Chile festeja un recule de Fernández al cambiar un decreto "soberanista"

El gobierno argentino desactivó un posible foco de tensión diplomática en la región, al aceptar una queja de la Cancillería de Chile, y se comprometió a reformular las recientes directivas que el presidente Alberto Fernández había fijado para la política militar.

Los medios de Chile dan cuenta de la conformidad de ese país luego de que el gobierno argentino borrara con el codo lo que había escrito con la mano, agitando la bandera argentina sobre el Estrecho de Magallanes. Es que Argentina aceptó una queja enviada por Chile por el establecimiento de un decreto sobre la Directiva de Política de Defensa Nacional (DPDN), que contemplaba al Estrecho de Magallanes como un "espacio compartido" entre ambos países.

En Chile dan cuenta de que el polémico decreto mencionaba la "exploración, estudio y control conjunto sobre el Estrecho de Magallanes y el Mar de Hoces (conocido como Pasaje de Drake)", que Chile reivindica como propios, de acuerdo con los tratados suscriptos con la Argentina.

Historia de un decreto y un recule

El 19 de julio pasado, el presidente Alberto Fernández firmó el decreto de actualización de la llamada "Directiva de Política de Defensa Nacional". El texto está acompañado de un anexo de 39 carillas. Un párrafo del mismo generó un pedido de rectificación por parte de Chile.

Mediante un oficio fechado en Santiago el pasado 4 de agosto, el Ministerio de Relaciones Exteriores chileno presentó una réplica ante la embajada argentina en aquel país por la taxativa alusión que en el decreto 457/21 (que actualiza el accionar militar argentino) se hace al Estrecho de Magallanes y al Mar de Hoces a los que erróneamente se considera como, "espacios compartidos en los que resulta fundamental continuar fortaleciendo el estudio, la exploración y control conjunto". Esto obligó al gobierno chileno a enviar una comunicación formal recordando que "el Estrecho de Magallanes, incluidas sus dos riberas, es territorio soberano chileno".

Abundando en detalles descriptivos, el cuestionado párrafo del anexo del decreto argentino -que lleva las firmas del presidente y de tres ministros: Felipe Solá, de Exteriores, Santiago Cafiero, jefe de Gabinete, y Agustín Rossi, todavía de Defensa en esa fecha- añade que estos "espacios" son "estratégicos tanto por su rol como vías navegables entre el "Océano Atlántico y el Océano Pacífico como por constituir puntos privilegiados de acceso al continente Antártico".

Si bien el gobierno de Chile, tomó conocimiento de la situación el mismo día en que la norma apareció publicada en el Boletín Oficial (19 -07-21), las autoridades trasandinas habrían considerado prudente esperar algunos días en la certeza de que el error sería pronto subsanado por la Argentina. Rafael Bielsa, embajador argentino en Santiago, fue notificado enseguida pero de modo informal del tema, reconoció de inmediato que se estaba en presencia de una equivocación y lo notificó a la Cancillería argentina. Pero hasta el presente el documento no fue modificado por lo que el propio presidente Sebastián Piñera ordenó efectivizar una protesta formal sin más dilación.

Error histórico más que error político

Tal como señala la carta chilena, "el Estrecho de Magallanes, incluidas sus dos riberas, es territorio soberano chileno en conformidad con lo dispuesto por el Tratado de 1881, lo que ha sido reiterado en el artículo 10º del Tratado de Paz y Amistad de 1984. La nota de la Cancillería del país vecino agrega: "En consecuencia Chile rechaza lo planteado por Argentina en la DPDN sobre un supuesto control conjunto por carecer de sustento jurídico y no resultar procedente el virtud de los tratados aplicables".

"En relación con el ‘Mar de Drake'-para Argentina ‘Mar de Hoces'- que se ubica al sur del Mar de la Zona Austral definido en los artículos 7º a 9º del Tratado de Paz y Amistad, Chile expresa que tampoco existe allí un control conjunto y que, de conformidad con el derecho internacional del mar, seguirá ejerciendo todos los derechos soberanos que le corresponden, así como las libertades reconocidas por la Convención de Naciones Unidas sobre derecho del Mar", indica también la protesta.

Fuentes militares argentinas consultadas por Infobae, señalan que es particularmente extraña la inclusión del párrafo que da lugar al reclamo chileno pues precisamente en virtud de los tratados referidos en la misiva, las FFAA no realizan ninguna tarea conjunta en el Estrecho y sólo se puede prestar algún tipo de asistencia o cooperación en materia de salvaguarda de la vida humana en el mar si las autoridades chilenas lo solicitan y siempre en el estricto marco de la cooperación y buena relación que ambas Armadas mantienen.

"El párrafo es definitivamente muy poco feliz; en la redacción primaria de la DPDN interviene el Estado Mayor Conjunto y el Ministerio de Defensa y resulta evidente que han confundido el patrullado antártico combinado (PANC) que desde hace varios años realizan ambas armadas en un sector del mar austral con fines de preservación del medioambiente y de prevención de la seguridad de la vida humana en el mar, con actividades en Magallanes que nunca ejercimos", sostiene un ex Comandante Conjunto Antártico consultado por el portal porteño Infobae.

La Directiva de Política de Defensa Nacional

La conocida en el mundo castrense como DPDN, puede definirse, según reconocen los propios uniformados, como "la Biblia" de la actividad militar. El documento analiza y resume el contexto internacional, regional y local en un determinado momento y a partir de allí se dictan las consignas directrices al Instrumento Militar de la Nación para encaminar sus esfuerzos en determinada dirección.

Como su nombre lo sugiere, la DPDN es una orden directa del Presidente de la Nación en su carácter de Comandante en Jefe de las FFAA a partir de la cual se mantiene o reorienta el accionar estratégico y operativo de la actividad militar.

Las sucesivas DPDN -al decir de los especialistas- más que consolidar una política de Estado coherente y continuada en materia de defensa, reflejan la impronta ideológica de distintas administraciones. Así la puesta en vigencia el pasado 14 de julio, complementa a las anteriores emitidas en 2009 y 2014, pero da por tierra con la implementada por Mauricio Macri en 2018.

De acuerdo a lo prescripto por el decreto 1729/07 la DPDN es confeccionada por un grupo de trabajo interjurisdiccional que depende funcionalmente de la Secretaría de Asuntos Militares del Ministerio de Defensa en el marco del Consejo de Defensa Nacional que integran distintos organismos entre los que se destaca el Estado Mayor Conjunto de las FFAA.

La redacción final de la Directiva 2021 quedó en manos del actual Director de Planeamiento del Ministerio de Defensa, Luciano Anzelini, quien incluso se refirió a la misma a través de posteos en redes, sosteniendo que "la nueva directiva aprobada por Alberto Fernández resulta un verdadero ejemplo en materia de diseño de políticas públicas habiendo sido formulada en conjunto por todas las áreas competentes del Ministerio de Defensa en un aceitado trabajo con el Ministerio de Relaciones Exteriores para consensuar el texto definitivo tanto a nivel de áreas técnicas como de las más altas autoridades de sendas carteras".

Funcionarios de línea del Ministerio de Defensa coincidieron en señalar a Anzelini como el redactor final del trabajo al tiempo que manifestaron desconocer cómo pudo esa equivocación atravesar los chequeos posteriores que tuvo el documento antes de ser llevado a la firma de Cafiero, Rossi y Solá, así como a la posterior rúbrica del Presidente.

"La Cancillería ya ha expresado que fue un error, la vamos a reformular en cuanto tengamos un nuevo ministro ya que la situación actual es inédita. Agustín Rossi ya no está al frente si bien aún no renunció. Se ha hecho cargo del despacho su primo Sergio Rossi quien si bien es Secretario de Asuntos Militares no tiene firma de ministro, y carece de facultades suficientes. Por ahora el ministerio es tierra de nadie", dijeron desde el piso 11 del Edificio Libertador General San Martín.

El decreto

DIRECTIVA DE POLÍTICA DE DEFENSA NACIONAL

Decreto 457/2021

DCTO-2021-457-APN-PTE - Apruébase actualización.

Ciudad de Buenos Aires, 14/07/2021

VISTO el Expediente Nº EX-2020-74751522-APN-SSPEYPM#MD, la Ley de Defensa Nacional N° 23.554 y su modificatoria, la Ley de Seguridad Interior N° 24.059 y sus modificatorias, la Ley de Reestructuración de las Fuerzas Armadas N° 24.948, la Ley de Inteligencia Nacional N° 25.520 y sus modificaciones, la Ley de Ministerios N° 22.520 (t.o. por Decreto N° 438/92) y sus modificatorias y los Decretos Nros. 727 del 12 de junio de 2006 y sus modificatorios, 1691 del 22 de noviembre de 2006, 1729 del 27 de noviembre de 2007, 1714 del 10 de noviembre de 2009, 2645 del 30 de diciembre de 2014 y 571 del 26 de junio de 2020, y

CONSIDERANDO:

Que la Defensa Nacional es una obligación esencial e indelegable del Estado, donde deben converger todos los esfuerzos necesarios para preservar los intereses vitales de la Nación.

Que de acuerdo a lo establecido por el inciso 12 del artículo 99 de la CONSTITUCIÓN NACIONAL, el PRESIDENTE DE LA NACIÓN es el COMANDANTE EN JEFE de todas las FUERZAS ARMADAS DE LA NACIÓN, por lo que le corresponde diseñar su política y conducir su gobierno.

Que la legislación vigente, particularmente las Leyes de Defensa Nacional N° 23.554, de Seguridad Interior N° 24.059, de Reestructuración de las Fuerzas Armadas N° 24.948 y de Inteligencia Nacional N° 25.520 establecen los lineamientos, prioridades y restricciones en materia de Defensa Nacional.

Que es política de Estado ejercer el gobierno político de la Defensa Nacional, impartiendo directivas claras que establezcan rigurosamente los criterios y lineamientos a los que deberá ajustarse la Política de Defensa, la Política Militar y, consecuentemente, la organización y el funcionamiento del INSTRUMENTO MILITAR DE LA NACIÓN.

Que es voluntad política explicitar los principales lineamientos del nivel Estratégico Nacional, en particular, la concepción y el posicionamiento estratégico que seguirán orientando y conduciendo las cuestiones relativas a la Defensa Nacional.

Que el artículo 4º de la Ley de Defensa Nacional Nº 23.554 establece que para dilucidar las cuestiones atinentes a la Defensa Nacional se deberá tener permanentemente en cuenta la diferencia fundamental que separa la Defensa Nacional de la Seguridad Interior.

Que esa diferencia esencial que separa a la Defensa Nacional de la Seguridad Interior surge del tipo y/o naturaleza de la amenaza, correspondiendo al Sistema de Seguridad Interior prevenir, conjurar e investigar las amenazas de naturaleza criminal, mientras que la misión de conjurar y repeler las amenazas de naturaleza militar estatal corresponde al Sistema de Defensa Nacional, según lo dispuesto por el artículo 2° de la citada Ley N° 23.554, reglamentado por el artículo 1° del Decreto N° 727/06.

Que resulta fundamental destacar que, entre sus considerandos, el mencionado Decreto N° 727/06 estableció que "...deben rechazarse enfáticamente todas aquellas concepciones que procuran extender y/o ampliar la utilización del INSTRUMENTO MILITAR hacia funciones totalmente ajenas a la defensa, usualmente conocidas bajo la denominación ‘nuevas amenazas', responsabilidad de otras agencias del Estado organizadas y preparadas a tal efecto; toda vez que la intervención regular sobre tales actividades supondría poner en severa e inexorable crisis la doctrina, la organización y el funcionamiento de una herramienta funcionalmente preparada para asumir otras responsabilidades distintas de las típicamente policiales".

Que mediante el artículo 20 del citado decreto se dispuso que las operaciones militares sean conducidas por el ESTADO MAYOR CONJUNTO DE LAS FUERZAS ARMADAS a través del COMANDO OPERACIONAL y que, por lo tanto, le corresponde al EJÉRCITO ARGENTINO, la ARMADA ARGENTINA y la FUERZA AÉREA ARGENTINA la función contribuyente de alistar, adiestrar y sostener los medios puestos a su disposición, para el cumplimiento de la misión asignada.

Que el proceso de modernización del Sistema de Defensa Nacional instituido por el "Ciclo de Planeamiento de la Defensa Nacional" aprobado por el Decreto N° 1729/07 estableció el procedimiento donde se identifican y determinan las instrucciones rectoras de la Política de Defensa Nacional, de su derivada Política Militar, así como de todos los factores de las capacidades del INSTRUMENTO MILITAR compuestas por el material, la información, los recursos humanos, la infraestructura, la logística, el adiestramiento, la doctrina y la organización.

Que la referida normativa dispone que el "Ciclo de Planeamiento de la Defensa Nacional" se inicia con el dictado, a propuesta del MINISTERIO DE DEFENSA, de la Directiva de Política de Defensa Nacional.

Que por medio del Decreto N° 571/20 el PRESIDENTE DE LA NACIÓN instruyó al MINISTERIO DE DEFENSA para que elabore la propuesta de una nueva Directiva de Política de Defensa Nacional.

Que, en tal sentido, resulta necesario iniciar un nuevo Ciclo de Planeamiento de la Defensa Nacional a partir del dictado de la Directiva de Defensa Nacional correspondiente al presente año, que complemente y actualice las oportunamente emitidas por los Decretos Nros. 1714/09 y 2645/14.

Que la DIRECCIÓN GENERAL DE ASUNTOS JURÍDICOS del MINISTERIO DE DEFENSA ha tomado la intervención que le compete.

Que la presente medida se dicta en uso de las atribuciones conferidas por el artículo 99, incisos 1 y 12 de la CONSTITUCIÓN NACIONAL.

Por ello,

EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA

DECRETA:

ARTÍCULO 1°.- Apruébase la actualización de la "Directiva de Política de Defensa Nacional" (DPDN), que como ANEXO (IF-2021-60150305-APN-SSPEYPM#MD), forma parte del presente decreto.

ARTÍCULO 2°.- Las apreciaciones e instrucciones contenidas en la presente Directiva constituyen la actualización y revisten el carácter de complementarias de las dispuestas por los Decretos Nros. 1714 del 10 de noviembre de 2009 y 2645 del 30 de diciembre de 2014.

ARTÍCULO 3°.- Comuníquese, publíquese, dese a la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese.

FERNÁNDEZ - Santiago Andrés Cafiero - Agustin Oscar Rossi - Felipe Carlos Solá

NOTA: El/los Anexo/s que integra/n este(a) Decreto se publican en la edición web del BORA -www.boletinoficial.gob.ar-

e. 19/07/2021 N° 50480/21 v. 19/07/2021

Fecha de publicación 19/07/2021

 Anexo - 1

Esta nota habla de: