La odisea de encontrar una vivienda para alquilar en Mendoza y los motivos de este problema

Buscar una casa o un departamento con la intención de mudarse para vivir allí, hoy es una tarea muy difícil en la provincias. Corredores inmobiliarios locales aseguran que la situación es crítica. Un panorama completo, a partir de la nueva ley de alquileres.

A casi siete meses desde el día en el que entró en vigencia la nueva ley de alquileres, corredores inmobiliarios de Mendoza aseguran que el sector está pasando por un momento gravemente crítico. Es que no sólo afirman que la nueva normativa lejos de traer beneficios, ha perjudicado a propietarios e inquilinos, si no que también señalan que el congelamiento en el pago de los alquileres (definido por DNU) ya es insostenible.

En diálogo con Memo, referentes del sector coincidieron en que el panorama actual es crítico y en que el pronóstico 2021 es aún peor. Tanto Estanislao Puelles, presidente del Colegio de Corredores Públicos de Mendoza, como Roberto Irrera, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza, fundamentaron los motivos por los cuáles consideran que la nueva normativa ha perjudicado seriamente al sector.

Desde lo técnico, cabe recordar, que el 1 de julio de 2020 comenzó a funcionar la ley de 27.551, que se popularizó como ley de alquileres. Entre los cambios centrales que introdujo, respecto a la anterior, está por un lado que el plazo mínimo de la locación de un inmueble es de tres años (antes, era de dos) y, por otro, la forma en la que se actualiza la renta que deben pagar los inquilinos.

Índice mentiroso y prórroga eterna, combinación explosiva

"El índice para la actualización anual de los precios estará conformado en igual medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que debe ser elaborado y publicado mensualmente por el Banco Central (BCRA)", detalla el sitio oficial del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación.

He allí, justamente, el primero de los inconvenientes que aparecen. "Peor no se puede estar. Estamos en la ante sala del colapso de la oferta de alquileres. Con la nueva ley hubo un intervencionismo del Estado abrupto, sobre todo en lo que hace a la actualización de la renta, que es a partir del promedio que da el BCRA, con un IPC totalmente mentiroso porque nadie cree que la inflación fue del 36% el año pasado. Si sacás los congelamientos llegó al 60%", expresó Puelles.

Alquileres: once claves de la tercera prórroga del congelamiento de precios

Con esto, profundizó el presidente del Colegio de Corredores Públicos, se generó una incertidumbre tal que muchos propietarios pusieron a la venta sus inmuebles. "Prefieren hacerse los dólares y no alquilar más. A todo esto se suma el congelamiento de los alquileres con el DNU del presidente. En el primero estuvimos de acuerdo, incluso salimos apoyarlo. Pero ahora ya no, vamos a llevar más de un año con los alquileres congelados", remarcó quien también es vicepresidente del Consejo Federal de Colegios Inmobiliarios (Cofesi).

En la misma línea, desde la Cámara Inmobiliaria de Mendoza indicaron que el perjuicio es para el inquilino y para el propietario. "La ley dice que no se puede incrementar más de una vez por año, encima congelás los alquileres. Lo peor es que hay confusión, gente que cree que el congelamiento significa no pagar nunca el alquiler y no es así. Se están endeudando y lo desconocen", aseguro Irrera.

También criticando que el aumento dependa del BCRA, quien se desempeña además como vicepresidente de la Federación Inmobiliaria de la República Argentina, recordó cómo hacían anteriormente para determinar los incrementos. "Trabajamos con las paritarias antes; si los sueldos aumentaba el 30%, subíamos el 25% anual los alquileres, acompañando la situación de los propietarios", explicó.

En tal sentido, Puelles marcó que es la primera vez en los últimos años que los alquileres aumentaron más que la inflación e incluso que los salarios. Para graficar sus dichos, el corredor inmobiliario dio números específicos: "En 2018, con una inflación de 47%, los alquileres aumentaron un 25%; en 2019, con una inflación de 43%, aumentaron un 30% y en 2020, luego de la ley de alquileres, con 36% de inflación -que no cree nadie-, llegaron a aumentar el 45% en Mendoza y el 60% en Buenos Aires".

No se consigue alquiler

Así, para aquellos que este verano 2021 están buscando una casa o un departamento para alquilar y poder vivir, lo que queda con este panorama descripto es desearles mucha suerte. "Casi no hay casas ni departamentos para alquilar. Este tipo de normas surgen cuando el gobierno no puede resolver una situación de fondo como es la inflación. Estamos apostando a que la gente que pueda construir o comprar lo siga haciendo. Porque la única forma de bajar los alquileres es aumentar la oferta", aseguró Roberto Irrera.

Este es el texto completo de la nueva ley de Alquileres

Además, el empresario inmobiliario reflexionó acerca del rol del Estado en todo este tema. "Si yo como gobierno no puedo bajar la inflación, no puedo hacer al inquilino propietario (hay déficit habitacional cada vez mayor), debo dejar que el privado lo haga. Porque además, el privado no busca rentabilidad en el alquiler, busca proteger su capital", aseguró el titular de la cámara.

"El gran problema que tenemos las inmobiliarias es que no tenemos oferta para brindar, no hay propiedades para alquilar. A mí me entra un departamento en alquiler y en tres días lo alquilo, lo que hace 20 años no pasaba. Había mucha oferta antes. Hay una restricción muy grande y lo peor es que es una fija. Todos los colegas están en la misma, sin productos para ofrecer a los clientes", cerró Puelles con desesperanza. 

Esta nota habla de:

Tenés que saberlo