La paralización global por el covid-19 dejaría a 25 millones de personas sin trabajo

Así lo determinó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La reducción de la actividad económica y las restricciones en materia de circulación de personas afectan tanto al sector industrial como al de servicios.

De acuerdo con el pronóstico más grave que presentó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los efectos que tendrá la paralización global por la crisis del coronavirus covid-19, unas 24,7 millones de personas se quedarían sin empleo, mientras que en el escenario más favorable, esta cifra se reduce a 5,3 millones.

"A tenor de varios casos hipotéticos sobre los efectos del COVID-19 en el aumento del PIB a escala mundial, en varias estimaciones preliminares de la OIT se señala un aumento del desempleo mundial que oscila entre 5,3 millones (caso "más favorable") y 24,7 millones de personas (caso "más desfavorable")", publicó el organismo internacional recientemente.

Más allá de que esas estimaciones poseen un alto grado de incertidumbre, en todos los casos se pone de relieve un aumento sustancial del desempleo a escala mundial. A título comparativo, la crisis financiera mundial que se produjo en 2008-2009 hizo aumentar el desempleo en 22 millones de personas.

Por otra parte, cabe esperar que el nivel de subempleo aumente sustancialmente. "Como se ha constatado en crisis anteriores, es probable que los efectos adversos en la demanda de mano de obra conlleven amplios ajustes en materia de reducción salarial y de los horarios de trabajo, remarca también la OIT.

Asimismo, el informe hace hincapié en un eventual aumento del empleo informal. "Si bien las crisis económicas no suelen afectar en gran medida al empleo por cuenta propia, este pasa a constituir una alternativa para sobrevivir o mantener el nivel de ingresos, con frecuencia en la economía informal", estableció. 

"De ahí que el empleo informal sea proclive a aumentar al producirse una crisis. No obstante, las actuales restricciones en materia de circulación de personas y bienes podrían dificultar este tipo de mecanismo de supervivencia", agregó la OIT.

Los sectores más afectados

La reducción de la actividad económica y las restricciones en materia de circulación de personas afectan tanto al sector industrial como al de servicios. Según se desprende de datos recientes, el PBI del sector industrial en China disminuyó en un 13,5% en los dos primeros meses de 2020 y las cadenas de suministro a escalas mundial y regional se han visto afectadas adversamente.

El sector terciario, en particular las actividades turísticas, los viajes y el comercio minorista, son especialmente vulnerables. Según un análisis preliminar del Consejo Mundial para el Comercio y Turismo, se prevé una disminución de desplazamientos internacionales de hasta el 25% en 2020, lo que podría poner en riesgo millones de puestos de trabajo.

Cabe considerar también la posibilidad de que la cantidad de trabajadores en situación de pobreza aumente sustancialmente. La presión ejercida sobre el nivel de ingresos a raíz de la disminución de la actividad económica tendrá consecuencias devastadoras para los trabajadores que se encuentran por debajo del umbral de pobreza, o cerca del mismo.

Esta nota habla de:
Te puede interesar
En números: la abrumadora caída que sufriría el turismo por la crisis del coronavirus
Covid-19

En números: la abrumadora caída que sufriría el turismo por la crisis del coronavirus

Una agencia de la Organización de Naciones Unidas pronosticó cuánto dinero perdería la industrial del turismo internacional en 2020 debido a las restricciones mundiales para prevenir los contagios del coronavirus covid-19. Las peores estimaciones dan cuenta de una caída de 450.000 millones de dólares.