El CEM ponderó el superávit operativo de Mendoza logrado en 2023

De todos modos, los empresarios señalaron que la austeridad fiscal debe continuar, del mismo modo que la baja en los impuestos provinciales

Un informe realizado por el Consejo Empresario de Mendoza (CEM) analizó las cuentas públicas de los últimos 10 años, entre el 2013 y el 2023, en base a la información disponible en la página oficial del Ministerio de Hacienda.

En el documento indican que el Estado provincial cerró el 2023 con "un superávit operativo del 2,7% de los recursos corrientes, acumulando así tres años consecutivos de superávit y mostrando un escenario fiscal ordenado. En tanto, el ahorro corriente alcanzó el 15% de los recursos corrientes. Asimismo sugieren que todavía el Estado debe continuar achicando el gasto público, a la par que baja la presión tributaria para impulsar el empleo y la inversión.

"Toda iniciativa que ayude a racionalizar el gasto y hacerlo más eficiente, tal como el proyecto de una nueva ley de responsabilidad fiscal provincial o el proyecto recientemente enviado a la Legislatura que busca mayor eficiencia de la administración son aportes valiosos en esa dirección", señalan dándole un guiño positivo a la gestión de Víctor Fayad frente a Hacienda.


Estas son las conclusiones de acuerdo al punto analizado: 

Tamaño del Estado: Pese al proceso de ordenamiento fiscal iniciado en 2016, el tamaño del Estado en 2023 (21,2% del PBG) es casi el doble del de 2004 (11,7%) y similar al de 2013 (21,7%). Es decir, se requirió de 8 años de gestión para desandar el aumento observado entre 2013 y 2015. Considerando la última década, se distinguen 3 etapas: a) crecimiento sostenido del gasto entre 2013 y 2015, b) amesetamiento del gasto entre 2016 y 2019; c) reducción del gasto entre 2019 y 2023.

Presión tributaria provincial: El gasto público creciente derivó en un fuerte aumento de la presión impositiva provincial efectiva, que pasó del 3,2% al 7,9% del PBG entre 2004 y 2017, concentrándose el mayor incremento entre 2010 y 2014.

Desde 2017, este indicador inició una tendencia bajista, ubicándose en un estimado de 6,7% en 2023, duplicando el valor de inicio.

Recursos corrientes: Los recursos provinciales promediaron 49,7% entre 2013 y 2019, cayendo al 43,9% en el período 2020- 2023. Esta merma se originó en la menor presión impositiva provincial y en la limitada disponibilidad de instrumentos, en relación a la Nación, para hacer frente a la caída de recursos en pandemia. 

La participación de los recursos provinciales ha aumentado 2,4 p.p. entre 2020 y 2023. El 67% de los recursos provinciales provinieron de tributos (2013: 70%). El resto corresponde a recursos no tributarios que incluyen las regalías, de pobre desempeño, y otros conceptos. 

El impuesto a los ingresos brutos representa el 56% de recursos provinciales. En los 4 últimos años los recursos provinciales cayeron un 10,4% real y los recursos nacionales aumentaron 9,3%. Así, los recursos corrientes se contrajeron 0,7% entre 2019 y 2023. 

El primer bimestre de 2024 muestra una caída de los recursos corrientes de alrededor del 20% en términos reales, con una contracción del 21% de los recursos provinciales, que se suma a la caída de casi 19% de los recursos de origen nacional. En ese contexto, la correcta priorización y asignación del gasto, y el aumento de su productividad es fundamental para conservar el desempeño fiscal alcanzado.

Erogaciones corrientes: Las erogaciones corrientes alcanzaron los $ 941.604 millones en 2023, destacándose las partidas de personal y las transferencias a municipios, que concentran el 68% del gasto corriente. El gasto en personal, que representaba el 60,5% del gasto corriente en 2015, actualmente alcanza el 50,3%. Se observa también la menor incidencia de intereses y gastos de la deuda (2022: 4,2%), luego de haber alcanzado el 8% en 2018.

Empleo público: El empleo público provincial creció 9% entre 2011 y 2023, desde 103.423 hasta 112.742 cargos y contratos.

Desagregando por períodos, la dotación de personal creció un 9,7% entre 2011 y 2015, año en que alcanza el máximo, 113.437 cargos y contratos, y se redujo 0,6% entre 2015 y 2023. El indicador "agentes cada 1.000 habitantes" registra 55 agentes cada 1.000 habitantes en 2023, luego de alcanzar 60,2 en 2015, una reducción del 8,6%. El gasto en personal, que representaba el 59% de los recursos corrientes en 2013 y llegó al 65% en 2015, disminuyó al 43% en 2023.

Ahorro corriente: El deterioro del ahorro corriente, consecuencia de gastos corrientes que crecían por encima de los recursos corrientes, alcanzó su máxima expresión en 2015, al registrar un déficit de 7% de los recursos. A partir de 2016 cambió la tendencia y este indicador mejoró paulatinamente, llegando a un superávit del 15% de los recursos corrientes en 2023, el tercer mejor registro desde 2004.

Erogaciones de capital: Las erogaciones de capital promediaron 6,7% de los recursos corrientes entre 2013 y 2016 para crecer al 9,8% entre 2017 y 2019 y caer al 3,8% en 2020, en el marco de la pandemia. Desde entonces recuperó paulatinamente terreno hasta alcanzar el 12,4% de los recursos corrientes en 2023. 

En los últimos años, las erogaciones de capital representan una porción mayor de las erogaciones totales, y esto es posible con el mayor orden fiscal. 

La evolución de los trabajos públicos y las transferencias para erogaciones de capital fue dispar durante la década. Estas partidas, en conjunto, promediaron 5,7% de los recursos entre 2013 y 2015, cayendo al 3,8% en 2016. En 2017 comienza una recuperación hasta 2019, volviendo a caer en 2020. 

Desde 2021 crecen hasta alcanzar 7,6% en 2023. En este punto, resulta relevante conocer oportunamente el plan de inversiones al que se aplicarán los fondos recibidos por Portezuelo del Viento, que a la fecha alcanzan los USD 1.009 millones.

Resultado operativo: Mendoza terminó el año con superávit operativo por tercer año consecutivo, 2,7% de los recursos corrientes. El Estado provincial venía registrando déficits operativos desde 2009 (máximo déficit en 2015: 13,5% de los recursos corrientes). Desde 2016 se inició un camino para revertirlos, que se consolida con estos datos.

En resumen- explican- "la austeridad fiscal debe seguir y profundizarse, con un Estado enfocado en sus tareas indelegables y buscando mayores niveles de productividad, eficiencia y eficacia del gasto y la reducción de la presión tributaria al sector privado. Este trabajo debe enmarcarse en el cumplimiento pleno de la Ley de Responsabilidad Fiscal. El tamaño del Estado (provincial y municipal) no puede ser mayor al que puede financiar el sector privado." 

Y terminan diciendo "la austeridad fiscal es parte importante de la agenda de competitividad de Mendoza. Toda iniciativa que implique racionalizar el gasto y hacerlo más eficiente, tal como el proyecto de una nueva ley de responsabilidad fiscal provincial o el proyecto recientemente enviado a la Legislatura que busca mayor eficiencia de la administración son aportes valiosos en esa dirección"

Esta nota habla de:
Más allá de nuestros deseos de triunfo, ¿quién creés íntimamente que ganará el primer partido de la Copa América?