Tarea 1: convencer a la sociedad de cambiar la Constitución, antes que a la política

La política juega con cartas que todos conocemos: al que le conviene, apoya los cambios; quien cree que no podrá sacar mayor tajada, los bloquea. Cambiar la vieja Constitución es una oportunidad real para hablar a fondo de los temas pendientes de Mendoza.

Empieza un debate interesante en Mendoza: la reforma de la Constitución. Sin dudas, es algo que está esperando a que la dirigencia y los mendocinos se animen a avanzar, habida cuenta que el actual "modelo", que data de 1916, falla en mecanismos aplicables al Siglo 21 o al revés, obliga a mirar los temas con ojos del Siglo 19.

Es verdad que hay un enamoramiento con la Constitución vigente que puede tener una alta dosis de espacio de confort de los sectores dirigenciales,  o de simple desgano por afrontar discusiones, debates actualizadores o de mirar a fondo la realidad. En todas las ocasiones en que se planteó el aggiornamento hemos terminado en la pachorra de no hacer nada.

Se alegará que "hay otras urgencias" y por supuesto, aparecerán los que digan que "todo tiempo pasado fue mejor". Pero el mundo está por delante y hay que avanzar conservando lo bueno y agregando lo que falta para que todavía tengamos una mejor herramienta institucional.

También será difícil que la política se interese en recortarse atribuciones y poder, ya que le tocará a la Legislatura decidir, por ejemplo, sobre eliminar una de sus cámaras: fuerte. ¿Se animará? ¿Los partidos harán de esto un juego electoral o pensarán en el fondo de la cuestión?

Líderes son los que logran movilizar a las sociedades hacia un objetivo que no está en sus agendas todavía, y no aquellos que solo se animan a hacer lo que ya saben que tiene respaldo social: para eso solo basta leer una encuesta semanal, y listo.

Ahora, para que sea útil el cambio, es importante que se discuta qué hacer con datos duros y que con un juego de sensaciones. Allí radica la sustancia de la transformación institucional en positivo. Caso contrario, no pasará de ser una operación marketinera que, como en los otros intentos, puede quedar en el camino por volar bajo y no captar la atención de la ciudadanía.

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Teletrabajo: más datos que indican que Argentina se apresuró en regularlo

Teletrabajo: más datos que indican que Argentina se apresuró en regularlo

Mientras en Argentina se aplicó una serie de preceptos de legislación laboral del siglo 20, sin atender el potencial creador de empleo de una libertad de teletrabajo, el BID recién empieza a recoger experiencias para poder tener un diagnóstico serio y recomendar legislación a futuro.
Mente sana en cuerpo sano: una sociedad saludable

Mente sana en cuerpo sano: una sociedad saludable

El Senado le dio aprobación al proyecto de Daniela García y crea el Programa de Capacitación en Prevención de la Violencia en el ámbito de las instituciones deportivas de la provincia de Mendoza. Aquí la legisladora cuenta los detalles.
Cuál es el tamaño del miedo al coronavirus
Resultado de una encuesta

Cuál es el tamaño del miedo al coronavirus

Para Jorge Giacobbe la sociedad sigue acatando las determinaciones del Gobierno, aunque va cayendo la imagen de quienes están al frente de las medidas coyunturales, que aparecen como paternalistas (para bien o mal) indecisos, contradictorios o bien, autoritarios, según el sector de la sociedad al que se le consulte.
139 días: Algo no me cierra (2)
Carlos E. Abihaggle

139 días: Algo no me cierra (2)

El análisis de Carlos Abihaggle sobre cómo actuamos ante la pandemia, en una segunda mirada tras su primera advertencia: "Algo no me cierra".
Audio viral: por qué Pergolini trató de "imbéciles" a los legisladores que aprobaron la Ley de Teletrabajo
Críticas

Audio viral: por qué Pergolini trató de "imbéciles" a los legisladores que aprobaron la Ley de Teletrabajo

El periodista realizó su descargo durante el programa radial, Maldición, va a ser un día hermoso. "Contratás a alguien para teletrabajo y hay que hacerlo en relación de dependencia. Una persona que podría haber tenido la oportunidad de dos, tres trabajos cortos, sencillos, con nuevas metodologías, los llevamos a prácticas de los 60, los 70", opinó Pergonili. Y fiel a su estilo ironizó: "Quiero felicitar a todos los tarados del Congreso que hicieron una ley de teletrabajo que escupió y orinó el sistema".