Los tres principales ingresos económicos de Mendoza, en jaque

A los errores propios y la situación de parálisis nacional en materia de programa económico, se suman los problemas internacionales que condicionarán las actividades centrales que sostienen a Mendoza.

Periodista y escritor, autor de una docena de libros de ensayo y literatura. En Twitter: @ConteGabriel

La Argentina ve complicada su situación económica aun más de lo que estaba a raíz del contexto mundial. El coronavirus afectó centralmente al comercio, al nacer en un centro de importaciones clave para el mundo, como es China, pero además al expandirse por el mundo generando reacomodamientos de todo tipo.

A los codazos, países como Arabia Saudita y Rusia salieron a pelearle cartel a Estados Unidos y China como protagonistas y usaron al petróleo como arma. Hoy sigue cayendo el precio, con un efecto dominó sobre múltiples actividades.

Por prevención o por lo que sea que fuere, Donald Trump sumó protagonismo en el año en que se pone en juego su continuidad como presidente de la superpotencia: prohibió los vuelos desde Europa (salvo el Reino Unido) a su país. Con eso, paralizó el consumo de petróleo refinado, además de inyectarle al pánico una fuerte dosis de adrenalina que genera consecuencias incalculables.

La Argentina no podrá venderle a un mundo que no consume todo el grano que quería, entre otros productos y, además, si logra colocar sus productos, lo hará a menor precio. No habrá entonces recuperación de dólares genuinos, esos que hacen falta para ordenar las deudas y empezar a armar un plan propio.

En este análisis queda subyacente una situación que afecta a Mendoza, una provincia en donde no hay una economía autosustentable y muy dependiente de industrias en riesgo. Veamos cómo podría impactar la situación, para conocer, entonces, cuánto debe tomarse en serio la diversificación de la matriz productiva y su propia "independencia" de gestión, si es que algún día logra hacerlo:

1- El turismo, afectado notoriamente por la clausura en la circulación de personas por el mundo y, además, por la suspensión de los grandes eventos. Mendoza es precisamente una de las principales plazas de congresos internacionales del país.

2- La vitivinicultura no representa un aporte sustancial a la economía de Mendoza, aunque sí una bandera de su internacionalización. Habrá que ver si se sostiene el ritmo de exportaciones o si, frente a las circunstancias, aumenta el consumo interno.

3- El petróleo, el principal ingreso de Mendoza. Hay equipos parados y se prevé que haya una disminución del empleo, pero además, el precio internacional sigue en baja -como lo están demostrando a esta hora del jueves los mercados asiáticos- y afectará, a escala provincial: provocará menos regalías y menos recursos para funcionar.

A nivel nacional no hay idea en torno del camino que debe recorrer el país. Y se nota mucho. El contexto internacional y regional, con Brasil a punto de devaluar para quedar bien parado en el actual plano mundial, no ayudan. menos aun cuando la única esperanza siempre ha sido pedir perdón, patalear ante acreedores o gastar sin sentido. Nadie en el mundo nos cree nuestra pobreza real, y más bien ven a la Argentina como un lugar de vivarachos al que habrá que darle bolilla recién después de tratar de arreglar los graves asuntos que afectan a los países centrales..

Esta nota habla de:
¿Qué vas a hacer con el ocio el fin de semana?