Qué hará Alberto Fernández con los créditos hipotecarios UVA

De acuerdo a la información que se conoce hasta el momento es uno de los puntos que tiene en cuenta el equipo económico que anunciará el mandatario electo este viernes.

Empezó diciembre, el último mes del año y crece la preocupación de los tenedores de créditos hipotecarios en Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) porque se termine el congelamiento que aplicó Mauricio Macri a las cuotas de los préstamos desde el 15 de agosto y hasta final de año.

La preocupación mayor es que, de no anunciarse una medida inmediata por parte del gobierno entrante, las cuotas aumentarán en un xX%, correspondiente al aumento de la UVA durante los cuatro meses que la cuota se mantuvo fija y cuya diferencia fue aportada por el Estado.

Lo cierto, es que las cuotas ya no pueden estar atadas a la inflación, como es el modelo original copiado de las Unidades de Fomento (UF) de Chile. La idea que surgió tras el segundo debate presidencial y que es propuesta en el Congreso por Macri para sostener el sistema es la indexación de las UVA al indice de salario Ripte.

El modelo original se hace insostenible considerando que para el primer año de la administración del Frente de Todos se espera una inflación rondando el 40%. Eso, además, considerando que se espera que el próximo período los salarios vuelvan a perder frente a la inflación y se haga aún más duro el pago de las cuotas.

Por ahora la única idea concreta sería atar las cuotas al salario, porque lo estaría en la agenda del nuevo equipo económico sería extender el congelamiento, pero no sólo de la cuota, sino también del capital.

En el hipotético caso, el peor de todos, que no se diera una respuesta inmediata a los deudores de créditos UVA, los tenedores de los préstamos deberían hacer frente a un aumento en enero con un piso del 20%. Esto porque mientras la cuota estuvo congelada, no se detuvo el aumento del precio de la UVA.

Entre el 15 de agosto y el 15 de diciembre, la Unidad de Valor Adquisitivo pasó a costar $39,71 a $46,11 por efecto de la inflación. Eso se traduce en un 16% al que aún faltaría sumarle un 4% -aproximadamente- que se prevé para la inflación de noviembre.

Ahora se inicia la cuenta regresiva para los deudores hipotecarios y también para las soluciones que el equipo económico de Alberto Fernández debería entregar.

Esta nota habla de:
Más de Bancos
¿Es Cristina Kirchner la única líder que tiene el peronismo, todavía?