Los argumentos técnicos de un funcionario de Cornejo y Suarez a favor de Portezuelo

Emilio Guiñazú, quien fuera titular de Energía y Minería, afirmó que "es mentira que Portezuelo obedece a un paradigma antiguo de desarrollo". Fuertes críticas al sector vitivinícola.

"Es mentira que Portezuelo obedece a un paradigma antiguo de desarrollo"; destacó entre otros puntos el gerente del consorcio Potasio Río Colorado y ex subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, en una publicación donde enumera datos técnicos en favor de la construcción de la represa sobre el río Grande.

Bajo su tesis, Guiñazú enfatizó que "el único problema que enfrenta Portezuelo es político", y disparó: "Nadie descubrió nada hace dos años ni vuelve a descubrir nada ahora, ya que siempre existieron intereses, en su origen diferentes, pero que coincidían a la hora de criticar el proyecto", apuntando a sectores mendocinos.

En otro pasaje, Guiñazú afirmó que "el recurso mas valioso que tenemos no es el agua, es el tiempo. Tiempo durante al cual las obras no se hacen, los capitales se diluyen en gastos improductivos, la gente sigue sin trabajo, la provincia sigue sin progresar y nuestros jóvenes se van buscando oportunidades en otro lado".

Y en relación a los intereses políticos contra Portezuelo del Viento, enumeró dos: "Por un lado están aquellos grupos económicos que acostumbrados a tener el monopolio de la 'marca Mendoza' entienden que toda iniciativa política /económica que no esté directa y exclusivamente dirigida a atender sus necesidades es antimendocina", en clara alusión al sector vitivinícola local.

"Por otro lado, está la circunstancial alineación política de las provincias de la cuenca del Río Colorado que lideradas por La Pampa y su sempiterno discurso antimendocino y el Gobierno nacional, encuentran un justificativo aceptable para desgastar a una de las tres únicas provincias opositoras del país", completó.

Ahora bien, ¿qué dijo técnicamente sobre la viabilidad de Portezuelo del Viento? Guiñazú comenzó: "Es mentira que Portezuelo obedece a un paradigma antiguo de desarrollo. Si bien es un proyecto desarrollado por Agua y Energía (en la época en que el estado planificaba a largo plazo), Portezuelo fue íntegramente revisado desde lo conceptual y desde lo técnico en 2017-2018 y se concluyó que el proyecto está perfectamente adaptado a las necesidades actuales del sistema energético argentino. Es un proyecto técnicamente maduro y existe una etapa contractual para que los contratistas propongan optimizaciones al mismo".

"Portezuelo no es como Potrerillos que tiene como función principal la de regular agua para riego. La función principal de portezuelo es la de almacenar y generar energía y al tener un contraembalse ya construido (Casa de Piedra, que sí regula riego). Es el complemento ideal para trabajar con las energías renovables intermitentes (eólica y solar) que se están impulsando en el país. Mucho ya se ha hablado y explicado de esto. Portezuelo es como una gigantesca batería que almacena energía cuando el sistema está produciendo más de lo que necesita y la disponibiliza cuando el sistema la necesita", continuó.

Agregó además que "es inexacto que en el mundo ya no se construyan este tipo de represas; actualmente en el mundo hay muchas presas en construcción, entre ellas las mas grandes alguna vez construidas, y si se construyen menos presas en algunos países es por que ya se utilizaron los sitios adecuados hace años y los sitios remanentes no son adecuados. Me atrevo a afirmar que en pocos países debe haber un aprovechamiento de la calidad de Portezuelo sin desarrollar".

Los aliados de Suarez que piden la "urgente adjudicación" de Portezuelo del Viento

"Se habla de que Portezuelo del Viento no le sirve a los mendocinos por que regula una cuenca de la que Mendoza no extrae agua, ignorando justamente que Mendoza no utiliza el agua de esa cuenca por falta de desarrollo e infraestructura en el lugar. Portezuelo además de generar las condiciones para eventualmente poder construir un trasvase de agua al Atuel, genera energía renovable, provee de potencia firme al sistema, genera un polo de desarrollo turístico con potencial internacional en Malargüe, agrega infraestructura eléctrica, vial y mejoraría sustancialmente la calidad de vida de los habitantes de esa región".

Asimismo, ante las críticas de algunos sectores que sostienen que Portezuelo del Viento tiene "poco desarrollo técnico", Guiñazú les respondió que la obra alternativa que piden, el trasvase al río Atuel, no tiene "ningún tipo de análisis de impacto ambiental, ni con criterios antiguos ni con criterios modernos".

Sobre aquellos que dicen que la ecuación económica de Portezuelo del Viento no cierra, Guiñazú consideró que es inexacto. "El costo de generación en Argentina supera los US$ 60 MWh lo que significa que PDV solo por generación de energía se pagará en menos de 25 años, lo cual para una obra de esta naturaleza es perfectamente aceptable. Sin ir mas lejos Potrerillos ya tiene 20 años y los Nihuiles más de 40 y siguen allí generando energía y a nadie se le ocurriría decir que esas presas no tienen valor".

Por otra parte, Guiñazú, que además de su puesto en el consorcio Potasio Río Colorado sigue siendo un subsecretario de Energía en los hechos (ha sido presentado en congresos recientes con ese cargo), dedicó una serie de preguntas a los detractores de Portezuelo del Viento que exigen un plan B para los 1.023 millones de dólares destinados originalmente a la represa.

• ¿hay algún calculo que demuestre cuánto costaría el trasvase?

• ¿Cuánto deberían pagar los regantes del sur de Mendoza por cada m3 para pagarlo en 25 años, o el agua se debería transportar y distribuir gratis?

• ¿Cuántos puestos de trabajo crearía esa agua adicional para justificar socialmente una inversión de esa naturaleza?

• ¿Cuántos impuestos adicionales pagarían para intentar calcular un recupero económico indirecto?

Todos esos cálculos existen para Portezuelo, solo basta ir a buscarlos.

Portezuelo del Viento es el único proyecto que:

• Tiene su proyecto maduro y revisado

• Ha pasado exitosamente por todas las evaluaciones ambientales definidas por los especialistas (el resto es tatetí político en donde nadie gana)

• Tiene su financiamiento resuelto (tema absolutamente excepcional para una obra de este tipo en Argentina)

• Está listo para comenzar

• Genera un retorno económico y FINANCIERO que permitiría financiar obras sucesivas una vez terminado

De acuerdo con Guiñazú, "no vamos a tener en cinco años otra obra que haya llegado a este punto de desarrollo (trabajando muy seriamente en desarrollarla)". Y analizó que "Portezuelo del Viento tiene dos problemas concretos:

1) el interés político de determinados grupos que con el único objetivo de perjudicar políticamente al actual gobierno de la provincia cabildean en cuanto foro encuentran espacio. Estos grupos fueron parcialmente neutralizados durante la gestión de gobierno anterior pero encontraron nuevamente su oportunidad con el cambio de signo político del gobierno nacional.

2) El interés económico que ven aquellos que pretenden que todo fondo que la provincia tenga vaya a seguir subsidiando los mismos sectores económicos que tiene el monopolio de los planes de desarrollo de la provincia hace más d 30 años".

"Que Portezuelo es complicado desde el punto de vista legal y técnico, sí. Toda obra de esta magnitud tiene riesgos y complicaciones, y normalmente a lo largo de su desarrollo presentan innúmeras alternativas sobre las cuales se debe decidir que implican compromisos de algún tipo", continuó Guiñazú.

Con las ganancias que generaría Portezuelo se podrían construir 30 escuelas por año

Y agregó: "Sí se ha verificado que la alternativa seleccionada en PDV cumple cabalmente los requisitos del proyecto. Basta recorrer cualquiera de las otras cuencas de Mendoza para ver que estos riesgos y complicaciones se superan con planificación y trabajo. Allí están los Nihuiles, los diques del Diamante; Porterillos enfrentó problemas técnicos y financieros mucho mayores en su momento y si queremos ejemplos actuales solo debemos mirar a San Juan que continúan impulsando proyectos y construyéndolos mientras nosotros debatimos".

La publicación de Emilio Guiñazú completa:

Esta nota habla de: