Negociaciones por la deuda: el FMI advirtió "diferencias significativas" en el Gobierno

Destacaron que una reestructuración de deuda necesita políticas que hagan "sustentable" el pago. Esperaban mayor consenso, aunque sea dentro del propio oficialismo.

En medio de las negociaciones entre el FMI y el Gobierno argentino para reestructurar la deuda, en el organismo internacional prendieron una luz amarilla a partir de las "diferencias significativas de opinión" que hay dentro del oficialismo.

Literalmente, Alejandro Werner, jefe del FMI para Occidente, manifestó: "Parece que hay diferencias significativas de opinión dentro de la alianza política del presidente Fernández sobre la dirección que deben tomar" en relación al eventual acuerdo con el Fondo.

"Siempre hay al menos dos patas en cualquier reestructuración. Una es cómo se cambian los términos de los contratos de deuda, la otra es cómo se cambian las políticas para que la nueva deuda sea sostenible. Y creo que en esa segunda etapa es donde tenemos mucha incertidumbre", agregó.

Todo esto se da en el marco de las charlas entre Argentina y el FMI renegociar el pago de la deuda tomada en 2018 por unos U$S 45.000 millones. En un primer momento, el Fondo y el Gobierno esperaban un acuerdo entre abril y mayo, algo de imposible cumplimiento.

Según anticipó Infobae, los inversores esperan en general que no se llegue a un acuerdo antes de las elecciones legislativas de finales de octubre, y la deuda externa argentina denominada en dólares cotiza a niveles de default, en torno a los 30 centavos de dólar.

"Estamos trabajando para estar listos cuando el gobierno quiera finalizarlo y acelerarlo. Creo que estamos en condiciones de hacerlo, pero es cierto que, es obvio que las negociaciones se han alargado más de lo que quizás pensábamos... para estar listos en la primera mitad de este año", dijo Werner.

A finales del mes pasado, el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que se habían dado "pasos importantes" para avanzar en las negociaciones, días después de que la vicepresidenta Cristina Fernández dijera que el país carecía de efectivo suficiente para pagar al fondo.

Esta nota habla de:
Más de Economía