Hoy saldremos nuevamente

El "pobrismo nos hunde", la venalidad de funcionarios mata y nos avergüenza ante el mundo, nos quita dignidad como país, escribe Leonor Sinay al convocar al banderazo de este domingo.

Leonor Sinay

Este domingo debemos salir nuevamente con la bandera en alto haciendo que las bocinas de nuestros autos lleguen a atronar la aparente calma de la Residencia Presidencial y de la casa de la señora Vicepresidenta.

Que el viento lleve al gobierno nuestras voces cuando cantemos el Himno Nacional pidiendo cada vez con más angustia libertad y seguridad porque las estamos perdiendo día a día y no poco a poco.

Un poder que nos va empobreciendo cada vez más habla con desprecio de la clase media y se olvida que él es el presidente de todos los argentinos.

Nuestros ancestros fueron la simbiosis del gaucho que dejó el campo cuando lo alambraron y se fue a la ciudad, cubrió la camiseta con el lengue, bailó tango en las esquinas y habitó el conventillo junto a los inmigrantes que venían con la conciencia de que sólo se progresa con esfuerzo. Formó familia con ellos y aceptó trabajar en las fábricas y así fue surgiendo nuestra clase media, esa que dejó el conventillo y levantó poco a poco la casa propia, envió sus hijos a la escuela porque comprendió que sólo la educación nos haría libres y tuvimos la Ley 1420, sabia y verdaderamente progresista. Y así, gracias al mérito del estudio, tuvimos "m´hijo el dotor" o m´hijo el ingeniero o el bioquímico y el técnico de la fábrica y el productor que hizo grande el campo y pudimos exportar.

Todo eso es mérito, mérito al esfuerzo del cual nuestro presidente habla con desprecio y llama no sé si con sorna "la meritocracia".

También tenemos pobres, muchos pobres y clase media empobrecida por malos gobiernos. Pobres a los que se quiere comprar con dádivas en lugar de trabajo, aparentando paternalismo. Es muy simple. Eso hará que coman de su mano. Serán votos , pero es también humillación.

Se equivoca doctor Fernández: No haga que el pobre pierda la dignidad viviendo de dádivas, elévelo a la categoría que le corresponde y no le de unos bonos que cada día le alcanzan para menos y ofenden su calidad de tal.

Déjelo crecer, que llegue a ser clase media y se enorgullezca de serlo porque es la que le pone el hombro al país y si llega a ser rico, muchos pobres han llegado a serlo, enhorabuena si ha sido de forma honrada. Con ellos, con todos nosotros, Argentina no será un país que viva de préstamos, porque con esfuerzo, sin despreciar el "progreso" haremos nuevamente una Argentina fuerte y grande, lejos de esta Patria que llora sumergida cada día más, soportando la usurpación de campos (acto que usted por un lado rechaza pero por otro considera como algo interesante).

No es favoreciendo la pobreza como se hace fuerte un país. Mire cómo quedó la ubérrima Venezuela con esos gobernantes que usted y sus leales admiran tanto.

No queremos llegar a ese estado.

Abra escuelas, universidades, eleve el presupuesto para educación e investigación . Evite que las fábricas cierren, que los capitales emigren, los negocios bajen las persianas.

Esfuerzo intelectual, capital y trabajo hacen fuerte un país. Lo fuimos, Podemos volver a serlo si no hay defraudaciones y estafas millonarias, si la justicia cumple su rol y no se vende.

El "pobrismo nos hunde", la venalidad de funcionarios mata y nos avergüenza ante el mundo, nos quita dignidad como país.

Tenemos todo para ser grandes, nos hace falta solamente lo que podríamos llamar La Piedra Basal: buenos gobernantes.



Leonor Sinay

DNI 0 809110

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Esas chicas en tetas

Esas chicas en tetas

¿Por qué nos agrede, incomoda o irrita cuando las mujeres exponen sus cuerpos sin buscar gustar o provocar a nadie y no nos molesta cuando vemos esos mismos cuerpos en programas televisivos sexualizados y presentados para generar televidentes?