Tras la polémica, lanzaron la licitación del gasoducto Néstor Kirchner

A principio de semana renunció el funcionario que estaba a cargo del proyecto.

La empresa Energía Argentina realizó hoy el llamado a Licitación Pública para la construcción del gasoducto Presidente Néstor Kirchner, una obra estratégica que permitirá ampliar en un 25 por ciento la capacidad del sistema de transporte de gas natural y ayudará a desarrollar la producción creciente en el yacimiento Vaca Muerta.

El anuncio se realizó luego de que el lunes renunciara el titular de la unidad ejecutora del proyecto, Antonio Pronsato, que no explicó los motivos de su renuncia, aunque se especula que fue debido al retraso de la obra.

Tras su salida, todas las miradas apuntaron a Federico Basualdo, principal referente de La Cámpora en materia energética.

El ducto tendrá una extensión de 563 kilómetros entre la localidad neuquina de Tratayén y la bonaerense de Salliqueló, atravesando Río Negro y La Pampa, informó la compañía en un comunicado.

El proyecto también incluye obras complementarias como el gasoducto Mercedes-Cardales, las que forman parte del Plan Trasnport.Ar.

Esta convocatoria a licitación se enmarca dentro de las acciones que realiza Energía Argentina a partir del Decreto 76/2022.

A partir de la norma se pudo avanzar en la provisión de cañerías, estudios de impacto ambiental, y procesos para adquisición de bienes complementarios para la puesta en marcha del gasoducto.

El presidente de Energía Argentina, Agustín Gerez, manifestó que "sigue adelante el proyecto de transformación que marcará el rumbo del país para los próximos 25 años".

Asimismo, destacó que "la construcción de este gasoducto se encuadra en la recuperación que transita la Argentina y estamos orgullosos de ser parte de la construcción del futuro asumiendo esta tarea con responsabilidad y dedicación".

Gerez expresó que "el proceso licitatorio prevé su culminación durante agosto de 2022, cumpliendo así con los cronogramas originalmente establecidos".

Esta nota habla de:
¿Hay que prohibir el uso de celulares en las aulas?