Las perlitas, pedradas y silencios que dejó el affaire Munives entre los políticos

En febrero, cuando la política se sacude la arena playera de su cuerpo, esta historia continuará en un año no político, pero en el que habrá que abrir los ojos más nunca en torno al comportamiento de quienes están en cargos del Estado.

Las reacciones de los legisladores que se quisieron colgar de la renuncia / despido del director de Policías de Mendoza, Roberto Munives, fue diversa. Corrieron a sus teléfonos a tratar de decir algo para sacar tajada de lo que no consiguieron con su accionar como opositores, ya sea por falta de credibilidad, contundencia, insistencia o bien, por la tozudez del Poder Ejecutivo. Fue una investigación periodística dejó al desnudo la falencia y detonó la expulsión.

Por ejemplo, el siempre quejumbroso "no gubernamental" Mario Vadillo, que es diputado, puso en Twitter la menos ortodoxa reflexión sobre los hechos: "Lo que me preocupa es la salida del Jefe de Policía de la Pcia por estar noviando en alta montaña. En qué están estos tipos?" (textualmente, con esa puntuación y texto).

El presidente de la Comisión Bicameral de Seguridad, Rafael Moyano (Frente de Todos) retuiteó notas de diarios, pero además sumó en su Twitter datos: "Cuesta 4.200 dólares subir el Aconcagua, queremos saber si Roberto Munivesse valió de elementos de la patrulla de rescate y entre esos elementos el mismo helicóptero de la Policía para hacer cumbre, no es sólo si tenía las vacunas su novia... Es larga la lista!".

Se oficializó a Calipo y el gobierno busca cerrar el capítulo Munives

Moyano le sacó el jugo en su tuitline al tema, con 18 tuiteos.  Y aportó una gota de dudas sobre el nuevo jefe policial: "Calipo estaba reemplazando a Munives mientras estaba es esas polémicas vacaciones y nunca informó estas irregularidades".

El viejo truco de "esta renuncia no alcanza"

El que se esmeró en intentar quedar como expulsor de Munives fue el presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Germán Gómez, quien elaboró un hilo de Twitter en el que dijo:

- "La renuncia de quien fuera Jefe de la Policía de Mendoza durante 6 años llega por el incumplimiento del Pase Sanitario (en el único lugar que se exige en la provincia) pero no por hechos de suma gravedad que atañen a Munives".

- "Exigimos al Gobernador de la provincia de Mendoza @RodySuarez la RENUNCIA DE TODA LA CÚPULA DE LA POLICÍA DE LA PROVINCIA, ya que son responsables directos y partícipes necesarios de los graves hechos que venimos denunciando en esta área tan sensible".

- "Lamentablemente el oficialismo está más enfocado en la interna propia del radicalismo, que en resolver la seguridad ciudadana de las familias y trabajadores mendocinos. Esta renuncia no alcanza y vamos a agotar todas las instancias en defensa del derecho a la seguridad".

Los intendentes peronistas no dijeron nada

Los que mantuvieron silencio en las redes fueron los intendentes del peronismo mendocino. De hecho, uno de ellos, Fernando Ubieta (La Paz) no tuitea nada desde el 14 de enero pasado. En Twitter, Righi (Lavalle) está con su Vendimia, Stevanato (Maipú) con la protección del Ambiente, Aveiro (Tunuyán) licitando más casas que el IPV con el acompañamiento de la Nación, Félix (San Rafael) inaugurando parques y Destéfanis (Santa Rosa) repudiando un tuit de un diario de Luján contra una concejala peronista de Guaymallén, tangencialmente vinculado al affaire Munives.

Munives y la oposición gataflorista y autorreferencial

Los radicales 

El radical que más repercutió en el caso fue Néstor Majul, subsecretario de Relaciones Institucionales, que salió a valorar la figura de Munives por fuera de los casos de los que se lo acusan. Es cierto que Mario Abed, con Suarez de vacaciones, le tocó echarlo desde el cargo de gobernador reemplazante, pero no abundó; solamente firmó.

Nadie desconoce que si bien Munives fue nombrado por Alfredo Cornejo y Majul es de ese mismo riñón, había diferencias. Como las hay entre el ministro, Raúl Levrino y Majul, a quien no pudo desplazar, y con Munives, a quien no podía mover.

Ahora todos miran si le darán algún "premio" al expulsado del Gobierno por ostentar privilegios inadmisibles.

El presidente de la Cámara de diputados, el cornejista Andrés "Peti" Lombardi, no dijo "este Munives es mío" ni nada más. Solo retuiteó un tuit del Ministerio de Economía sobre Mendoza Activa, como única actividad reciente en las redes.

Los que no aparecieron mucho fueron los legisladores radicales. El presidente del bloque radical en el senado, el rodysuarista Alejandro Diumenjo, está offline desde el 13 de enero. 

Luego del pase VIP al Aconcagua, le pidieron la renuncia al director de la Policía

La también oriunda de la Municipalidad de la Capital, Cecilia Rodríguez, que preside la bancada radical de diputados, tuiteó por última vez el 21 de enero y sobre Portezuelo, cuando Mendoza había pedido un "pronto despacho" de un despacho que nunca pidió...

Cortar por lo sano

De todos modos, en el Gobierno, voceros oficiosos dicen que el tema ya está cocinado y lo que pueda pasar con Munives en la Justicia, la Inspección General de Seguridad, en los medios, en Twitter o la Legislatura, ya es un tema personal del policía retirado que le ha dado varios sustos a la gestión, pero de quien reconoce que recibieron también varias alegrías por controlar la situación, sobre todo durante el gobierno anterior.

En febrero, cuando la política se sacude la arena playera de su cuerpo, esta historia continuará en un año no político, pero en el que habrá que abrir los ojos más nunca en torno al comportamiento de quienes están en cargos del Estado.


Esta nota habla de:
¿Cuál es el futuro del Partido Verde en Mendoza?