México enseña por qué sí hay que abrir fronteras al turismo

Lo que pasa en México es unn ejemplo claro de cómo las fronteras abiertas permiten que las actividades sigan vivas y, con ellas, el empleo y la independencia de los caprichos o decisiones de grupos políticos que quieren controlarlo todo. Que Mendoza se abra es mucho más que eso: es una oportunidad de no sucumbir.

Hay fronteras que son mucho más que eso: son la oportunidad del ingreso de dólares genuinos a la economía, un salvavidas fundamental para la independencia comercial en países como la Argentina, con una moneda absolutamente depreciada, y un sistema político al que no le molesta (y de hecho, promueve) la sumisión de los sectores a la ayuda del Estado.

México, con una gestión de la pandemia similar de zigzagueante y criticada de igual modo que la que encabeza Alberto Fernández en la Argentina, tomó la decisión sabia de abrir los límites fronterizos al ingreso de turistas estadounidenses.

Los datos que hoy publica El Economista en ese país son tajantes. La creciente llegada de turistas de Estados Unidos a México, sin ningún tipo de restricción, ocasionó que durante junio se captaran 1,977.9 millones de dólares por concepto de divisas, con lo que se superó en 0.1% la cifra de igual mes del 2019, y también fue la primera ocasión que se rebasan los datos prepandemia del covid-19, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Qué implica el fin de la alerta sanitaria en Mendoza: las 3 nuevas medidas

Durante el mismo mes, arribaron3.121.312 turistas internacionales, lo que significó una baja de 20% respecto a junio de hace un par de años (la caída de mayo fue de 23.2 por ciento).

En junio, el gasto promedio que realizaron los turistas internacionales creció 59.5%, respecto al 2019, al pasar de los 253,7 a los 404,8 dólares, con base en los datos reportados este martes en las encuestas de viajeros internacionales.

Sin embargo, el mismo indicador de las personas que llegaron a visitar algún atractivo por vía aérea, segmento que representan el 84% de los ingresos totales, se incrementó a un menor ritmo: el 24,2%, al subir de los 912,9 a los 1.134,1 dólares.

Por qué a Mendoza la complica una prueba piloto turística con cuarentena

Allí, un ejemplo claro de cómo las fronteras abiertas permiten que las actividades sigan vivas y, con ellas, el empleo y la independencia de los caprichos o decisiones de grupos políticos que quieren controlarlo todo. Que Mendoza se abra es mucho más que eso: es una oportunidad de no sucumbir.

Esta nota habla de:
¿Cuál es el futuro del Partido Verde en Mendoza?