Manuel Pereyra: No se puede cambiar Mendoza sin cambiar la Argentina

Manuel Pereyra es estudiante de Ciencias Económicas y ajedrecista. No se quiere ir del país.

Cuando se me pidió imaginar a Mendoza dentro de 30 años, algo que nunca había hecho, me puse a pensar en las ideas y los cambios que se pueden aplicar o impulsar para mejorar nuestra maravillosa provincia. Y caí en la cuenta de que no se puede cambiar a Mendoza sin cambiar conjuntamente a la Argentina, ya que Mendoza depende en gran medida del gobierno nacional.

Teniendo en cuenta esto, yo sueño con un país en donde las personas sean libres, libres para tomar decisiones, libres de cometer errores, libres para emprender y libre para pensar y soñar en un futuro dentro de este fantástico país, porque yo creo que el verdadero remedio para la mayoría de los males que afligen a la Argentina no es otro que la libertad, libertad ilimitada y completa, libertad en todos los campos de la acción humana; esto es lo que yo entiendo por una sociedad moral y con futuro.

No tengo pensado irme del país ya que tengo esperanza, esperanza en los argentinos, esperanza en que se darán cuenta que para que la Argentina tenga un futuro debe de seguir el camino de la libertad, no volver a repetir los mismos errores una y otra vez. 

Pero para que eso suceda, para que los argentinos se den cuenta de que Argentina puede tener un futuro brillante, debe haber gente que se los muestre y los guíe por el sendero de la libertad, es por eso que me quedo, pese a todos los problemas, en este país. Mi país.

EL AUTOR. Manuel Pereyra es estudiante de Ciencias Económicas y ajedrecista.

Esta nota habla de:
¿Argentina debe tomar partido activo en el conflicto del Medio Oriente?