Economía 2023: sin cambios profundos, hay que aprovechar el envión de Qatar 2022

De acuerdo con la visión de tres economistas, el panorama del 2023 no será mejor y puede ser peor. Sin embargo, el Mundial podría abrir una puerta que Mendoza podría aprovechar.

El argentino está tan acostumbrado a las vicisitudes económicas que huele que el próximo año será tan o más complicado que el actual y comienza a prepararse. Aunque desde las provincias es muy difícil tomar medidas cuando las acciones del Estado nacional llevan a mantener o profundizar la inflación, a nivel local hay recomendaciones para que el golpe que puede dar la macroeconomía se amortigüe a partir de la ola positiva que puede dejar el título en Qatar 2022.

Para los economistas Sebastián Laza, Gonzalo Diez y José Vargas, el 2023 no será muy diferente y que desde Mendoza es muy complicado poder cambiar algo si el Gobierno nacional no cambiar el rumbo.

Tanto Laza como Vargas coinciden en que es poco probable que algo cambie en sentido positivo en la macroeconomía, tanto así que es mucho más probable que los problemas se profundicen por tratarse de un año electoral en el que cae de maduro que el gobierno nacional aumentará el gasto público y la emisión. Por su parte Diez, apuntó a la luz de esperanza que puede haber en el período post Copa del Mundo y cómo se puede aprovechar en dos materias que son claves para Mendoza, que son el turismo y las exportaciones.

Un 2023 con maquillaje, pero sin cambios profundos

El especialista Sebastián Laza es claro y concreto. "La situación en 2023 va a seguir parecida a 2022, y quizás peor, porque este gobierno no quiere enfrentar las causas del problema, sino que prefiere actuar sobre sus consecuencias", explicó a Memo.

En ese sentido, indicó que "el gobierno va a seguir insistiendo en maquillaje, como es el dólar soja y el programa precios justos, junto a tibios recortes de gasto público, pero nada de eso soluciona el problema de fondo".

El economista destacó que existen fórmulas secretas, y destacó que lo que "el país debe intentar, es un plan de estabilización integral, que englobe todas las variables: monetarias, fiscales, cambiarias, salariales, etcétera".

El plan, manifestó, tendría que ser avalado por algún tipo de legislación votada por 2/3 del Congreso, para darle confiabilidad al mercado y comenzar una senda de ajuste hacia la baja de la nominalidad.

Es justamente la confianza en el Gobierno nacional el principal problema que existe para aplicar un cambio, según la visión de José Vargas de Evaluecon. Indicó que "no están dadas las condiciones para aplicar medidas correctivas" porque no existe un plan de estabilización y, además, porque un plan "por más bueno que sea técnicamente va a estar destinado al fracaso" debido a la falta de confianza y credibilidad que tiene el Ejecutivo.

Resumen 2022: cuál fue la única inversión que le ganó a la inflación

En ese sentido, recordó que "el Plan Austral era uno de los mejores, pero terminó un fracaso rotundo".

Vargas alertó que las medidas que seguramente tomará Massa y el Gobierno nacional serán "profundizar restricciones en el mercado cambiario, se va acelerar emisión y buscar más financiamiento externo. Ahogar importaciones y retrasar tipo cambio como ancla inflacionaria".

Destacó que en "año de elecciones no va sacar pie acelerador en gasto y emisión", por lo que desde su diagnóstico dijo que se conformaría con que la economía no empeore.

También llamó a estar atentos al contexto en el exterior, especialmente desde el domingo, cuando asuma Lula y se comiencen a tomar medidas económicas que nos afectarán por tratarse de nuestro principal socio comercial.

El impulso de la Copa del Mundo

Para el economista Gonzalo Diez en la Argentina "hay problema estructurales que no se van a resolver" y mientras tanto el peso sigue perdiendo valor, porque "cuando no se quiere tener cierto bien, pierde valor".

En ese sentido, dijo que "el problema de deuda es un problema de déficit, gastamos más de lo que producimos y para revertir eso el gobierno puede emitir más, lo que genera que de vuelta pierda valor el peso, o tomar deuda salir a pedir prestado".

Mirando esas variables, el panorama 2023 se ve oscuro, pero para Diez existe una luz de esperanza para intentar pasar el año de mejor manera más allá de lo que ocurra con la macroeconomía en un año electoral.

Wall Street tuvo su peor año desde 2008 y registró una caída de 10 billones de dólares

"Si una yo tuviera que hablarle a una persona que tiene un negocio y está pensando qué hacer en 2023 en Argentina, le diría que hay una luz de esperanza. Muchos estudios han demostrado que ganar el Mundial tiene una influencia positiva sobre el país", señaló el economista. 

Explicó que eso tiene que ver con que "gozas de una especie de prensa Mundial que hace que tu país sea un poco más conocido y que las exportaciones suban. La gente en el mundo comienza a mirar y ver qué hay en el país".

Esa vitrina que abre el fútbol, dijo, suma otro factor atractivo para quienes están afuera, porque "somos muy baratos" y los que vienen a pasear o invertir con una divisa fuerte tienen un cambio conveniente que aumenta el turismo y las ventas al exterior.

Según Diez, con estos factores, la clave 2023 va a estar en cuestiones como el turismo y las exportaciones. "Si yo tuviera un negocio orientaría mis inversiones a turismo o venta de productos y servicios para extranjeros", manifestó el economista.

Consideró que lo macro no es algo que las personas podamos cambiar, pero si se puede enfocar esfuerzos en lo que puede resultar más rentable.

En ese sentido, en Mendoza, donde el turismo es clave en el Producto Bruto Geográfico (PBG), se trata de una diagnóstico y una visión para tener en cuenta, apuntando a aprovechar la exposición de la Argentina como campeón mundial para atraer turistas y mostrar lo que se produce y que pueda resultar atractivo para el Mundo.

Esta nota habla de:
¿Qué vas a hacer con el ocio el fin de semana?