El "peaje" que cobran en Horcones a los chilenos que vienen a Mendoza

El ingreso a Argentina por el Cristo Redentor sólo está habilitado para casos especiales. Además, una vez que llegan al control de Horcones, deben pagar cerca de 10 mil esos.

El gobernador lo solicitó específicamente a la Nación, pero no tuvo respuesta al pedido de habilitar el ingreso de turistas a través del Sistema Integrado Cristo Redentor, el cual se encuentra cerrado al igual que el resto de los complejos ubicados en las fronteras terrestres del país. La intención de Rodolfo Suarez era reactivar el turismo apuntando a los vecinos chilenos, presentando el atractivo del conveniente tipo de cambio.

Por ahora sólo el AMBA tiene la posibilidad de reactivar el turismo y el resto de las provincias del país no sólo no pueden hacerlo, sino que además se encuentran con más trabas para atraer aunque sea a quienes tienen parientes en la provincia y pueden solicitar ingreso especial.

Eso porque aunque es mínimo, sigue habiendo movimiento en el complejo Horcones, pero para casos específicos de personas que pueden ingresar porque son argentinos, tienen residencia o son extranjeros que tienen parientes en el país. En este último caso se da una particularidad y es que a la declaración jurada y al PCR negativo que se solicita en la frontera, se le suma un cargo o un impuesto para permitirles el ingreso. Se trata del "desembarco provisorio", un canon que asciende a $9.000 y que se debe cancelar en el momento y en pesos argentinos, porque no acepta el pago en otra moneda o tarjetas.

Fuentes de Migraciones señalaron que el "desembarco provisorio" se utiliza en períodos normales para casos especiales de personas a las que -por ejemplo- les falta algún una documentación o tienen otro tipo de problema, por lo que se les permite ingresar pagando ese monto previa autorización del jefe de plaza del organismo.

En el caso de los extranjeros no residentes que están cruzando hoy, no se especifica por qué la razón del cobro y en el documento que se entrega se marca la opción "otros". El cobro se hará igualmente a todos los casos mencionados anteriormente, aunque tengan en regla toda la documentación que se solicita en un período normal. 

Por eso, la posibilidad de que por lo menos vengan chilenos que tienen familiares en Mendoza se hace aún más compleja porque, además del PCR, deberán sumar $9.000 como un impuesto por ingresar en un período de cierre de fronteras. Así, para las fiestas de fin de año será complicado que algún pariente o amigo quiera cruzar la frontera porque los costos se elevan.

Lo curioso, es que para el caso de los turistas que llegan a Ezeiza (único lugar autorizado para el ingreso por ese motivo), no está considerado el cobro de este monto y sólo se aplica si su destino está fuera del Área Metropolitana de Buenos Aires. Es decir, si un turista llega y en su declaración jurada indica que -por ejemplo- va a viajar a Mendoza, se le aplica el cobro del "desembarco provisorio". Así lo manifestaron a Memo algunos turistas que llegaron a Ezeiza y que al completar la declaración jurada indicaron que su rumbo era Santiago del Estero y se les aplicó el cobro del canon.

Así las cosas, mientras en en algunos lugares el Gobierno nacional avanza con aperturas y reactivación, en otros se ponen más trabas, incluso para tratar de avanzar con algo del ingreso de divisas que necesita el turismo y el comercio que en Mendoza está golpeado fuertemente.

Esta nota habla de: