El ataque a la fiscal que no existió y una causa marcada por dimes y diretes

Las imágenes del interno armado con una chuza permiten demostrar que no existió un ataque directo contra la fiscal Claudia Ríos. La causa es un escándalo en los tribunales.

Gabriela Guilló

Hace una semana, Mendoza era noticia nacional por el ataque de un detenido a una fiscal dentro de la sala de audiencia, minutos antes de comenzar un juicio. El reo fue imputado por intento de homicidio, pero en las últimas horas se conocieron las imágenes y la causa podría dar un giro.

Video: en las imágenes no se observa un ataque directo a la fiscal Ríos

Hugo Arredondo es un interno condenado a perpetua por un homicidio y procesado en otras causas judiciales graves, por lo que una nueva imputación no llamaría la atención de nadie. 

Ese día, Arredondo debía comparecer por el intento de homicidio de un compañero de la cárcel de Almafuerte, expediente en el que estaba acusado con otros dos internos. 

Minutos antes de comenzar el debate, y con el juez Mauro Perassi presente, comenzó un fuerte alboroto en la sala. El interno fue detenido en el pasillo de los tribunales y una estudiante que presenciaba el debate resultó herida.

La información oficial indicaba que la fiscal Claudia Ríos había sido atacada por Arredondo y que se defendió con gas pimienta. Luego, el interno atacó a la estudiante y fue reducido por personal policial. 

La mira quedó en los penitenciarios que trasladaron a los presos y en las requisas que se realizaron, pero en las últimas horas trascendieron las imágenes del hecho y el supuesto ataque se puso en duda.

"El hecho es el hazmerreír de tribunales", indicaron a Memo fuentes judiciales.

Esto debido a que en las imágenes que dio a conocer el diario El Sol, Arredondo se para con la chuza y corre delante de los escritorios de su defensa y la fiscalía, pero en ningún momento se acerca a Ríos, es más, ella apenas lo ve, corre hacia la policía.

"Si quería escapar podría habar saltado la valla desde su lado y es cierto que la puerta estaba más cerca, pero tampoco se logra ver un intento de homicidio contra la fiscal. Sí lo hubo contra la estudiante, pero de la fiscal pasa a más de dos metros de distancia", agregaron.

Tampoco se logra ver el momento en el que Ríos le habría arrojado gas pimienta al interno, ni las consecuencias de ese gas tanto para Arredondo como para el resto de los testigos.

Tal es así, que la defensora Ximena Morales a Memo le relató que no se había percatado del intento de homicidio, y que cuando vio las imágenes estaba más cerca ella que la propia Ríos.

"No vi el ataque a la doctora Ríos en ese momento, pero después me dijeron que Arredondo le había tirado una puñalada a la fiscal y pensé que había sido grave. Es más, ella me dijo que la había querido matar. Pero ahora viendo las imágenes el intento de homicidio contra ella no existió y es muy grave que los dimes y diretes marquen las causas penales", aseguró al abogada.

Asimismo, Morales no logró hablar con Arredondo tras el hecho, a pesar de ser su abogada, ya que lo trasladaron inmediatamente a la celda.

Ríos mantuvo su versión frente a Andrea Lazo, y la fiscal imputó a Arredondo de tentativa de homicidio y lesiones. En esta misma línea desde el ministerio público afirmaron que el mismo día en las celdas de los imputados encontraron más chuzas, novedad que desde el Servicio Penitenciario no estaban enterados.

Si bien desde el ministerio público indicaron que Lazo basó sus imputaciones en las declaraciones de los presentes, la misma podría cambiar con las imágenes.

Por su parte, el procurador de la Corte, Alejandro Gullé, que tras el hecho dio una conferencia de prensa y dio detalles del ataque al afirmar que Arredondo "arrojó una puñalada a la altura del cuello -de Ríos- y ella alcanzó a hacerse para atrás", no quiso opinar después de las imágenes.



Esta nota habla de:

Tenés que saberlo