Sequía dolarizada: cuánto cuesta hoy mejorar un sistema de riego en una finca de Mendoza

En medio de la crisis económica que enfrenta el país, la Provincia de Mendoza suma la crisis hídrica. Se necesitan soluciones y medidas urgentes, pero habrá que recurrir más a la creatividad que a la tecnología, porque se cotiza en dólares y hace difícil acceder a ellos.

Ya lo había mencionado al pasar el director de Gestión Hídrica del Departamento General de Irrigación durante una semana intensa de entrevistas. La posibilidad de aplicar tecnología en los sistemas de riego intrafinca en la Provincia de Mendoza es complicado por los costos de los equipos y más aún en un año marcado por la devaluación. Hablamos de miles de dólares por hectárea y equipos que se venden a valor de la divisa extranjera y productos que se venden en moneda local.

Ya mencionamos ayer las dificultades que generó la crisis económica en el plan para instalar medidores que tiene Aguas Mendocinas como una forma de hacer más eficiente el uso del recurso hídrico. En el caso de la agricultura también es primordial aumentar la eficiencia, considerando que en los lugares en lo que se hace un mejor uso del recurso llega tan sólo al 50% y el promedio ronda el 30%.

Claramente queda mucha tarea por delante en el proceso que se realiza al interior de las fincas, pero por ahora se hace muy difícil pensar en la aplicación de tecnología porque se hace muy difícil para los productores pensar en un sistema de riego por goteo, por ejemplo.

¿Cuánto cuesta un medidor de agua?

Mauricio Marín es inspector de cauce en el canal Izuel del Río Atuel y, además, tiene una empresa que se dedica a la instalación de sistema de riego. En conversación con Memo explicó que se venía bastante bien en la suma de tecnología a los sistemas, pero los golpes devaluatorios de este año terminaron por cortar una tendencia y en la actualidad de tres proyectos que había para mejorar el sistema de riego se concreta sólo uno.

Explicó que los proyectos que se fueron concretando fueron a través de las líneas de crédito del Fondo Para la Transformación, pero la crisis fue más fuerte y se frenaron algunos proyectos.

Cuánto cuesta y cuánto mejora

Sobre los sistemas de riego, a la hora de hablar de los beneficios, Marín explicó que la eficiencia puede llegar hasta el 98%, una distancia muy importante respecto a lo que se registra en promedio hoy en la mayoría de las fincas mendocinas. Sin embargo, el panorama se complica cuando comenzamos a hablar de precios.

En la actualidad un equipo de riego presurizado por goteo tiene un valor de referencia entre los U$S3.000 y U$S 3.500 por hectárea con hileras de 2,50 metros en el caso de los viñedos. Se habla en todos los casos de valor de referencia porque siempre va a depender del lugar en que se va a instalar y las condiciones del terreno. En el caso de los frutales el precios es similar, pero con hileras a 5 metros.

Si lo pasamos a pesos argentinos, estamos hablando de $158.375 por hectárea sólo en el equipo al precio del 9 de agosto, previo a las PASO. Tras la devaluación ese mismo equipo pasó a costar $203.000 argentinos.

Si al equipo base se le suma la opción de un sistema de defensa contra heladas se suman entre U$$3.000 y U$S4.000 por hectárea, lo que eleva los costos de manera importante. Además del sistema en propiamente tal, se debe considerar la fuente del agua, que hará subir el precio de distinta manera si se tiene un pozo o una represa para obtener el recurso hídrico.

Entonces, con el panorama actual de dólar alto y tasas de interés altísimas, se complica la opción de apuntar a estos sistemas para mejorar la eficiencia, aunque dentro de los beneficios que tiene la tecnología -más allá de la eficiencia- también permite bajar costos en mano de obra y el uso de fertilizantes, en otras cosas.

Sin dinero para goteo, la opción que queda en la actualidad es mejorar los sistemas actuales. En ese sentido, y en su rol de inspector de cauce, Marín apuntó al cuidado de las compuertas como primera medida y también al uso de lonas para impermeabilizar. En este último punto, dijo que se mejora bastante la eficiencia y, además, se pueden conseguir de manera gratuita gracias a un convenio de Irrigación.

También apunto a un sistema de riego por manga, que es un sistema intermedio y que también entrega mayor eficiencia, pero también dijo que se puede avanzar en cuestiones más simples como revisar los niveles de los surcos.

Sea de la forma que sea, se hace imperioso mejorar la eficiencia del recursos hídrico en un momento que es complicado y que, según los pronósticos, será peor en los próximos meses.

Esta nota habla de:
¿Hay que prohibir el uso de celulares en las aulas?