Así se ve el área en la que se impulsará la exploración minera en Mendoza

Malargüe Distrito Minero Occidental contempla una zona de más de 20.000 kilómetros cuadrados ubicados en el sector cordillerano y centro sur del departamento sureño.

Mientras en la Legislatura comienza a discutirse el nuevo Código de Procedimientos Mineros, en las oficinas de Impulsa Mendoza se trabaja ultimando los detalles para reunir todos los datos necesarios para presentar el Informe de Impacto Ambiental de Malargüe Distrito Minero Occidental (MDMO).


Minería: comienzan a despertar los opositores de las calles y los de las sombras

La compañía, que en el nuevo esquema minero provincial tendrá un rol muy importante, fue la encargada de realizar todos los estudios que comprende al distrito que -hablando de minería- tiene una forma parecida a la de Chile, pero con un giro de 180° y siempre con la cordillera cuidando la espalda.

La zona, que cuenta con una superficie de 2.022.976 hectáreas, contiene 703.432 hectáreas con propiedades mineras, lo que se traduce en un 34,77% del total de la zona que abarcó el estudio ambiental. Considerando que el impulso minero apunta al cobre, en la zona serían unos 70 los proyectos que tienen distintas etapas de estudios. 

Es justamente en esa etapa que se encuentra Impulsa Mendoza, la definición de la cantidad de proyectos que incluirá el Informe de Impacto Ambiental que se ingresará en la autoridad ambiental y que esperan sea aprobado para llegar a la ratificación legislativa a mitad de año. Es un desafio importante, porque buscarán aprobar la exploración para toda la zona en análisis.

El distrito contempla, como se ve en la imagen inferior, el sector cordillerano y centro sur del departamento de Malargüe, dejando fuera del desarrollo minero a las reservas que existen en la zona. Se tuvo especial cuidado con zonas como La Payunia y la laguna de Llancanelo.

En el Ejecutivo destacan que en la zona no hay competencia y se puede convivir con otras actividades productivas y -además- se hicieron relevamientos de todos los puestos y pueblos originarios que existen en la zona.

El listado de estudios realizados se contempla aspectos necesarios para determinar la viabilidad de un proceso de prospección y exploración teniendo en cuenta temas como glaciares, humedales, comunidades, paleontología, arqueología y espeleología, entre otros. También se sumaron análisis del uso y fuentes de agua.

Un punto específico tiene que ver con las capacidades de recarga del sistema y simultaneidad del proyectos, un tema que cobra especial relevancia tras el fallo de la Corte Suprema de Catamarca sobre proyecto de litio, el cual -en cierta forma- respalda de manera indirecta este trabajo específico territorial. En lo concreto, se hizo un mapeo que permite definir zonas de menor y mayor sensibilidad ante el desarrollo de proyecto que eventualmente requerirán planes de manejo específicos.

El Distrito Minero Malargue Occidental contempla las zonas con mayor potencial geológico, especialmente de cobre, a partir de los datos que existen y de lo que se podría encontra en la continuación de la faja geológica que alimenta los grandes yacimientos de cobre que hoy producen la mayor cantidad de cobre del mundo en chile. 

Muchos de estos proyectos que ya fueron identificados y estudiados en el pasado. Tal como confirman los geólogos que más conocen la zona, el mineral de la zona es sulfurado y -por lo tanto- no debería tener choques técnicos con la Ley 7.722. Por eso, con una DIA para todo el distrito, en el Ejecutivo esperan reducir también el impacto del artículo 3° de la ley antiminera, referido al aval político.

El fallo de Catamarca y MDMO

La semana pasada la actividad minera de Catamarca recibió un fuerte golpe. La Corte Suprema de esa provincia ordenó frenar nuevos proyectos de litio y no emitir más declaraciones de impacto ambiental. La cuestión que reclama la Justicia, ante diferentes demandas y recursos interpuestos, es que se avanzó en la extracción y el desarrollo de proyectos de litio "sin el debido estudio de impacto ambiental acumulativo e integral".

Aunque en Mendoza el potencial es de cobre y no de litio, el fallo puede ser un buen argumento en el proceso que tendrán que llevar adelante, especialmente en la Legislatura, para lograr el aval de lo que esperan sea una Declaración de Impacto Ambiental para todo MDMO.

Esto, porque justamente uno de los trabajos que se realizó en este proceso de análisis de todo el distrito que busca impulsar el Ejecutivo, es medir el impacto de varios proyectos desarrollándose de manera simultánea en un área específica. A partir de la cantidad de áreas en cada sector, se midió el nivel de recarga que tendría el distrito en sus puntos con mayor concentración de propiedades mineras. En términos simples, y con las diferencias técnicas, lo que hizo Impulsa en Mendoza, es lo que estaría pidiendo la Corte en Catamarca.

Ante el boom del litio en Catamarca llegaron muchas inversiones para explorar y desarrollar proyectos, por lo que se concentraron muchos trabajos en simultáneo. Sin embargo, en Mendoza no se prevé que eso suceda con el cobre, porque el escenario es diferente y un resultados muy positivo sería siempre recibir inversiones en etapas y no con una alta concentración simultánea. A diferencia del litio, para el caso del cobre las inversiones son más altas y más largas en el tiempo, por lo que el mercado es más complejo.


Esta nota habla de:
¿En dónde hacés rendir tu plata?

Tenés que saberlo