Qué pasará con el uso de los colectivos tras el aumento de los casos en Mendoza

La Secretaría de Servicios Públicos analiza constantemente la situación del transporte público y piden la colaboración de las sociedad. Aseguran que si la gente no ayuda, la única opción es restringir el uso de los colectivos.

Aunque en el inicio de la pandemia la principal preocupación eran las superficies, con el paso del tiempo los especialistas llegaron a la conclusión que el virus se transmite a través de los aerosoles y otras partículas que expulsan las personas. En ese contexto, los colectivos, como espacios cerrados, están en la mira por esta situación.

Según dijo el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, por ahora no identificaron que el transporte público sea un espacio de contagios masivos, aunque destacó que es un momento complicado porque muchas personas obstruyen las medidas que se establecieron para asegura la ventilación cruzada en las 1.200 unidades que circulan por el Gran Mendoza.

El funcionario explicó que directamente muchos usuarios cierran las ventanas y hasta las rompen. La normativa obliga a tener una ventana abierta frente a la puerta para asegurar la ventilación. Mema destacó que son las medidas que se pueden aplicar considerando que no se ha restringido el uso y que es imposible cumplir con el distanciamiento físico en las unidades.

En conversación con radio Nihuil, el secretario dijo que mantener sin restricciones el uso del transporte público es "una jugada que nosotros estamos haciendo, y personalmente lo estoy tratando de mantener, cosa que no ocurre en otras zonas del país".

La idea, explicó, es acompañar la apertura económica que tiene la provincia y no permitir que sólo suban los denominados esenciales a las unidades como ocurre en el AMBA.

En ese sentido, desde el Gobierno esperan la colaboración de la comunidad en el tema de la ventilación porque, de lo contrario, la única opción que le queda al Ejecutivo es restringir el uso de los colectivos. "Si dejamos que sólo lo usen los esenciales, bajamos al 40% o 50%. Te diría al 70% de las personas de los colectivos", explicó Mema.

Por ahora la idea del Gobierno provincial es mantener la situación como está y apuntar la responsabilidad de los usuarios, asegurando la ventilación cruzada a pesar de la llegada del invierno. Eso, porque no hay opciones técnicas para implementar otro tipo de medidas porque en Mendoza el uso del transporte público no es una opción.

"No tuvimos evidencia de que hubo contagios masivos arriba del colectivo en los tiempos en los que podíamos medir y tampoco hemos tenido contagios de choferes", puntualizó el secretario de Servicios Públicos. Destacó que "es materialmente imposible controlar 1.200 colectivos controlando 12 horas que están funcionando. La instancia que nos queda es restringir el uso del colectivo".

"Créanme que es una gran preocupación no tener ahí una propagación masiva del virus. No es que estamos siendo unos temerarios y que pase lo tenga que pasar, lo venimos estudiando y analizando". agregó.

Mema descartó que el inicio de clases haya generado un impacto mayor en el uso de colectivos, ya que en marzo sólo se registró un 5% de aumento de transacciones contra un 25% más de micros circulando.


Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...