Expectativa laboral en España por la posibilidad de que Tesla construya una planta allí

Valencia se transformará en el gran centro de la industria española del automóvil. La región contará con la planta de baterías de Volkswagen, que entrará en funcionamiento en 2026, y con la planta de Ford Almussafes, que a mitad de década comenzará a ensamblar coches eléctricos. Esto se suma a la llegada de Tesla, el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo, que el año pasado inauguró su primera planta en Europa, en Berlín.

La información de relevancia hoy en España apunta a que Tesla fabricará vehículos eléctricos en esa nación europea. La compañía estadounidense está negociando con la Generalitat Valenciana para levantar una planta de ensamblaje de coches en el área metropolitana de Valencia, según confirman fuentes conocedoras de la operación al suplemento económico CincoDías. El gobierno valenciano ha firmado un contrato de confidencialidad con la compañía dirigida por Elon Musk, se ha negado a hacer comentarios al respecto.

Este miércoles, el diario Levante-EMV adelantó (sin dar el nombre de la compañía) que una multinacional invertiría más de 4.500 millones de euros. Fuentes conocedoras del proceso, si bien no especifican la cantidad, señalan a este periódico que la cifra podría ser notablemente superior y que será mayor que la que el grupo VW hará en Sagunto para levantar su planta de baterías. Allí, el consorcio alemán informó de que gastará 3.000 millones para hacer una gigafactoría de 40 GWh, ampliables a 60 GWh. En ese último caso, la suma ascendería a 4.500 millones, tal y como figura en la iniciativa presentada a la Generalitat Valenciana por parte de la empresa Power Holdco, perteneciente al grupo VW.

Tesla era de una de las varias multinacionales con las que dialogaba el gobierno valenciano para que aterrizaran en la región. El pasado 19 de mayo, Ximo Puig, presidente de la Generalitat, había señalado en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea que su ejecutivo mantenía abiertas negociaciones "al más alto nivel" con diez grandes compañías para que se instalasen allí, que podrían suponer una inversión de 24.400 millones de euros y la creación de 43.000 empleos directos.

El sector del automóvil valenciano se mantuvo completamente ajeno a estas conversaciones, pero celebró en un comunicado la existencia de dichas negociaciones con una multinacional del motor. "Si se confirma una inversión de este calado, el sector estará a disposición de la empresa que haya elegido la Comunitat Valenciana para su destino", aseguró el miércoles el presidente del clúster de automoción valenciano, Francisco Segura.

De confirmarse (las conversaciones con la empresa "están muy avanzadas", reconoció ayer la Generalitat, cuando todavía no se sabía el nombre de la compañía), Valencia se transformará en el gran centro de la industria española del automóvil. La región contará con la planta de baterías de Volkswagen, que entrará en funcionamiento en 2026, y con la planta de Ford Almussafes, que a mitad de década comenzará a ensamblar coches eléctricos. Esto se suma a la llegada de Tesla, el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo, que el año pasado inauguró su primera planta en Europa, en Berlín.

Si se toma como referencia la factoría berlinesa, anunciada en 2019 e inaugurada en marzo del 2022, allí la compañía dirigida por Elon Musk invirtió unos 5.000 millones de dólares (unos 4.661,8 millones de euros al cambio actual). Allí, el fabricante tiene capacidad para ensamblar 500.000 vehículos eléctricos anuales. Valencia sería su segunda fábrica en el Viejo Continente.

En 2022, Tesla fue el mayor vendedor de coches eléctricos del mundo, con 1,31 millones de unidades entregadas, lo que supuso un avance del 40% respecto al ejercicio precedente. La automovilística se sitúa así muy por delante de competidores como el grupo Volkswagen, que en ese año vendió 572.100 vehículos eléctricos en todo el mundo, con un crecimiento del 26%.


Esta nota habla de:
¿Cuál es el futuro del Partido Verde en Mendoza?