaginario, de modo de evitar la sangría de seguidores que se van hasta con Milei. De los homenajes a natalicios y muertes, ahora pasan a imágenes destellantes de Perón con computadoras. Como el presente les resulta erróneo, hay un permanente viaje en el tiempo, esta vez, al Más Allá y al futuro que no se quieren perder:

La foto que encrespó a unos e hizo babear a otros. La semana pasada el presidente del Concejo Deliberante de Guaymallén difundió una foto del gobernador Rodolfo Suarez viajando en el medio de un avión de línea y charlando con la gente. Le puso un hashtag chupamedias: "#ArgentinaEnModoMendoza" y se refirió a él como "un gobernador como la gente". La usina de redes radical le robó el texto y la foto y envió la orden de que todos le copiaran. Le copiaron pocos, pero le copiaron sin creatividad alguna en vez de darle el crédito. Pero en el peronismo reaccionaron cual caracol pasando por un hilo de sal. La concejala reelecta de Luján largó al voleo en Twitter, aunque sí citó al autor del tuit (más "gente" que los correligionarios del radical). En tono de respuesta adolescente posteó: "No bueno...¡ @ConteNacho una mesa en la cena de la Fundación Libertad, donde estuvo @alfredocornejo y @rodysuarez sale hasta DOS MILLONES DE PESOS! ¿De verdad van a seguir haciéndose los sencillitos? No mientan más". Lo interesante de mentir pidiendo que "no mientan más". Pero repercusión al fin. Los gobernadores con jets o que usan los aviones sanitarios de sus provincias, ¿bien?

Esta nota habla de: