La "guerra del vino" amenaza con una extensa serie de combates y Fecovita teme el daño colateral

Fecovita se enfrenta a nuevas denuncias de sus exsocios españoles de Iberte e imputaciones por parte de la Justicia. Mientras las acciones se extienden en el tiempo, el mayor exportador de vinos de la Argentina es perjudicado en su imagen y credibilidad, junto a 29 cooperativas y 5 mil productores. ¿Quién tiene razón?

El mayor exportador de vinos del país, Fecovita, enfrenta una batalla judicial contra sus socios en Evisa, una empresa de comercio exterior de vinos que conformó con una socia española, Iberte, que teme que tenga consecuencias colaterales, más allá de que se gane judicialmente, cosa que está por verse.


Fecovita asegura que continúan las operaciones en contra de la entidad

Es que el cruce de denuncias mutuas es desproporcionado: la española Iberte, representada por el expresidente del INV y dirigente del peronismo mendocino Guillermo García, casi no figura en el mapa mundial vitivinícola ni pueden encontrarse en la red referencias a su actividad.

Mientras que Fecovita es perjudicada por cada golpe, al ser una federación de cooperativas y en donde la confianza es un valor fundamental.

De todos modos, la "guerra del vino" pasó a una instancia superior en beligerancia, ya que siete integrantes de su comisión directiva fueron denunciados ahora por supuesta falsificación de los balances y los imputados ya fueron citados por la Justicia, aunque usaron su derecho  negarse a declarar.

Ahora imputaron por balances falsos a directivos actuales y anteriores de Fecovita

Ya desde el principio del conflicto se visualizó que Iberte buscaría hacer caer al "gigante" vitivinícola generando desconfianza, que Fecovita resistió con una asamblea en la que se buscó consolidar el respaldo de las bases. Recurrieron también al gobernador Rodolfo Suarez y a la Legislatura, ya que si resultara perjudicada, ya sea por denuncias verdaderas o mentirosas, el perjuicio llegaría a 29 cooperativas de productores y alrededor de 5.000 viñateros. Temían que el Banco Nación les cortara la relación ante las versiones de una cesación de pagos que no pudieron probar los denunciantes.

Iberte jugó fuerte: primero pidió la quiebra, lo que generó la primera ola de rumores hasta que la comisión directiva dio la cara y contó su posición. La Justicia de Mendoza desestimó ese pedido y no declaró la quiebra, pero la repercusión de la denuncia logró otro objetivo para los adversarios de Fecovita: su peso en el comercio vitivinícola internacional llevó la especulación a diarios de todo el mundo, con el consiguiente desprestigio y generación de desconfianza.

Durísima solicitada de los imputados por "estafa" tras rechazarse su denuncia contra Fecovita

Tras esos hechos, Iberte pagó una solicitada en el diario Los Andes de una página entera, en la que acusó a todos los sectores institucionales de "jugar para Fecovita", a pesar de los cuestionamientos legales a su relación conflictiva.

Iberte reclama el pago de US$26 millones a Fecovita, por un anticipo de crédito destinado a producción, que el grupo de cooperativas no cumplió. Esta falta develó que la firma mendocina habría utilizado esos fondos para cubrir problemas de déficit. Pero a su vez Fecovita también reclama fondos a Iberte de su fallida relación con Evisa, en la que acusó a la compañía española de robarle clientes en el exterior, entre otras cosas.

El fiscal Flavio D'Amore resolvió acusar a Eduardo Sancho, Marcelo Federici, Rubén Panella, Jorge David Irañeta, Eugenio Portera, Roberto Vázquez e Hilda De Vaieretti por el delito en "prima facie" de autorización, certificación y publicación de balances falsos, correspondientes a los dos últimos ejercicios contables.

La escalada continuará y por largo plazo, por lo que dos conducciones de Fecovita desfilarán por la Justicia mientras su marca enfrentará riesgos incalculables en medio del proceso.

Esta nota habla de:
Este Día del Padre se festeja...