Esto le decía a Memo hace un año uno de los 5 detenidos por presuntas estafas virtuales

Son cinco los detenidos que están acusados de estafa e investigados por el fiscal de Delitos Económicos, Hernán Ríos.

Este jueves fue detenido el empresario mendocino Giovanni Caroglio, de 28 años, fundador de una desarrolladora de software denominada CriptoCountry. Junto a otras cuatro personas, es acusado de vender lotes virtuales, con una cantidad de víctimas que hasta ahora suman 30. Fuentes judiciales le confiaron al diario Mendoza Post que luego de una extensa investigación y de una serie de allanamientos, se detectó que tales ventas virtuales en realidad eran consideradas como "estafas". Ignacio Manduca y Hans Breuer también fueron detenidos como coautores de los mencionados delitos. Por la tarde, detuvieron también a dos hermanos de Giovanni: Gitan y Genaro, quienes trabajaban con él en la empresa, y todos se proponían escalar hasta transformarse en un "unicornio", lo que implica llegar a tener un capital de 1.000 millones de dólares.

La información indica que los presuntos estafadores habían adoptado dos modalidades para lograr sacarle dinero a los inversores y que el perjuicio, en principio, sería de alrededor de 800.000 dólares.

Giovanni Caroglio fue entrevistado como tantos otros emprendedores de Mendoza hace exactamente un año por Memo, debido a que buscaba aumentar su planta de personal de 80 a 350 personas.

Anticipó allí abiertamente que su desarrolladora de software se dedicaba a vender terrenos digitales dentro un mundo digital. "Contiene siete ciudades, por ejemplo las primeras se llaman Bitcoin City y Ethereum City, y dentro de ellas hay terrenos que se transfieren de usuario a usuario por intermedio de NFTs (Non Fungible Tokens) que es una especie de certificado digital de autenticidad que, mediante tecnología blockchain, se asocia a un único archivo digital", explicó la nota, que puede leerse completa aquí.

"Dentro de cada terreno, los usuarios pueden realizar diferentes tipos de actividades con las que pueden ganar dinero y, si salen de su terreno, pueden ir a diferentes tipos de juegos que ofrece la plataforma, lo que también les posibilitará generar una inversión", indicó entonces.

Un año después, los inversores lo acusan junto a hermanos y socios de "estafa" y ha sido detenido tras numerosos allanamientos. Primero tuvieron sus oficinas en la Quinta Sección y luego se mudaron a calle Patricias Mendocinas.

Hoy la justicia indica que una de las formas de estafa se pudo producir a través de la firma "We Are Capital" (WAC), que se presentaba como una empresa de inversiones que prometía ganancias de gran eficiencia a través de agentes bursátiles. Pero, como contraposición, no cumplirían con la ley que regula los fondos de inversión, se informó.

Los sospechosos les aseguraban a los inversionistas "que obtendrían ganancias desorbitantes por medio de la compra de contratos de Nasdaq con criptomoneda", según refirió en su nota el diario Mendoza Post.

Así, el supuesto "negocio" que ofrecían a los hoy denunciantes eran intereses muy superiores a los de plaza. "Intereses que, al menos en los primeros meses, sí pagaban pero, en definitiva, era para que los inversores incrementarán el dinero que entregaban y así fuera creciendo el mecanismo, según la denuncia", publicó el Post. Pero luego, siempre según las voces a cargo de la investigación, los empresarios comenzaron a incumplir y le daban la opción a los inversores de pasar a otro fondo, comprar terrenos virtuales de CriptoCountry (CC) con el crédito ya tenían acumulado a su favor o bien, recibir el efectivo. Pero nadie ni recuperó su dinero ni recibió ninguna "ciudad virtual" a cambio.

La novedad atrajo el interés de medios de todo el país.

Es que CC, que aún tiene activa su cuenta en Instagram, contenía siete ciudades. Las primeras que se crearon se llamaban Bitcoin City y Ethereum City, y dentro de ellas había terrenos que se transferían de usuario a usuario por intermedio de NFTs (Non Fungible Tokens), una especie de certificado digital de autenticidad que, mediante tecnología blockchain, se asocia a un único archivo digital.

El diálogo de hace un año atrás con la periodista Ángeles Acosta, continuó de la siguiente manera: "Llevamos un avance, del proyecto total que tenemos planificado, que es del 40% y seguimos en desarrollo porque es muy muy grande lo que estamos haciendo. Recientemente, ganamos en España el premio al Mejor desarrollo de Metaverso de Latinoamérica, que fue entregado por el concejal Ángel Niño Quesada desde Madrid Innovation. Estamos contentos. Además, participamos del Foro Mundial de Metaverso junto a las empresas más grandes del mundo en tecnología como Epic Games, Google, Microsoft, Meta, Nvidia Unity, que están desarrollando todos productos similares a los nuestros".

El mecanismo

Caroglio explicó entonces que "las personas que quieran invertir no sólo pueden participar de la plataforma a futuro y ganar dinero, sino que también pueden trabajar dentro de ella. Es decir, uno para comprar las zapatillas -que ponía de ejemplo recién-, va a conectarse con un vendedor digital. Es como un local en el mundo real, pero en el mundo digital".

Dijo que "hoy contamos con 19.500 usuarios, que se han unido a nosotros en ocho meses. El objetivo es, en diciembre de este año, lanzar nuestro alfa, que es la primera prueba al mercado. La fecha de finalización del proyecto completo es el año 2025. Lo cual significa que terminamos la etapa de desarrollo pero no que dejamos de desarrollar. Luego hay muchísimas más actualizaciones porque los proyectos de tecnología nunca se terminan de desarrollar".

La noticia, en Ámbito Financiero.

Asimismo, sostuvo que la gente no se vería afectada por los vaivenes económicos del país, "porque nuestro proyecto está basado en la economía a nivel mundial, no en la de Argentina. Lo que sí está trabajado sobre la economía argentina es la generación de recursos humanos, porque de acá al futuro abarcará a unas 350 personas que necesitaremos emplear y eso será en forma permanente".

En la entrevista, se mostró entusiasta y abierto, al punto de afirmar: "Queremos que quede una compañía creada y funcionando a la perfección. Además de eso, tenemos una cultura de empresa bastante interesante, en la que tratamos al recurso humano como como cliente; es decir, de la mejor manera posible. Todos tienen desayuno y merienda saludable a diario, no usamos la palabra empleado, somos todos compañeros de trabajo y no hay diferenciación de jerarquía. El trato es súper respetuoso. La idea es que todos estén contentos y se sientan parte. Queremos cuidar el talento que hay en Mendoza y en Argentina para que no emigren".

Hoy, está junto a sus hermanos y dos personas más, bajo investigación del fiscal de Delitos Económicos, Hernán Ríos.

Esta nota habla de: