El fiscal con problemas en el barrio: denunció a su vecino por hostigamiento

El funcionario denunció en el ámbito penal y civil a su vecino por daños y perjuicios en un barrio de Guaymallén.

Gabriela Guilló

Un fiscal de Instruccción de Mendoza denunció a su vecino por daños y perjuicios y lo demandó en la Justicia Civil por una suma que supera los $8 millones.

Un poste de luz cayó sobre dos nenes en Las Heras

Se trata de Juan Carlos Alessandra, quien actualmente está al mando de la Fiscalía de Instrucción n° 34. El funcionario, junto a su familia, denunció a su vecino por daños y perjuicios ocurridos en el momento en el que compró un lote para construir su vivienda en un barrio privado de Guaymallén.

Alessandra relató en su denuncia que los problemas con su vecino lindante comenzaron en 2017, cuando con su pareja compraron un terreno en el barrio  Ayres ubicado en Villanueva.

En esos momentos, la pareja y sus cuatro hijos iban al terreno a realizar trabajos de jardinería y delimitación con un cerco verde. Un día, se acercó el vecino, identificado como Gustavo Martín, y les dijo que tenía intenciones de comprar ese terreno, por lo que dejó ver su malestar ante los nuevos propietarios.

Los problemas con el hombre recién empezaban. En octubre de ese año, la familia Alessandra encontró el cerco verde mutilado, debido a que Martín había colocado su tela divisoria.

En 2020 los hechos se incrementaron, y el vecino hasta llegó a amenazarlo diciendo: "A partir de ahora te voy a llenar de denuncias, andá sabiéndolo, van a tener que tapar las ventanas, a tener que voltear paredes, tirar la churrasquera y andá sabiéndolo que a partir de ahora todas las denuncias que tengas te las voy a hacer yo".

Asimismo, las personas que trabajaban en la construcción de la vivienda indicaron que Marín los intimidaba de manera constante y no los dejaba trabajar tranquilo.

Si bien Marín remarcaba algunas infracciones que cometía la familia lindante, la denuncias eran desestimadas por el consorcio al comprobar que no eran ciertas.

Los hostigamientos continuaron, tanto para la pareja como para con sus hijos. Esto obligó a Alessandra a denunciarlo penalmente por amenazas simples y daño simple y le impusieron a Marín una prohibición de acercamiento.

Tras la denuncia penal, Aleesandra acudió a la Justicia Civil donde demandó al vecino por daños y perjuicios y solicitó una indemnización de $ 8.142.955. La causa penal y civil están en instrucción.

Marín, por su parte, en su declaración acusó a los hijos de Alessandra de fisgonear detrás del cerco verde a su esposa cuando terminaba de bañarse, hecho que en el momento no fue denunciado por miedo a las supuestas represalias que podría sufrir.



Esta nota habla de: