Mensaje para Eli Gómez Alcorta: La Dirección de Género en Mendoza "no se queda sin plata"

La directora del área, Belén Bobba, maneja un presupuesto infinitamente menor que el del Ministerio de las Mujeres pero le alcanza para ayudar a las víctimas de violencia de género y hasta a los agresores.

María Belén Bobba está al frente de la Dirección de Género y Diversidad de la provincia, cuenta con un presupuesto propio de $94 millones y, aunque es ínfimo comparado con los 17.800 millones de pesos de presupuesto que maneja el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta, asegura que no se le termina la plata. 

Justamente, el ministerio de Gómez Alcorta es fuente de polémicas por el nivel de gasto: más de $1 millón por mes para remises, o la contratación de un servicio de "coffee break y catering" por $25 millones, la compra de un minibús y autos cero kilómetro para el traslado de los funcionarios y la enorme cantidad de nombramientos. De la gestión se sabe poco y nada. 

En diálogo con Memo, Bobba explicó que el principal programa de asistencia económica a las mujeres víctimas de violencia de género (el programa Nuevas Redes), no tiene un presupuesto limitado sino que van enviando a los municipios a medida que van solicitando.

¿Cómo funciona el programa Nuevas Redes?

Es provincial. Es un subsidio para las mujeres de hasta $22 mil, puede ser menos porque depende de la situación de la mujer, eso lo considera la trabajadora social, se puede otorgar en muchas situaciones y nosotros descentralizamos ese dinero a los municipios. Además, ese programa tiene otra línea de subsidios que es para refugios, que también lo descentralizamos. No tenemos un presupuesto específico, es de demanda del municipio, lo solicitan y lo enviamos. A veces se demoran en utilizar ese dinero pero cuando lo necesitan se repone y lo controla la Dirección, no nos pasa que se acabe.

¿Cómo está la situación en los refugios provinciales?

Hay once refugios, uno es provincial y los otros son municipales, se sustentan con dinero de la Dirección y también los municipios hacen aportes ya sea con la casa o con el alquiler o con otros gastos.

En este momento en el provincial tenemos dos familias (mujeres con sus niños). En los municipios no es tanta la demanda como antes, en la pandemia, fue cambiando porque las situaciones que llegan son de alto riesgo y ahora de algo sirve la concientización porque vemos que las mujeres ya no llegan en situaciones de tanto riesgo como antes que tenían que huir hasta que se tomaran las medidas.

Además, se cambió la estrategia en el sentido de que primero buscamos las redes de la mujer y si algún familiar o amiga las puede alojar un tiempo mientras trabajamos en la búsqueda de un alquiler o que ella pueda volver a su casa. La demanda ya no es tanta.

¿El subsidio Acompañar del Ministerio de las Mujeres llega bien a Mendoza, tarda mucho?

Es una herramienta importante porque antes solo estaba la plata de la provincia y tenías que hacer un chicle para cubrir todo, ahora este programa es un respiro. El Acompañar se demora de dos a tres meses para salir, entonces primero le damos ayuda a través de Nuevas Redes hasta que sale el Acompañar, pero el Acompañar tiene sus características que tiene que ver con el riesgo, es para las que se estén desvinculando del agresor recientemente, y eso lo decide Nación. Además, la única forma de ingresar al Acompañar es ser monotributista social o ama de casa y que no tengas ninguna prestación, también pregunta si hace más de seis meses que no se vincula con el agresor, porque si fue hace un año no entrás.

Usted señaló en la Legislatura que son muy pocos los hombres denunciados por violencia que reciben asistencia del espacio de Abordaje al Varón ¿por qué pasa esto?

Las Ufis (Unidades fiscales) de género mostraron en 2021 una cantidad de 2200 denuncias y recibimos 200 varones en el espacio de abordaje. Ahora estamos abriendo más de estos espacios en los municipios y dentro de la Policía abrimos uno. Es un espacio psico-socio-educativo que tiene una duración importante donde se plantean ciertos temas y se van abordando temas y buscando la responsabilización del varón, que se haga cargo.

Creo que llegan pocos porque hay poco conocimiento de lo positivo que son esos espacios, nosotros firmamos una acordada con el Ministerio Público Fiscal para que las fiscalías nos hagan las derivaciones y también los juzgados de familia, también creo que es una cuestión cultural, nos cuesta mucho responsabilizar a los varones, sólo pensamos que si es un femicida tiene que ir preso, pero también podemos pensar otros espacios por fuera de la condena que nos sirva para disminuir los niveles de riesgo.

Con la cuota alimentaria, por ejemplo, salió una encuesta en que el 70% de las mujeres dijo que no recibe la cuota, y a esos varones también hay que abordarlos.

Funcionarios en la inauguración de uno de los Espacios de Abordaje al varón

Según el Registro de Casos de las Violencias de Género (RUC) ¿qué tipo de violencia es la que más se ve?

Hay mucha violencia psicológica o ambiental, que es cuando en la casa se tiran cosas, o el hombre le pega al perro o a las cosas, eso se ve mucho, y ahí muchas hacen el click porque temen que la próxima sea ella. También se ve mucha violencia económica.

Esta nota habla de: