Qué es "Justicia Legítima", agrupación en la que milita Omar Palermo, el juez de la Corte mendocina

Omar Palermo es el miembro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza que ha puesto en foco la designación de Teresa Day como compañera en el máximo tribunal. También ahora fue convocado por el presidente Alberto Fernández para integrar la comisión que pretende reformar la Corte nacional.

Omar Alejandro Palermo fue el hombre elegido por el gobernador Francisco Pérez en 2012 para cubrir la vacante dejada por Fernando Romano tras su jubilación. Recibido en Córdoba y con un doctorado en España, Palermo se desempeñó en la década del 90 como fiscal de Instrucción de San Martín y formó parte de la Tercera Cámara del Crimen.

En 2008 ingresó en la Justicia Federal, estuvo al frente de la Unidad Fiscal de Coordinación y Seguimiento de Causas de Violaciones a los Derechos Humanos y en 2010 fue nombrado fiscal general de la Cámara Federal de Mendoza. Fue uno de los abogados que denunció a Otilio Romano y Luis Miret y a Carlos Rico Tejeiro por delitos cometidos durante la última dictadura militar y uno de los impulsores de los juicios de lesa humanidad que se realizan en la provincia.

Hoy está nuevamente en las portadas por dos razones:

- Palermo convocó a una Audiencia Pública para el 30 de julio a las 9, en contra de la designación de Teresa Day en la Corte de Mendoza y con la intención de deliberar, con distintos exponentes y puntos de vista, sobre la siguiente incógnita: ¿Cómo y con qué alcances debe interpretarse el inc. 3 del art.152 de la Constitución de Mendoza, en cuanto exige para ser miembro de la Suprema Corte de Justicia ser abogado con 10 años de ejercicio de la profesión? El oficialismo considera que esto es una invasión sobre la jurisdicción del Poder Legislativo y no asistirá.

- Fue convocado para ser parte del consejo asesor de expertos a quienes encomendará el diseño de propuestas para reformar (y posiblemente ampliar) la Corte Suprema, el Consejo de la Magistratura y para implementar el sistema acusatorio para el sistema penal y el juicio por jurados a nivel nacional.

En este último tema hay otras dos interpretaciones:

- La Justicia nacional, sobre todo en lo referente al fuero federal porteño, es polémica y deja mucho que desear. Las críticas no provienen desde una sola fuerza política sino que aparecen como un factor de unión. Sin embargo, ha fracasado todo intento de reformarlo. Primero lo intentó Cristina Kirchner y si bien hubo respaldos, al teñirse políticamente como lo que se creyó "un intento de desembarco del kirchnerismo", se cayó. El gobierno de Mauricio Macri inició un proceso de reforma que no concluyó y que se denominó "Justicia 2020".

- En la actual nueva intentona por reformar la Justicia lo que empaña la convocatoria es que en medio de figuras conocidas por su experiencia jurídica, también convocaron al abogado defensor personal de la expresidenta Cristina Kirchner, que no es reconocido como una eminencia nacional. Se trata del abogado penalista y profesor Alberto Beraldi. Además de él y el mendocino Palermo, también fue convocada la jueza del Superior Tribunal de la Ciudad de Buenos Aires, Inés Weinberg de Roca, que fue la candidata que el ex presidente Mauricio Macri había postulado (aunque su pliego no fue votado) para estar al frente de la Procuración General, tras la salida de Alejandra Gils Carbó. Estará, desde España, donde vive, el profesor de derecho penal Enrique Bacigalupo. Fueron convocados los constitucionalistas Andrés Gil Domínguez y Gustavo Ferreyra, el penalista, exministro de Justicia de Carlos Menem León Arslanian, la jurista Marisa Herrera, que se especializa en derecho de familia y participó -por ejemplo- de la reforma del Código Civil, y tres juezas: Hilda Kogan, de la Corte bonaerense, Claudia Sbdar, de la Corte tucumana y María del Carmen Battaini, del superior tribunal de Tierra del Fuego y presidenta de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales (JuFeJus). 

Justicia Legítima

El grupo de convocados para la "selección" tendrá como tarea de proponer una vez más cómo reformar la Justicia. Si bien es variada su composición, resurgen las menciones a la agrupación Justicia Legítima, que se vincula directamente al kirchnerismo y, en particular, al jurista y exmiembro de la Corte Raúl Eugenio Zaffaroni y sus ideas en torno a la abolición de las condenas.

El mendocino Palermo es uno de los fundadores de ese grupo, que se autodefine de la siguiente manera:

- "Justicia Legítima es una Asociación Civil que reúne a personas de distintos espacios comprometidas en trabajar de forma activa en la democratización de los poderes judiciales de la Argentina".

Qué consideran:

- "Con la recuperación de la democracia, muchas instituciones han modificado su estructura y prácticas de trabajo. La justicia, sin embargo, se ha mantenido al margen de todo este proceso, reproduciendo un discurso hermético, endogámico y corporativo".

Qué dicen buscar:

- "Justicia Legítima impulsa una justicia independiente y transparente, que permita reconciliar a la justicia con la ciudadanía, interpretar las necesidades sociales e intervenir activamente en las transformaciones sociales".

Cuáles son sus propósitos

  • - "Promover un sistema de justicia más plural e independiente, tanto de los otros poderes del Estado como de los poderes fácticos".
  • - "Promover el debate de los problemas que afectan a la administración de justicia".
  • - "Fomentar la transparencia en los procesos y las decisiones de los jueces; en la selección, el ingreso y la promoción de quienes integran el servicio de justicia; y en la gestión de los recursos económicos de las distintas estructuras judiciales".
  • - "Promover reformas institucionales que impliquen la mejora del sistema de administración de justicia".
  • - "Promover la autonomía de la defensa pública y del Ministerio Público Fiscal en todas las jurisdicciones del país".

De allí que una vez más Palermo y Justicia Legítima quedan expuestos. A diferencia de los otros jueces, que no acompañan una militancia tan activa y abiertamente, aunque la tengan en otras usinas de ideas jurídicas y políticas, el "supremo" mendocino y la agrupación que integran asumen el desafío de explicar que su militancia no está vinculada a una fuerza o movimiento político, ni que buscan hegemonizar el pensamiento jurídico, sino sumarle debates y miradas distintas. Pero sobre todo, que funcione y consiga que el Poder Judicial no solo se muestre "cercano a la gente" -cosa que podría resolver una estrategia de marketing- sino que se acerque a lo más parecido a impartir justicia, que es el reclamo vacante.

Esta nota habla de:
¿Qué vas a hacer con el ocio el fin de semana?