Esto dice la imputación a la policía que le explotó el tubo de GNC lleno de cocaína

La auxiliar fiscal comentó en la audiencia que, tras la explosión, se observó una nube de polvo blanco y varios paquetes (denominados "ladrillos") dispersados alrededor del vehículo. Por ese emotivo de ello, la conductora quedó detenida.

A instancias de la acusación presentada por la Sede Descentralizada de Orán, el juez federal de Garantías de Orán, Gustavo Montoya, hizo lugar a la imputación requerida por el Ministerio Público Fiscal contra una policía de la provincia de Buenos Aires por el delito de "transporte de estupefaciente agravado por la calidad de funcionario público del autor". Además, se dictó la prisión preventiva de la mujer.

En representación del Ministerio Público Fiscal intervinieron el titular de la sede descentralizada José Luis Bruno y la auxiliar María del Carmen Núñez, quien presentó el caso esta mañana ante el juez, requirió la imputación y solicitó una serie de pericias a fin de avanzar con el caso.

Sobre el hecho, la auxiliar relató lo sucedido el miércoles pasado, entre las 23 y 23.30, cuando Sofía Chaparro llegó a la estación de servicio ubicada sobre la avenida Palacios, muy cerca del hospital San Vicente de Paul, en la ciudad de Orán. Con la asistencia de un video, en el que se observa todo lo sucedido, la funcionaria explicó como la mujer -acompañada de sus hijos de 9,13 y 14 años- llegó a la estación de servicio al volante de un automóvil Ford Fiesta para cargar GNC.

Tras ser atendida por el empleado, la acusada permaneció cerca del rodado, en tanto, que los tres chicos se encontraban a metros del lugar. En la filmación se observa como en esa circunstancia se produjo la explosión del automóvil. A raíz de ello, uno de los hijos de la imputada resultó herido en uno de sus ojos aunque la lesión no resultó de gravedad.

La auxiliar fiscal comentó en la audiencia que, tras la explosión, se observó una nube de polvo blanco y varios paquetes (denominados "ladrillos") dispersados alrededor del vehículo. Por ese emotivo de ello, la conductora quedó detenida.

Medidas y solicitudes

La fiscalía aportó también los datos que la imputada brindó al personal de la Policía de la provincia de Salta, la que acudió en primera instancia. Cabe resaltar que al inicio de la audiencia, Chaparro aseguró ser integrante de la Policía de Buenos Aires, con el grado de sargento. Explicó, a su vez, que había viajado desde esa provincia para que sus hijos tuvieran contacto con el padre de los mismos, de quien se separó recientemente y se hallaba en la ciudad de Colonia Santa Rosa, por razones laborales.

En cuanto al vehículo, el MPF detalló que se encontraron en su interior 5 teléfonos celulares, que fueron secuestrados. También indicó que se pudo establecer que la cocaína, que pesaba poco más de 20 kilos, iba oculta dentro del tubo de gas.

En vista de estas evidencias, la fiscalía formalizó la imputación y solicitó, a su vez, la prisión preventiva de la acusada, lo que fundó en la gravedad del hecho, el riesgo de fuga y entorpecimiento procesal, como así también en la escala penal del caso, la que impide la aplicación del beneficio de prisión condicional.

A su turno, la defensa de la imputada informó que su clienta no iba a declarar y solicitó que la medida de coerción requerida por la fiscalía sea morigerada por un arresto domiciliario, ya que la mujer debía cuidar de sus hijos debido a que dos de ellos padecen una discapacidad.

Dicha solicitud fue rebatida por la fiscalía, la que resaltó la gravedad del hecho e indicó que expuso a los propios menores, al empleado de la estación de servicios y a otros conductores a un grave riesgo por la maniobra ilícita llevada adelante por la acusada.

Al momento de resolver, el juez coincidió con los argumentos de la fiscalía, por lo que hizo lugar a la imputación, dio por formalizado el caso, dictó la prisión preventiva y autorizó las pericias, tanto a la droga, el automóvil como los teléfonos secuestrados dentro del rodado.

La sargento aseguró que no sabía que había cocaína en el tubo de gas de su auto que explotó en Orán


La sargento de la policía bonaerense detenida el miércoles luego de que su auto explotara y cerca de 20 kilos de cocaína quedaran esparcidos en una estación de servicios de la ciudad salteña de Orán aseguró hoy al declarar ante la Justicia que no sabía que había droga en el tubo de gas del vehículo y que acababa de retirarlo de un taller mecánico, informaron fuentes judiciales.

En la diligencia que se realizó esta mañana en el Juzgado Federal 2 de Orán, a cargo del magistrado Gustavo Montoya, y ante la fiscal federal de esa ciudad, María del Carmen Núñez, la sargento Sofía Chaparro negó su vinculación con los "panes" de droga.

Durante la diligencia, la policía aseguró que acababa de retirar el auto de un taller mecánico y que se disponía a regresar a Buenos Aires con sus tres hijos de 9,13 y 14 años, que estaban con ella cuando ocurrió la explosión.

A su vez, explicó que "había viajado desde esa provincia para que sus hijos tuvieran contacto con el padre de los mismos, de quien se separó recientemente, y que se hallaba en la ciudad de Colonia Santa Rosa por razones laborales", señalaron esta tarde desde el Ministerio Público Fisca (MPF).

De acuerdo con el informe, tras esta exposición, la defensa indicó que la acusada no iba a declarar en el resto de la audiencia y pidió que le concedieran el arresto domiciliario para que pueda cuidar de sus hijos, dos de los cuales padecen una discapacidad.

A su turno, "la fiscalía formalizó la imputación y solicitó, a su vez, la prisión preventiva de la acusada, lo que fundó en la gravedad del hecho, el riesgo de fuga y entorpecimiento procesal, como así también en la escala penal del caso, la que impide la aplicación del beneficio de prisión condicional", indicó el MPF.

Los voceros dijeron que el juez finalmente resolvió que Chaparro permanezca bajo prisión preventiva por los próximos 60 días, mientras sigue adelante la investigación en el marco de la causa en la que se le imputa el delito de "transporte de estupefaciente agravado por ser cometido por personal policial".

En tanto, fuentes de la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense informaron a Télam que el sargento fue apartada de sus funciones mientras avanza la pesquisa.

Según esos voceros, Chaparro se desempeñaba en la comisaría séptima de La Matanza, con sede en Villa Celina, aunque estaba con carpeta médica y había viajado a Corrientes y luego a Salta junto a sus hijos.

El hecho ocurrió la noche del miércoles pasado en la estación de GNC "Géminis Gas", ubicada en la avenida Palacios de la ciudad salteña de Oran, adonde Chaparro llegó a bordo de un Ford Fiesta junto a sus hijos.

Según la fiscalía, dicho auto es 50% propiedad de la mujer y otro tanto de su exesposo.

Una vez en la estación, las ocupantes del rodado descendieron y la policía le pidió al playero que le realizara una carga mínima de gas, momento en que el auto explotó, tal como quedó registrado en un video de las cámaras de seguridad del lugar.

Tras el estallido, los presentes advirtieron que el auto y los alrededores quedaron cubiertos de un polvo blanco que, luego se determinó, era cocaína.

También por la explosión volaron varios paquetes envueltos con papel amarillo y que contenían más de esa droga.

Los pesquisas que trabajaron en el lugar tras el arribo de la policía estimaron que la cantidad de estupefaciente que había en el tubo de gas alcanzaba los 20 kilos.

Tanto la droga como cinco teléfonos celulares que pertenecen a Chaparro y a sus hijas fueron secuestrados por efectivos de Gendarmería Nacional (GNA) que quedaron a cargo de la investigación y peritajes en el marco del caso.

A su vez, el hijo de 13 años de la sargento sufrió una lesión leve en un ojo, por lo que debió ser asistido en el hospital de Orán.

Las fuentes dijeron que fue en ese centro asistencial donde en una primera declaración sin validez legal ante la policía, Chaparro dio por primera vez la versión de que desconocía que había cocaína en el tubo de gas del auto y que acababa de sacarlo del taller mecánico, lo mismo que reiteró hoy frente al juez y la fiscal.

Antes de la audiencia, la policía se hallaba detenida en la sede del Escuadrón 20 de Orán de GNA, y ahora se aguarda a que el juez resuelva si continúa alojada en ese sitio o si es enviada a algún penal.

Los pesquisas cuentan ahora con 60 días para recabar información acerca de la procedencia de la cocaína y cuál era el destino, al tiempo que procurarán establecer si la policía desplegó la maniobra de manera individual o si pudo haber integrado alguna organización, añadieron las fuentes.

Los informantes policiales agregaron que hasta hace una semana el sargento cumplía funciones no operativas en la fuerza, ya que tenía un problema de salud, y que había viajado a Corrientes desde donde se dirigió a Salta antes de regresar a Buenos Aires.

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...