La oferta de alquileres cayó un 35% en Mendoza y se siente el golpe de la nueva ley

El Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza implementó una calculadora que permite a los inquilinos conocer el ajuste que tendrán si tienen que renovar el monto de sus contratos.

Tras los dos primeros meses en los que la actualización de alquileres se realiza en base a Índice para Contratos de Locación (ICL), el cual quedó establecido en la Ley de Alquileres, el panorama es complejo para quienes deben actualizar el monto que pagan y también para quienes buscan un nuevo alquiler.

El impacto de la normativa que, en teoría, iba a mejorar las condiciones para los inquilinos, pegó fuerte en julio y ahora también en agosto, para todos quienes deben actualizar el monto de contratos que se firmaron a partir de julio del año pasado.

El índice de contratos que calcula el Banco Central de la República Argentina (BCRA) llevó a una actualización en torno al 41% y 42% en julio, mientras que en agosto los aumentos están entre el 45% y el 46%.

Según datos del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza, no sólo se siente el efecto en el aumento promedio de los contratos tras el primer año de los tres que tienen de vigencia, sino que también en la dificultad para encontrar viviendas por la falta de oferta de inmuebles para alquilar.

Estanislao Puelles Millán, titular del Colegio, dijo que hoy en Mendoza hay un 35% menos de inmuebles en oferta por efecto de la ley. Esas casas o departamentos que ya no están en alquiler se trasladaron a las ventas.

"Los inquilinos están muy complicados y disgustados con esta ley", dijo Puelles Millán, en relación al impacto que tuvo la ley en los inquilinos.

El representante de la entidad inmobiliaria, destacó que el cambio en el porcentaje de la actualización es día a día, porque depende del índice que mide el BCRA y que está presentado en términos que no es fácil de entender por toda la población.

Por esa razón, el Colegio creó una calculadora que permite saber el monto en que se debe actualizar el contrato de alquiler, dependiendo de las fechas en las que se firmó el contrato. 

Por ejemplo, de acuerdo a la calculadora, un contrato firmado el 1 de agosto del año pasado por $16.000, al ser actualizado el 1 de agosto de 2021 pasó a significar un desembolso de $23.129.

El aumento fue de más de $7.000, muy por encima de lo que hubiera sido un alquiler en tiempos en que la ley no fijaba las subas. El panorama es complicado y desde el sector ven pocas opciones que mejore, especialmente con el aumento de la inflación y los pronósticos que indican que será cercana al 50%.



Esta nota habla de:
¿Cuánto debe ganar un senador nacional?