¿Cuánto dinero tuvieron en sus manos los argentinos durante diciembre?

Mientras algunos especialistas advierten los posibles efectos del aumento de la base monetaria, la cantidad de dinero que circuló el mes pasado aumentó un 7%.

Mientras los economistas levantan voces de alerta porque la emisión desde que Alberto Fernández ganó las elecciones aumentó de manera considerable, el Banco Central confirmó que el dinero en manos de los argentinos que estuvo circulando por las calles aumentó un 7% durante diciembre.

En su informe, el Banco Central señala que en las razones de ese aumento pesó el pago de una suma extraordinaria a sectores que típicamente hacen un uso más intensivo del circulante, como los jubilados y los beneficiarios de asignaciones sociales. Además, señalan el cobro del medio sueldo anual complementario y otros factores.

Sin embargo, los especialistas señalan que la base monetaria terminó el año 36,7% por encima del promedio de octubre y la suba del circulante superó ampliamente el aumento estacional de la demanda de dinero.

Lo que les preocupa, principalmente, es adónde irá a parar ese circulante cuando la demanda de pesos baje y temen que pueda ejercer presión sobre el tipo de cambio o impactar en la inflación.

Mientras en octubre la base monetaria rondaba $1,386 billón, al finalizar diciembre ya llegaba a $1,734 billón. La curva ascendente se inició justo después de la victoria de Alberto Fernández, aumentando para asistir al Tesoro, tanto en la gestión Sandleris como en la de Pesce.

El informe de diciembre del BCRA señala que la base monetaria promedio fue $1,734 billón. De ese total $1,062 billón corresponde a circulación monetaria.

En manos de los argentinos durante diciembre hubo $930.357 millones en las calles durante diciembre, una cifra bastante por encima de los $826.121 millones que circulaban en noviembre. Como parte del circulante del mes pasado las entidades financieras tuvieron $132.569 millones contra los $111.567 que manejaban en noviembre.

Lo cierto es que hay más dinero circulando por las calles en los últimos dos meses, pero ahora se terminan los meses donde se registran mayores consumos, por lo que ese circulante debe ir a algún lugar y esa la pregunta que se hacen los economistas y que -seguramente- también analizan en el Banco Central y el Ejecutivo.

El mes clave para todos es febrero, el momento en que se sabrá si la emisión controlada tiene efectos positivos o negativos para la gestión y para todos.

Esta nota habla de:
¿Hay que prohibir el uso de celulares en las aulas?