Zonificación: ¿beneficio o perjuicio para el desarrollo minero de Mendoza y Chubut?

Mientras Malargüe insiste en que se haga una excepción y se habilite el desarrollo de la minería en su departamento, en Chubut, otra provincia con conflictos, avanzan con un proyecto para autorizar la minería metalífera en una zona determinada.

La historia de Mendoza y Chubut con la minería es similar, ambas provincias aparecen en el radar como zonas antimineras y están consideradas entre las menos favorables para invertir. Pero la coincidencia no se queda ahí, ya que casi con un año de diferencia la provincia patagónica comenzó un proceso para intentar desarrollar la actividad, algo que Mendoza hizo en diciembre del año pasado y que por algunos días le permitió reformar la Ley 7.722, pero que luego terminó en la derogación de la 9.209.

Ahora Chubut, con una situación económica muy compleja, intenta avanzar con un proyecto que para la mirada de algunos es beneficioso, pero que para otros es un arma de doble filo que puede limitar el desarrollo minero en lugar de fomentarlo.

La razón para dicho pensamiento es que en Chubut se avanza con un proyecto que no modifica su 7.722 (la Ley 5.001) y que sólo aprovecha un artículo de los cuatro que tiene la normativa -que nunca se utilizó- y que permite desarrollar proyectos metalíferos en zonas específicas autorizadas por ley. Algo parecido solicita Malargüe, pero sin una normativa a la cual acogerse. 

Parecidas, pero no iguales: las leyes antimineras de Mendoza y Chubut

En la provincia del sur del país se busca avanzar con una zonificación que permita hacer minería sólo en la denominada Meseta Central, algo que parece hecho a la medida del proyecto Navidad, un yacimiento de plata de nivel mundial.

Lo llamativo es que los cuestionamientos surgen desde la misma industria minera, ya que estiman que al iniciarse un proceso de zonificación se puede cerrar las puertas a otros potenciales geológicos que existen en Chubut. Además, los conocedores de la realidad de esa provincia en la materia, destacan que de aprobarse la idea cada vez van a ser más reducidas las zonas.

Algunos, incluso, califican el proyecto como una resignación o rendición, porque en cierta forma acepta el desarrollo en una pequeña zona e implícitamente está diciendo que la minería es mala, dándole la razón a quienes avanzan con las campañas del miedo. 

En la industria no conciben que se avance con ese proyecto que limita la minería si se sabe que es una actividad lícita y conveniente para el desarrollo. Sin embargo, y de acuerdo a las señales, entienden el apuro para lograr la zonificación tiene como objetivo cubrir la crisis financiera provincial. Esa conclusión es casi lógica al ver que el texto del proyecto que determina que el 80% de las regalías (que también las suben al 8%) vayan a rentas generales de la provincia. O sea, a los gastos corrientes.

El caso Malargüe

Chubut descartó la opción de modificar la Ley 5.001 y seguramente mucho tuvo que ver lo que sucedió con la derogación de la 9.209 en Mendoza en diciembre del año pasado. Desde ese momento el departamento de Malargüe pide que se haga una excepción a la vigente 7.722 para que se les permita activar la minería metalífera.

El pedido es encabezado por el intendente Juan Manuel Ojeda y es bien visto desde Casa de Gobierno, pero no así por el sector minero. Es que al igual que en el caso de Chubut, entienden que una zonificación es limitar a una industria lícita que puede generar muchos beneficios y que es una de las pocas opciones que tiene Mendoza para diversificar la matriz productiva.

Además, analizan que con una zonificación y la suma del historial mendocino, no habría marcha atrás y se terminaría de sepultar cualquier opción de desarrollo minero en la provincia. De paso, se perderían potenciales geológicos muy importantes, capaces de cambiar la realidad de la matriz productiva provincial.

A diferencia de Chubut, la ley antiminera mendocina no deja abierta la puerta para la zonificación, sino que se trata de una idea malargüina que aún no tiene un sustento a través de un proyecto concreto que pueda ser tratado a nivel legislativo. Los rumores de pasillo de la Casa de las Leyes indican que en algún momento llegó un proyecto -con muchas similitudes con la derogada 9.209- que exceptuaba a Malargüe de las restricciones vigentes y que habría sido retirado rápidamente porque no tenía el aval del Ejecutivo. Sin embargo, no hay registro y no pasa de ser un rumor.

Lo que generó nuevas dudas fue la intervención del senador Adolfo Bermejo que se mostró a favor del desarrollo minero para el departamento del sur provincial, lo que encendió las alertas antimineras sobre un posible avance para generar algún proyecto en ese sentido. Por ahora, la idea no está en carpeta.

Esta nota habla de:
Más de Opinión
Nisman: Justicia, simplemente Justicia

Nisman: Justicia, simplemente Justicia

Alberto Nisman murió hace 6 años de forma inesperada, pero no en un sentido existencial, sino en un sentido terrorífico: fue hallado muerto en dudosas circunstancias. Y lo aterrador es que su muerte difícilmente puede ser disociada del espectro político que en ese momento lo rodeaba.