¿Por qué la Fed sigue subiendo las tasas de interés?

Manuel Hinds cree que la Fed aumentará las tasas de manera más agresiva y a un punto más alto de lo previsto por los mercados, todo lo cual causará inestabilidad en las monedas latinoamericanas y un aumento en la preferencia por la liquidez en la región.

Manuel Hinds

El 7 de marzo, Jay Powell advirtió que la Reserva Federal está preparada para volver a aumentar las tasas de interés si EE.UU. continúa creciendo demasiado rápido. Esta advertencia plantea tres preguntas. Primero, ¿por qué Powell está castigando a la economía porque está creciendo demasiado rápido? En segundo lugar, ¿por qué ha sido tan difícil para la Fed reducir la tasa de crecimiento de la economía? Las tasas de interés más altas establecidas por la Fed han causado severas caídas en los precios de los activos financieros y reales, como bonos y acciones, y bienes raíces. Sin embargo, la economía y el empleo siguen creciendo, algo que Powell quiere evitar. En tercer lugar, ¿qué es probable que suceda en América Latina debido a la política que Powell anunció el 7 de marzo?

Discuto estos puntos en esta nota.

La lente invertida

La advertencia de Powell ha sido una desagradable sorpresa para muchos participantes del mercado, que aún no se han dado cuenta de que la Fed (y otros bancos centrales) mira la realidad a través de una lente al revés, de modo que lo que generalmente son buenas noticias, que la economía y el empleo están creciendo rápidamente, son malas noticias en las circunstancias actuales. Esta inversión se debe a que la inflación aparece cuando la demanda agregada crece más rápido que la capacidad de la economía para aumentar su producción real. Con demasiado dinero persiguiendo muy pocos bienes y servicios, los precios de estos últimos suben. Para detener la inflación, el banco central debe reducir el crédito del sistema bancario, reduciendo así el crecimiento de la demanda y, por lo tanto, el crecimiento de la economía para que coincida con el crecimiento de la capacidad de producción. Esto eliminaría la inflación. Hasta ahora, la inflación ha sido de alrededor del 7 al 10 por ciento anual en la mayoría de los países desarrollados.

La liquidez persistente

La demanda no ha caído a pesar del aumento del interés porque los bancos comerciales estaban demasiado líquidos cuando la Fed intentó reducir su liquidez deteniendo los préstamos al sector privado y el gobierno y aumentando las tasas de interés. El dinero creado por la Fed aumentó en $ 5.644.012 desde finales del segundo trimestre de 2008, cuando comenzó la Gran Recesión, hasta el final del tercer trimestre de 2021, cuando la Fed dejó de crear dinero. Pero los bancos no crearon crédito con la mayor parte de ese dinero. En vez de esto, depositaron $ 4.006.363 en la Reserva Federal. Por qué la Fed creó dinero que los bancos depositaron de nuevo con ella es desconcertante. Supuestamente, el propósito de la creación monetaria era permitir a los bancos proporcionar más crédito al sector privado durante los años de la Gran Recesión. Ahora, el problema es que incluso si la Fed no está creando más dinero, los bancos comerciales pueden financiar créditos al sector privado (enormes cantidades de él) simplemente retirando sus depósitos con la Reserva Federal. El impacto monetario de esos retiros es idéntico al de recibir créditos de la Fed. En ambos casos, la nueva moneda entra en la economía y puede financiar el crédito a los sectores público y privado.

Así, los bancos comerciales han cumplido con las reducciones en la creación monetaria de la Fed desde finales de 2021 con una reducción casi uno a uno en sus depósitos con la Fed. Para cumplir sus objetivos, la Fed tendrá que aumentar los tipos de interés y recortar la liquidez por otros medios para llevar a los bancos a un punto en el que tendrán que reducir sus créditos para mantenerse líquidos.

¿Qué cabe esperar?

Es probable que sucedan varias cosas. Todos ellos tendrán un impacto en América Latina. Primero, la Fed aumentará las tasas de interés de manera más agresiva y a un punto más alto de lo previsto por la mayoría de la gente. En segundo lugar, esto conducirá a una segunda ronda de caída de los precios de los activos: bonos, acciones y bienes raíces. En tercer lugar, la huida hacia la seguridad hacia el dólar y otras monedas fuertes causará inestabilidad en las monedas latinoamericanas. Cuarto, es probable que la recesión que muchas personas han estado descartando como una posibilidad tenga lugar en todo el mundo en 2023. En quinto lugar, la probabilidad de impagos de las deudas soberanas ha aumentado sustancialmente. En sexto lugar, habrá un aumento en la preferencia por la liquidez en vez de inversiones en toda la región.

EL AUTOR. Manuel Hinds es exministro de Finanzas de El Salvador y co-autor de Money, Markets and Sovereignty (Yale University Press, 2009).Este artículo fue publicado originalmente en El Diario de Hoy (El Salvador) el 9 de marzo de 2023.

Esta nota habla de:
¿Qué vas a hacer con el ocio el fin de semana?