El jefe de Irrigación volvió a "bajarle el precio" a Portezuelo y pidió otras obras urgentes

Sin mencionarlo explícitamente, Sergio Marinelli va sumando señales en contra de la realización de la represa Portezuelo del Viento, en favor de otras obras que, según él, son "urgentes".

En las últimas semanas de su gestión como superintendente general de Irrigación, Sergio Marinelli volvió a "bajarle el precio" a Portezuelo del Viento y destacar la necesidad de financiar otras obras de manera urgente. "Tenemos que hacer estas obras ya, o en cinco años nos vamos a arrepentir", dijo.

Marinelli comenzó este jueves con los mismos planteos que esgrimió semanas atrás, sugiriendo que Portezuelo del Viento no sería conveniente porque "los ríos traen el 30 por ciento del caudal histórico" y, entonces, no estarían dadas las condiciones para el llenado de la futura represa.

Marinelli, nombrado por Cornejo en 2017. Su mandato vence en abril de este año. Podría ser reelecto.

"Discutamos si hay que hacer Portezuelo, pero hay inversiones sostenidas que tenemos que hacer en agua y saneamiento y obras de riego", planteó el dirigente radical de San Rafael, en radio Nihuil. Además, habló de esas inversiones como el "Plan A" que debe defender Mendoza.

Marinelli subrayó la necesidad de hacer obras hidráulicas, de agua y saneamiento, más algunos proyectos de riego. Semanas atrás, en otra entrevista, el titular de Irrigación había ponderado el dique El Baqueano, sobre el río Diamante, por encima de Portezuelo del Viento. "Es la obra más factible", había dicho.

Ahora, Marinelli continuó: "Se pensó en su momento en el que el agua sobraba para los usos que tenía en Mendoza". "No nos beneficia en nada en materia del recurso hídrico", agregó sobre Portezuelo del Viento, insistiendo también en que sería una proyecto que quedó viejo.

Al respecto, el ex subsecretario de Energía y Minería y actual gerente de Potasio Río Colorado, Emilio Guiñazú, consideró ayer que "es mentira que Portezuelo haya quedado viejo", sumando una serie de argumentos técnicos y acusando a los detractores de la obra de responder a intereses corporativos del sector vitivinícola.

Las declaraciones de Marinelli van más en sintonía con lo que planteó Alfredo Cornejo esta semana, manifestando que "existen planes B que podrían ser el plan A", en relación a los fondos que originalmente fueron asignados a Portezuelo del Viento.

Esta nota habla de: